El finde

Por
Enviado el , clasificado en Adultos / eróticos
6002 visitas

Marcar como relato favorito

Este fin de semana ha sido el mejor de mi vida.

Todo inició en una comida del cumple de una amiga.

Habría unas 20 personas. Toda la tarde transcurrió muy agradable.

Tomábamos y charlábamos.... en la noche ya todos con unas copas de más nos entregamos al desmadre. Empezaron a contar historias de miedo, apagaron las luces y empezaron a poner música tétrica. Eso me dio miedito y uno de los tipos que estaba a mi lado me empezó a abrasar.

Cabe aclarar que estábamos sentados en el suelo y solo seríamos como 9 personas, 3 mujeres y 6 hombres. Yo estaba sentada en medio de 2 hombres. Llevaba un vestido ajustado a media pierna y no me quedaba nada mal jejejeje

Después de un rato el que me abrazaba empezó a abrazarme de forma más atrevida. Yo no decía nada, flojita y cooperando jejeje

Después de un rato de estar ahí... decidí mejor salirme al jardín, poner distancia de su sesión espiritista. El chavo que estaba abrazándome salió conmigo. Seguía abrazándome y empezaba a meterme mano... y yo le correspondí. Empezaron los besos y las caricias más intensas, y terminamos con un rapidín. Sólo me volteo y subió mi vestido, hizo a un lado mi tanga y a darle...

Fue muy intenso y muy rico.

Cuando regresamos ya habían terminado y estaban viendo a que jugarían. Terminaron eligiendo el juego de la botella.

Empezaron a poner los castigos, eran entre besos y prendas. ¿Adivinen cuál ganó?

Otra vez sentados en el piso empezamos a jugar, en contra de mis protestas por que yo sólo tenía 3 prendas: vestido, bra y tanga. Mas de fuerza que de ganas me valieron también los botines que llevaba.

Empezaron a jugar y no pasaron más de 10 tiros cuando ya había perdido los botines, mi bra y mi tanga, sólo me quedaba el vestido. No pasó mucho tiempo antes de que me despojaran de él. Parecían todos confabulados contra mí, y al no tener más prendas que me pudieran quitar, los castigos que se pusieron fueron los besos: 2 minutos encerrados en una recamara jejeje

Y cuando el castigo le tocaba hombre con hombre... se pasaba a la primera chava que estuviera a la derecha jejeje

Al principio yo estaba pudorosa, tapándome con un cojín. Pero a la siguiente vez que me tocó ir a la recamara.... no había forma de que no me vieran desnuda… y ya adentro, en los besos, me querían meter mano…

Total, eran muy candentes todos los besos… en la boca, bubys, metidas de mano, masturbadas, etc. Pero a los 2 minutos ya estaban tocando la puerta para que abriéramos jajaja

Las otras chavas no sé qué harían, pero al menos para mí fue muy rico, no quería que terminasen esos 2 minutos. y cuando entraba con uno que ya había pasado solo le decía... “¿dónde nos quedamos?” jejeje

La última vez que pasé (perdí unas 20 veces) ya no salí. Me hicieron el delicioso muy rico. Cuando salí de la habitación a buscar mi ropa, las otras dos también estaban haciendo lo suyo porque había 3 hombres en la sala, esperando. Empecé a buscar mi vestido, pero nos habían escondido todo, y ellos “ven, tómate otro tequila”.

Me senté en el sofá y los 3 como perros jejeje, se sentaron junto a mí a meterme mano, y una no es de palo, así que empecé a corresponderles. Me fajaban riquísimo, besos para todos y ellos a mi ufff.... cuando salió otra de las chavas le dije “AYUDAAAA” jejeje y así nos los repartimos, y a las recámaras de nuevo.

Total, que nos amanecimos en el desmadre. Cuando salí de la recamara la segunda vez ya estaba saliendo el sol, y uno de ellos propuso que fuéramos a seguir la fiesta a un rancho.... y todos “VAAAAAA” jejeje

Eso será en otro relato.


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

ElevoPress - Servicio de mantenimiento WordPress Zapatos para bebés, niños y niñas con grandes descuentos

Síguenos en:

Facebook Twitter RSS feed