UNA VISITA BESTIAL

Por
Enviado el , clasificado en Adultos / eróticos
7738 visitas

Marcar como relato favorito

Al final del corredor está el estudio de Tibor Banjoe quien desde el final de la tarde y hasta cierta hora de la noche está metido ahí por asuntos de trabajo. Aún con todo su agotamiento y su ajetreo su güevo toma una consistencia bellamente sólida cuando por accidente su mano hace contacto con mi compacto culo. Yo sé que cuando pronuncia mi nombre, Faigy Macsar, son su nítida y autoritaria voz es porque es obligatorio que yo vaya al cubículo con mi bata, pero sin sujetador. Lo que quiere él, mi pepita, porque cuando me coge se le calman los nervios. Yo llego, me coloco ante él y de inmediato me invita a sentarme a su lado sin la braga. Una vez ahí tengo que frotarle el pipe con la mano lo más suavecito que se pueda, la verga se pone en posición.

Esa bella verga se pone tan grande que le abre la cremallera del pantalón, cuando eso ocurre a mí me da un calambre en el coño. El carajo con los ojos en sus papeles lo que me dice es que además de frotarlo se lo lama, lamérselo me da una sensación ácida en la lengua y eso es lo que me impulsa a seguirlo lamiendo lo más lento y cuidadoso que se pueda. Ese carajo es todo un fenómeno, y la vaina es más arrecha cuando guarda los papeles en el escritorio para ponerse en pie, momento en el yo abro la cremallera y veo salir ese pipe nojoda. Tibor me dice con su enérgica voz, "ahora mámalo pues, carajita puta". Que me diga carajita puta hace yo se lo mame con miedo de que se pueda violentar y cogerme de manera muy dolorosa.

Y ahora me a coger, pero para eso yo tengo que salir desnuda al corredor y pujar audiblemente, los curiosos que están en otros cubículos se asoman para ver cómo me mete su güevo y me pone a gritar como la propia pendeja. Tener que ser una empleada sumisa y aceptarle a tibor sus bestiales ocurrencias no es cualquier cosa ya que si no logro complacerlo me puede alar los cabellos o hacerme algún daño para sea una puta más seria. Parte de eso es que tengo que decirme que me dé más y que coja con más fuerza, que me joda porque eso es lo que me gusta de él. Él contesta, “no seas tan demás de pendeja Faigy, yo sé que lo que estás es muerta de miedo que es lo que sientes con mi verga en el pasadizo de tu pepita".

No sé decir lo buena que estuvo la vaina cuando mi papá, que es el gerente general, tuvo que salir del edificio y para eso tenía que pasar por el corredor donde Tibor me estaba cogiendo. "Eso es Banjoe, jódemela bien jodida que es lo que necesita esa carajita." ¡Nojoda!, ser vista por mi padre en ese momento y que él esté de acuerdo con que su estimado Banjoe me joda tan brutalmente. Por cierto, alcancé a ver que a papá también se le paró el güevo. Un rato después de que mi papá salió Tibor terminó de cogerme, yo tenía calambres en la espalda y principalmente en la cuca, eso era demasiado para mí sola. De lo más ufanado el carajo dijo que ya podíamos regresar al cubículo para que lo siguiera ayudando a organizar no sé qué vaina para el siguiente día.

–– Nojoda Tibor, dime que no arreglaste las cosas para que papá nos viera.
–– Dime que no fue tan malo que a tu papi se le parara el pipe de verte coger.
–– Es que lo que da es arrechera, él nunca pasa por el corredor y pasó hoy y en el momento en que tu güevo se metía con más ganas en mi coño.
–– También da arrechera que en ese momento te hayas quedado en silencio en vez de pedirle ayuda a tu papi, aun cuando ya él me había dicho que te siguiera jodiendo"
–– Me sentí peor que una puta callejera, Tibor, porque al llegar a la casa voy a tener que darle más detalles.
–– Y conociendo a Resni, lo más seguro es que el güevo se le vuelva a parar.
–– A propósito, mañana vas estar libre, si quieres puedes andar a la casa.

El carajo aceptó la invitación y fue a mi casa, llegó como a las cuatro y nos encontró a mi papá y a mi en la sala, mi papá con sus shores anchos que sentado se le veían las bolas y el pipe. Yo con la bata que uso en la oficina, pero sin bragas y además ansiosa de que se repitiera lo que pasó en el corredor del edificio. Y verdad que esta vez fue mejor porque además de cogerme ahí con mi papá viéndonos, papá me tocó las tetas mientras el carajo me metía la verga. Lo que me tenía ahora miedosa no era la verga de Tibor sino la de papá, porque si me estaba tocando las tetas es porque también él tenía el güevo bien parado, nojoda. Eso ha sido lo más loco que me ha pasado hasta este momento.

–– Faigy, carajita mía, que linda te pones cuando estás cogiendo.
–– Papá no me cojas tú, que con el güevo de Tibor es suficiente.
–– Nojoda Faigy, parece que estás todavía estropeada porque no me dices nada.
–– ¡Ah, Tibor, gran carajo!, hoy como que estás marica porque tu pipe no me está haciendo nada.
–– Ahora dime lo mismo mi puta carajita
–– ¡¡¡Ahora sí, me estás dando esa verga...!!! ¡¡¡la siento tan linda en mi coño!!! ¡¡¡aaahhhjjj ssshhhiii gran pendejo...!!!
–– Dilo con más fuerza mi bella niña, mi puta carajita
–– ¡¡¡No papá!! ¡¡¡Tú no me metas dedo el culo por favor que...!!! ¡¡¡aaahhhyyy papi, mi culo... mi culooo!!!
–– Dele dedo por el culo, señor Macsar, que yo me encargo de darle güevo por el coño.
–– Nojoda me están violando, ya por favor, ¡¡¡aaahhhjjj... ya por favor...aaahhhyyy coñoo!!!
–– Hija mía, sabemos que esto te está gustando y mucho.

Terminó nuevamente la vaina y mi papá tuvo que llevarme cargada y desnuda a mi cuarto porque está vez me dieron dos carajos, Tibor cogiéndome y mi papá dándome mano y dedo por las tetas y el culo. Fue algo loco pero lindo a la vez que mi papá estuviera ahí para observar todo lo que ocurría y ayudar al cabrón a que me dispensara una cogida que me dio punzadas y calambres por todas partes. A partir de esa tarde y noche a la vez papá es más atento conmigo y Tibor dice que mi pepita le puso el güevo más en forma. Eso quiere decir que mi pepita tiene la particularidad de que mantiene nuevo el güevo que se la coge. También mi papá dice que, por haberme tocado en ese momento, ahora sus manos son más rápidas en su trabajo diario.

Después de todo no fue tan malo que me cogieran con brutalidad alguna vez en la vida porque ahora me siento más dinámica y más activa.


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

ElevoPress - Servicio de mantenimiento WordPress Zapatos para bebés, niños y niñas con grandes descuentos

Síguenos en:

Facebook Twitter RSS feed