Desliz con mi Comadre

Por
Enviado el , clasificado en Adultos / eróticos
10563 visitas

Marcar como relato favorito

Hola, les contaré de mi comadrita, es una mujer morenita de cara redonda con ojitos pizpiretos una boquita chiquita carnudita no de grandes pechos y una cadera de ensueño con unas nalguitas muy ricas con unos muslos deliciosos, un día le pedí me acompañara a una exposición referente al trabajo le pedí fuera rica y me lo cumplió con un pantalón de vestir pegadito y una blusa pegadita bien maquillada, se veía muy hermosa, pase por ella a una plaza por Coacalco, subió al auto y lo primero que le comenté no tienes madre (en alusión a qué se veía muy buena) hablamos de mil temas en el camino hasta llegar al centro Banamex por supuesto tocando el tema de los toqueteos que habíamos tenido en otras ocasiones. Llegamos a la exposición anduvimos viendo algunos stands y platicando con algunos proveedores y conocidos así se nos fue la tarde hasta la hora de la comida, fuimos a comer al Vips en el estacionamiento, en la comida le digo eres de buen diente (en doble sentido) por que como se veía que disfrutaba su corte de carne le pregunté que si así era para todo, a lo que, ruborizada, contestó depende.

Salimos del restaurant y continuamos visitando stands y platicando con proveedores hasta que llegó la hora de irnos y bajamos al estacionamiento ya en camino le pedí que, si íbamos a un lugar cómodo a pasar un rato feliz, lo que me dijo que no porque era tarde, seguí insistiendo y obvio comencé a sobarle su muslo, ya por rumbo a tlane me dice que si y como va nos fuimos a un hotel en presidente Juárez.

Entrando a la habitación le di su abrazo de cartón de chelas y le dije que ricas nalgas tienes y procedí a bajarle su pantalón y su blusa ella con tanta pena y nerviosismo que no paraba de reír (a pesar que en otras ocasiones le agarraba sus nalguitas y le daba sus arrimones) le dije con calma lo que no quieras no pasará, la recosté y encima de su calzón le empecé a mamar su panochita y poco a poco la fui haciendo un lado hasta quitarla y darle una buena mamada, acto seguido me subí y le quite su sostén y ella me dice ya viste no tengo bubis, a lo que le contesto lo que tienes está bien puesto y comencé a darle una mamada en sus chichitas y al mismo tiempo pegándole mi pistolita en su pucha así estuvimos un buen rato hasta que le digo no traigo condón y me dice no importa (quiero un niño tuyo) y cómo va la jale a una esquina de la cama y la pongo patitas al hombro así estuve dándole un rato no quería hacer ruido ella solo hacia gestos.

Cambiamos de posición, me la senté de frente y la comencé a columpiar sentada sobre de mi un rato y volvimos a cambiar la puse en 4 en la orilla de la cama y como va se la dejé ir para eso ella ya comenzó a gemir un poco, así duramos un rato más hasta que ella tuvo su orgasmo y enseguida me llegó a mí.

Me dice vamos va a llegar tu compadre a casa de mis papás por mí y no he llegado.

Ya para llegar le dije que no quería solo está vez y me dijo déjame ver, llegamos y mi compadre con cara de energúmeno me saludo, ella le dijo que había mucho tráfico eran las 10 cuando llegamos y que habíamos salido a las 8 de la exposición.

No la he vuelto a tener en mis manos pero ha sido una excelente compañera y amiga, ojalá algún día lea estas líneas de este grato recuerdo.


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

ElevoPress - Servicio de mantenimiento WordPress Zapatos para bebés, niños y niñas con grandes descuentos

Síguenos en:

Facebook Twitter RSS feed