El lobo rufo

Por
Enviado el , clasificado en Varios / otros
166 visitas

Marcar como relato favorito

      Era una fría y ventosa noche de Navidad. La nieve alfombraba todo lo que alcanzaba la vista.

      Elisaveta, una bella y valiente madre joven, luchaba por sacar adelante a su numerosa y menuda prole.

      Todos ellos vivían en medio del bosque, en una bonita cabaña hecha de troncos de madera.

      Un enorme lobo rufo habitaba la montaña cercana y sus aullidos nocturnos provocaban el pavor en los niños.

      Éstos, al oírlos, acudían a las faldas de Elisaveta, implorando: "Madrecita, madrecita, protégenos de los afilados colmillos del lobo rufo".

      Elisaveta, sonriendo, los abrazaba y tranquilizaba: "No tengáis miedo. Mientras yo esté con vosotros esa alimaña jamás entrará en nuestra casa".

      Entonces los niños, confiados, volvían a jugar alegres al calor del hogar.

              


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

ElevoPress - Servicio de mantenimiento WordPress Zapatos para bebés, niños y niñas con grandes descuentos

Síguenos en:

Facebook Twitter RSS feed