El metro

Por
Enviado el , clasificado en Adultos / eróticos
7578 visitas

Marcar como relato favorito

Antes de la pandemia.... un amigo me invitó a la Ciudad de México, a pasar un finde.... con él.

Cuando llegue al aeropuerto el m estaba esperando.... m recibió muy efusivamente... y me preguntó lo que quería hacer... y yo le dije que me llevara a conocer la ciudad :)

Al primer lugar que me llevo fue al centro en bellas artes, todo muy lindo.... me explicaba y mostraba edificios.... y pues mucha gente en las calles...
Después me llevo al zócalo y prosiguió el tour.

Ya en el zócalo me dijo que lo siguiera y me llevó al metro. Me dijo que si quería conocer la ciudad debía empezar por el metro.

Eran como las 6 de la tarde de un viernes del mes de septiembre, y entramos al vagón, estaba lleno, pero nos podíamos mover con facilidad.

Cabe aclarar que yo llevaba un pantalón de mezclilla ajustado y una ombliguera, el pantalón estaba roto de la pierna derecha y ambas rodillas. Mi mochila donde llevaba las pocas pertenencias que llevaba conmigo. Él muy caballerosamente se ofreció a llevarla.

Llegamos a la primera estación.... no recuerdo el nombre... pero entró al vagón una ola de gente, que hizo que mi amigo y yo quedáramos separados.

De pronto... empecé a sentir los clásicos arrimones... y yo “¡wtf!”. pero no dije nada.

Traía a 2 tipos pegados como calcomanía detrás de mí...

Y empezaron de manos largas... primero tocándome el trasero, así como sin querer... y como no dije nada se empezaron a mandar más... y entre los empujones... pues nada que hacer.

Me metían la mano y estoy segura que en más de una ocasión uno se la agarró al otro por nadar de aborazados jeje

Hasta ahí sólo sentía 2 manos, pero como que otros se dieron cuenta y empecé a sentir una tercera.... y otra y otra...  ya me empezaba a dar miedo, una sensación entre miedo y excitación.

Pero yo seguía ahí.... sin decir nada... solo sintiendo y disfrutando del momento, viendo hasta donde llegarían.

Las manos empezaron a trasladarse por otras partes de mi cuerpo... por delante y a la cintura... y uno de los que estaban atrás de mi empezó a respetarme cerca del oído... si ya estaba yo algo excitada, eso me puso a 1000.

Una mano empezó a tratar de meterse por debajo del pantalón, por la parte de enfrente... (la ventaja de usar cinturón.... evitó que la metiera), y ahí ya si, bajé una mano y la sujeté tratando de retirarla, pero no pude.

De pronto otra mano queriendo meterse por detrás.... abandoné la mano de adelante para sacar la de atrás, pero tampoco pude... y esa acción ocasionó que le diera oportunidad a la que tenía por delante de que entrara más.... y de nuevo a tratar de sacarla.... pero no lo logré.

De pronto otra mano subiendo para mis bubys... la lograba quitar y empezaba otra....

No me daba tiempo de quitarlas todas y de luchar con la que estaba metiéndose en mi vientre.... para esos momentos ya estaba en 3a base.

Por la rotura de la pierna del pantalón empezaba otra...  camino hacia arriba... yo me agachaba para sacarla y eso dejaba que la de enfrente se metiera más, llegando al punto en que la mano del frente luchaba con la mano de la pierna por tomar el lugar en mi.

No sé cuántas estaciones pasaron... cuantas veces me empujaron y cuantas manos me toquetearon.... yo volteaba a ver a mi amigo...  y el a unos 3 metros de mi... muriendo de risa al ver mi cara de impotencia.

En más de una ocasión, cuando trataba de quitar alguna mano de atrás, alguno tomaba la mía para llevarla a tocar su cosa, pero pocas veces lo consiguieron.

Cuando por fin logré zafarme fue cuando uno de ellos empezó a meter la mano en mis bubys por debajo de la ombliguera y bra.... ahí sí me valió y me aventó sobre ellos, como.... no lo sé.... solo sé que lo logré... no sin sentir como me sujetaban del pantalón y el bra y me jalaban para no dejarme ir.

Pero logré zafarme y llegar hasta donde estaba mi amigo y me refugié con él. En la siguiente estación le dije que nos bajaremos, y para regresar volvimos a tomarlo, pero esta vez no estaba tan lleno de gente, y yo ya no me le separe por nada del mundo.

Fue una experiencia muy muy cachonda y si el tipo ese no hubiera querido subirme la blusa y el bra.... quien sabe... tal vez.... hubiera disfrutado un poco más :)


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

ElevoPress - Servicio de mantenimiento WordPress Zapatos para bebés, niños y niñas con grandes descuentos

Síguenos en:

Facebook Twitter RSS feed