Quería saber que se siente.

Por
Enviado el , clasificado en Adultos / eróticos
14626 visitas

Marcar como relato favorito

Quería saber que se siente estando desnuda al aire libre en la naturaleza, pero al mismo tiempo tenía al mismo tiempo estaba inquieta por la inseguridad. Buscando por internet encontré que cerca de Madrid había un sitio naturista en el Pantano de San Juan y decidí cuando hiciera un buen día pasarme por allí a ver si me atrevía.

Aprovechando un día de permiso y después de hacer unas compras decidí ir a primera hora en el coche hasta allí.

Gracias al navegador encontré el sitio y me dirigí hacia allí. 

Me gustó el paisaje, la tranquilidad, el silencio sólo roto por los pájaros.

Me sorprendió ver que no estaba sola un día entre semana pero había poca gente, algunos chicos jóvenes, también alguna chica y decidí a cierta distancia poner la toalla y desnudarme disfrutando.

Me quedé adormilada hasta que oí unas voces que hicieron que me incorporara y al mirar vi más bien lejos que había como juegos entre parejas.  Me acerque entre la vegetación sin que me vieran y me quede observando.

Había dos chicos y una chica.

Ambos excitados se dejaban tocar el miembro por la chica mientras que esta hablaba entre risas. 

Instintivamente me empecé a tocar.

No me di cuenta que uno de los chicos se había marchado pues estaba perpleja viendo a esa pareja teniendo sexo abiertamente.

Oí un ruido de pisadas y cuando me volví vi a ese chico a pocos metros de mí.

Llegó junto a mí y se me presentó, su nombre era Sergio.

- ¿ves lo que están haciendo esa pareja? Llevas tiempo observando, te hemos visto.

No supe que contestarle volviendo a mirar a la pareja que copulaba.

Entonces Sergio aprovecho para meterme la mano por detrás mientras que con el otro brazo me sujetaba.

- ¡uf que húmeda estás! - mientras yo me quedaba petrificada.

Entonces me cogió de la mano y me llevo a un árbol donde me apoyó.

Tenía el pene erecto, me dijo que me pusiese de rodillas y poniendo mi mano sobre su miembro me puse a hacerle una felación mientras mis manos presionaban sus nalgas.

En un momento dado Sergio me levantó y se corrió abundantemente sobre mi vientre.

Pero esto no había acabado todavía.

Me cogió de la mano y me llevó a donde estaba la otra pareja a lo suyo.

Me presentó sin que me hicieran caso y me tumbó en su toalla.

Sergio empezó a comérmelo.

Poco tiempo después se juntaba los gemidos de la otra pareja con los míos.

Sergio cambio de postura y me puso a cuatro patas y sentí su ímpetu.

Las dos parejas y en la misma postura... y los gemidos de placer...estaba que me corría.

En un instante dado sentí otro ímpetu...era el otro chico, Iván, quien ahora me penetraba mientras Sergio estaba con Mamen.

Iván hizo que me pusiera encima de él y le cabalgase ebria como estaba por llegar al orgasmo.

Llevaba tanto tiempo sin follar…

Iván me echó sobre él para llegar a mis pezones duros. Cuando noté el pene duro de Sergio sobre mi culo y me corrí bestialmente.

Sergio intento penetrarme analmente, pero desistió finalmente derramando su leche sobre mis nalgas y yo quedé satisfecha del orgasmo logrado con Iván.


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

ElevoPress - Servicio de mantenimiento WordPress Zapatos para bebés, niños y niñas con grandes descuentos

Síguenos en:

Facebook Twitter RSS feed