Visita semanal

Por
Enviado el , clasificado en Adultos / eróticos
7085 visitas

Marcar como relato favorito

Llegó seductoramente vestida. Dijo: "Ven, mira". Frente al espejo de cuerpo entero, levantó su falda. Ya no llevaba braga, y en el reflejo se ve su coñito totalmente depilado. La diferencia de tono de piel resalta su "no bronceada y abultada pezuña de camello". "¿Así es como te gusta?, ¿así lo deseas?" dice, "pero hoy me toca gozar a mí".

De pie atrás de ella, con una mano aprisiono su concha, introduciendo el dedo medio y con la otra libero sus pechos, los magreo, los masajeo con fuerza. Aprieto y pellizco sus pezones. Jadea. Introduzco en su ya húmeda vagina todos mis dedos. Mojada está muy mojada, procedo con fuerza. La masturbo vigorosamente. Su cuerpo se sacude al ritmo de mi mano, hasta explotar en un orgasmo.

Ninguno de los dos ha dejado de mirar las fuertes escenas en el espejo. A ambos nos gusta mirarnos. Ella lo ha gozado, siempre lo goza, lo disfruta así, fuerte, rudo, y ella sabe que yo también lo disfruto. Y ahora, ambos sabemos lo que sigue: su otro placer. Sin dejar de jadear, lame de mi mano los restos de sus jugos. Se voltea, y libera mi pene que sabe está muy erecto. Toma el pomo de gel, y embarra abundantemente mi miembro.

Va la cama, recoge su falda alrededor de la cintura, y se posiciona "en cuatro" de cara al espejo. Unta la entrada de su ano con gel, y exige "penétrame". Me coloco detrás, y al sentir mi pene a la entrada de su ano, se empuja hacia atrás, penetrándose ella de un solo, emitiendo un gritito más de placer que de dolor. Se mece, atrás, adelante, lento y paulatinamente sube la velocidad. Sin dejar de mirarse en el espejo, se mueve profundo y rápido. Tan rápido y duro, que al cabo de pocos minutos ella logra su clímax, y a mí me hace eyacular.

"No sé por qué a algunas no les gusta, pero menos entiendo que haya hombres como a mi marido que no lo disfruten, si por atrás y duro es lo más delicioso" dice, al tiempo que limpia su ano y genitales. Se coloca una tanga diminuta, arregla su ropa, retoca su maquillaje, y se marcha, diciendo: "nos vemos la próxima semana".


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

ElevoPress - Servicio de mantenimiento WordPress Zapatos para bebés, niños y niñas con grandes descuentos

Síguenos en:

Facebook Twitter RSS feed