marca

Por
Enviado el , clasificado en Drama
239 visitas

Marcar como relato favorito

Algo en la linea de mi vida, que me ha marcado tanto que siempre que mis hormonas y los dias de lluvia inundan mi memoria, como hoy. 

Ese dia, uno cualquiera , una espera eterna que creo sentirla hasta hoy, me habian confirmado que aquel ser que caminaba a mi lado existia realmente, los miedos , los dolores, y sobretodo la melancolia de lo que iba dejando a medida que caminabamos.
Esa carga ya tan notoria para todo el mundo , que se hacia cada dia mas prominente, me llevo a volver a buscarlo. 
Ustedes pensaran que siempre es facil, que todo lo que hacemos en ese punto es capricho, pues aveces si, pero este momento no, solo era la insertidumbre de la vida que controlaba mi alma casi destruida. La soledad me mataba aunque acompañada de aquel pequeño ser que flotaba en mi. 
Desde el momento que supe, quize ser diferente al restro, nadar contra la corriente jamas fue facil, y ese dia no era la exepcion.  Tome el telefono me arme del valor suficiente y le pedi vernos. 
El acepto facil y friamente. 
Mi corazon se volvio loco, ancioso y al mismo tiempo miedoso de todo y de nada. 
Me prepare como pude, jamas fui de arreglarme demaciado, pero lo intente. ¿porque?¿con que fin? no lo recuerdo. 

Sali de mi casa, camine entre la gente, con mi mente en blanco , mi corazon partido , y mi esperanza en alto. 
Llegue a aquel anden, un intercambio de lineas del metro, en cual quedamos de vernos. 
El tiempo paso lentamente, asi como poco a poco caian mis lagrimas, llenas de dolor  y soledad.
Pasaba la gente de un lado a otro, miles de pasajeros pasaron ami lado, mirando aquel bulto en mi, miradas de lastima, miradas de asombro.. y otras que sin tiempo de nada , porque la vida corre y la mia se habia detenido ...
Pasaron las horas, los minutos... y jamas aparecio.... 
Como pude me arme de valor, mire al fondo del anden la oscuridad , los rieles , las pocas personas que habian, y me puse de pie con mi pequeño hijo dentro....
Creo q ese dia quedo una parte de mi en ese anden,  entre los rieles y la oscuridad , de la rapidez del mundo y de la soledad de la vida. 
Querer ser direferente es igual de doloroso que actuar como todos. Son decisiones que pueden marcarte para siempre. 

Las Explicaciones jamas llegaron y mi alma quedo pegada muchas veces en esos andenes, entre esas lineas que mas de un alma se ha llevado.... y que tentaron a la mia...


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

ElevoPress - Servicio de mantenimiento WordPress Librería online y red social de lectores

Síguenos en:

Facebook Twitter RSS feed