22 años

Por
Enviado el , clasificado en Drama
342 visitas

Marcar como relato favorito

William no aguantaba más.

No soportaba más.

¿Por qué continuar con algo que ya no tenía sentido?

Sus padres jamás tuvieron que ser padres, y él nunca tuvo que haber nacido.

¿Por qué él tuvo existir, y no otro?

¿Por qué?

¿Cuánto tiempo más tendría que seguir viviendo con la misma mierda?

¿Con gente que le recordaba lo inutil y fracasado que era?

¿Por qué sus padres no lo abortaron cuando tuvieron la oportunidad?

Pobres padres principiantes, llenos de esperanza puesta en un bebé que parecía ser prometedor. Solucionador de sus problemas financieros y amorosos a largo plazo. 

Fruto de una unión amorosa, amor irreal, fantástico.

¿Por qué?

Ya le daba igual saber qué iría despues de la muerte.

Ya no más.

Le parecía tortuoso la idea de vivir otros 22 años más con la misma rutina: Fracasar, fracasar otra vez y volver a fracasar.

¿Otras dos décadas siendo un "inútil que ni sabe vender una garrafa"?, ¿Dos décadas más siendo un "nene que tiene que madurar"?, ¿Veinte años más viviendo en esa casa, bajo el mismo techo con esas dos personas que tanto opinaban de él?

¿Cuántos días y noches llorando en silencio tenian que pasar para que algo cambiara?

No quería llegar a los 80 años sientiendo que se ahogaba en el comedor de la casa a pesar de ser espacioso y estar solo.

Si Dios de verdad existía, ¿Por qué le dio esa "realidad dura"? 

Él nació sin pecado, como cualquiera de los otros bebés que nacieron al mismo tiempo que él al rededor del mundo.

Que injusto era escuchar como sus amigos justificaban las acciones del Todopoderoso con respuestas sumamente vagas para preguntas complejas, como era el por qué darle ese estilo de vida.

Por más que estudiara, o tuviera una entrevista, él iba a fracasar.

Porque era eso.

Un fracaso que no servía ni para vender una garrafa.

Un adulto-problema, un parásito que dependía de sus padres.

Un ocupa, porque esa casa nunca le perteneció. Estaba conviviendo ahí por pena que le tenían, porque a sus padres no le quedaban otra.

¿Cuánto tiempo más?

Valía cien mil veces más la pena matarse y dejar de sufrir así.

¿Por qué seguir respirando monóxido disfrazado de aire puro todos los días? 

Tenía que ser la persona mas triste y penosa como para estar tan detras de alguien que apenas le demostraba afecto.

Así de solo se sentía.

A pesar de tener buenos amigos.

A pesar de tener un "hogar".

A pesar de tener una "familia".

Simplemente era injusto.

Porque fue un buen chico. Estudioso, aplicado, no traía problemas.

¿Entonces por qué?

Muy injusto.

Veintidos años más así.

Porque, ¿Qué le aseguraba que algo cambiaria en el futuro?

Si hasta el momento todo siguió igual durante su vida.

No quería estar más tiempo ahí. Con la gente que hablaba mal de él a sus espaldas, y que a la hora de ser una "familia" fingían estar en buenos términos.

¿En quién depositar su confianza? En nadie.

¿A quién amar? A nadie.

¿De quién esperar algo? De nadie.

Ya no tenía a nadie. 

Ya no sentía nada.

Ya todo le daba igual.

Mientras que otros luchaban por vivir, él luchaba por morir.

Porque era un inútil, un  fracasado, un problema. 

 


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

ElevoPress - Servicio de mantenimiento WordPress Zapatos para bebés, niños y niñas con grandes descuentos

Síguenos en:

Facebook Twitter RSS feed