MUJER AMANTE (3/3)

Por
Enviado el , clasificado en Adultos / eróticos
2165 visitas

Marcar como relato favorito

Bueno no te lo dije dos veces, me pusiste en 4 sobre el sofá y me comenzaste a calentar, a tocar y de pronto me dijiste "ahora lo haré, quiero escucharte como gozas" y me la metiste por el culo, ¡aaahhhh! qué imagen, es que fue perfecto... cuando ibas a terminar me preguntaste donde la quería, y yo te pedí que fuera en la boca.

Giraste sobre mi rostro con tu pija caliente, solo abrí la boca esperando el final mientras te masturbabas a centímetros de mí, el vidrio espejado me trajo nuevamente la idea de que mis superiores estuvieran observando y la adrenalina corrió por mi cuerpo, un certero disparo de semen caliente me trajo otra vez al juego, casi no me di cuenta, fue directo a mi garganta, y seguiste acabando como si tuvieras una ametralladora, tu leche viscosa fue por mi boca, otro disparo me sorprendió en pleno rostro, nariz, ojos, pómulos, eras un asesino, no podía controlarlo y empecé a reí, no pude evitarlo…

En segundos mi rostro estaba cubierto por tu lava, ¡que exquisito y erótico se me hizo! Empecé a usar mis dedos para limpiarme, llevando todo a mi boca, para degustar tu sabor, al fin pude abrir mis ojos llenos de pegote, pude verte, solo reías de mi pobre situación…

Y bueno… me desperté sumamente excitada y mojada, había sido toda tan real, te hubiera comido en ese momento si hubieras estado a mi alcance, imaginas como terminó todo ¿no? no tuve que tocarme demasiado…

Cuando Maira terminó de relatar un exquisito aroma dulzón a cebolla frita llenaba el ambiente, y una erección terrible entre mis piernas era imposible de ocultar, así que cenamos, terminamos el vino y bueno… de alguna manera nos hicimos actores improvisados y repetimos su sueño, paso a paso, tal cual lo contado.

Al día siguiente, una vez más, como cada vez, nos levantamos y desayunamos, mientras lo hacíamos, hable con mi esposa, mandé besos a los niños y recorrí lentamente mi agenda para ese día, debía recuperar lo perdido la noche anterior, negocios… cuando cayera el sol tomaría el vuelo de regreso.

Maira ya estaba en su mundo, revisando en su notebook su programa para la semana que empezaría, donde ya tenía reservas de la agencia para reunirse con otros hombres, y si las cosas iban bien, como sabía, terminarían haciendo el amor.

La miré de reojo, sin decir palabra y sin que ella lo notara, cuan bella era, solo respiré profundo, en poco tiempo ella volvería a convertirse en mi fantasma, ese que no decía nada, que no pedía nada, ese que solo esperaría en silencio hasta que volviera a llamarla…


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

ElevoPress - Servicio de mantenimiento WordPress Zapatos para bebés, niños y niñas con grandes descuentos

Síguenos en:

Facebook Twitter RSS feed