Adelante

Por
Enviado el , clasificado en Reflexiones
114 visitas

Marcar como relato favorito

 Estoy yo o estamos todos derrotados. Se que legalmente llevo razón, se que probablemente voy a ganar el juicio, pero moralmente tengo dudas. No soy el único en el servicio ni el único que se rebela, pero si el único que va a denunciar. Me jode que un extranjero tiene que venir a exigir derechos laborales mientras los nativos aceptan todo lo que les tiran. Nos aprovechamos del país van a decir, pero no se dan cuenta que están echando a la mierda todos los derechos que habían ganado sus padres. Si, sus padres, no los míos. Yo nací en otro país pero aquí estoy denunciando solo yo en vez de ellos.

- ¿Urgencias, me recibes?

Baje la emisora de volumen y la levante para que no me escuchan todos.

- Dime.

- Hay que recoger pertenencias en psiquiatría.

- Voy, dime el numero de referencia.

Si, así contesto por la emisora en vez de “Adelante” por si alguien le parecía raro. El caso es que el servicio esta muy bien. Tranquilo con pocos problemas y esto es lo que hace que todos se callen. Aguantan todo solo para quedarse aquí. “Me he comido servicios muy malos”, “No hay que quejarse que nos vamos a cargar el servicio”. Llevan razón me imagino, yo también he pasado por sitios jodidos. Pero se les olvida que no estamos aquí por el puto servicio pero si por el ingreso que vamos a recibir al final del mes, o al principio del siguiente, o a mediados y puede que a final del siguiente. Cada empresa tiene sus maneras de jodernos.

- ¿Hola, habéis llamado para recogida de pertenencias?

- Si, vente conmigo.

- Tiene un móvil, cartera con documentación, 54 euros con 40 céntimos, cargador para móvil y pendientes dorados.

Espero que no nos llamen mas tarde a contenerla. La mujer era de unos 50, parecía paranoica y se iba a quedar esta noche.

El ingreso en la cuenta que cada día parece mas mermado. Sube todo excepto lo que te puedes ahorrar. Tenemos a un manipulador de jefe de equipo que ha nacido para político pero aquí esta, jugando con los miedos de la gente. Unido a una empresa que no te paga todo lo que debe y parte del otro en negro, que puede ir mal? “Callate si no te van a cambiar de servicio”.

- Buenas tardes.

- ¿Buenas, que tal?

- Joder, vaya tarde. No paran de venir gente, el puto covid. A ver si se termina ya, todas las mañanas cuando me despierto pienso que lo he pillado.

-Bueno vamos solo por la quinta ola.

Puede ser la sexta. Ya no lo se, pero estoy seguro que esto nos va sobrevivir a todos.

No es la primera empresa que me paga en negro las extras, pero si la primera que me las paga menos de lo que debería y ya estoy harto. Buen negocio, se las pago menos incluido los cursos de reciclaje, en negro y si alguien denuncia se los pago. Pero como la mayoría no tienen cojones de hacerlo, si la mayoría de los machos en uniforme no tienen cojones de denunciarme. Y como no les tienen de paso me ahorro la seguridad social y les hago cómplices en la estafa a hacienda, como van a tener cojones. Joder que Harley me voy a comprar y la voy aparcar en la puerta de la oficina para que vean lo tontos que son.

- ¿Trabajas la noche vieja?

- Que va, estoy de mañana. ¿ Y tu?

-Yo si, libre los días de navidad y ahora me toca trabajar.

Todo va a cambiar, después de tantas divisiones entre turnos y personas por gilipolleces, ahora todos me van a tener como enemigo. Algo bueno va a salir de esto, van a ser como una piña contra mi, un equipo de verdad. Siguen las dudas, hay solteros pero también gente con familia que necesitan las extras aunque se las paguen mal, todos necesitamos el dinero para llegar al fin del mes. Es asombroso ver como todo el mundo mira el teléfono y pregunta si ya hemos cobrado estando impaciente a comprarse unas gafas muy chulas de 150 euros y una camiseta guapa que le tengo ganas desde hace ya semanas. Ludopatas, así es, todos necesitamos el dinero, las putas no son gratis ni los regalos a la mujer y los niños. Y el coche que me compre que el viejo ya no me gustaba tanto, a ver con cuantos horas extra termino el mes.

- Ya me contaras por que no aparecen las horas extras en las nominas.

- Ni una, les ingresan aparte, 7 euros la hora.

- ¿Te puedo llamar?

Así es, me busque un sindicato, pero de los pequeños, de los marginados, de los que todavía no comen mariscadas con el padrón. Dicen ser muy buenos, han ganado todos los juicios y ya veras que bueno es el abogado. Si ya veremos y si dudan me buscare un abogado laboral.

- Me habéis cambiado el cuadrante, yo ya tenia planes para este fin de semana.

- Por necesidades del servicio se puede cambiar con 48 horas de antelación.

- Son 5 días no 48 horas. Pienso seguir con el primer cuadrante y si me sancionáis voy a la inspección del trabajo.

- Esto es lo que tienes que hacer, adiós.

Mi jefe de servicios, le mandaran a el o alguien como el para continuar a putearme. Lo entiendo, es el mismo empleado que mi, el mismo comprador compulsivo, coche chale, vicios. Lo tiene que hacer, puede que incluso le encuentra morbo, si no me conoce por que le voy a dar pena. El tiene que intentar hacer su trabajo, el año que viene a lo mejor lo ascienden. Tiene que mirar por el y yo el perjudicado también. La empresa va a por mi, los compañeros van a ir por mi pero no pasa nada, la muerte también vendrá a por mi algún día, pero me levanto a vivir cada día. El miedo no abre ninguna puerta, seguiré tenido dudas. Puede que no tengo razón a pedir lo mio, puede ser. Vamos a averiguarlo.


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

ElevoPress - Servicio de mantenimiento WordPress Zapatos para bebés, niños y niñas con grandes descuentos

Síguenos en:

Facebook Twitter RSS feed