Siempre ha sido mi fantasía y por fin la hice mia

Por
Enviado el , clasificado en Adultos / eróticos
11684 visitas

Marcar como relato favorito

La conocí desde que tenía unos 19 años, siempre me ha gustado su figura tiene un hermoso cuerpo esbelto y cuando se pone sus mayones negros le resaltan sus torneadas piernas y su hermoso trasero. Además, como son tan ajustados siempre se le nota su hermosa vagina, fueron muchos días en que solo me limitaba a contemplarla, ella sabía qué me agradaba verla y me llamaba la atención tal vez por eso siempre se mostraba indiferente.

Todo sucedió un fin de semana cuando ella se encontraba sola en su casa, en aquella ocasión tuvo un problema con su computadora, sabedora de mis conocimientos con los aparatos tecnológicos me pidió ayuda pues me dedico a arreglar computadoras, y yo ni tardo ni perezoso accedía ayudarla.

Yo estaba muy nervioso pero acudí sin demora a su llamada, cuándo toque su puerta, Inmediatamente me recibió con una sonrisa yo quedé impactado al ver su hermosa figura, tenía puesto un mallón rojo que se ajustaba mucho a su hermosa silueta, dejaba ver su hermosa vagina abultadita y sus piernas eran tan perfectas, llevaba puesta una camiseta blanca que se ajustaba mucho a su cuerpo y se le veían sus pezones, no pude contenerme, y la excitación fue tanta que empecé a tartamudear y mi erección se hizo evidente, ella se dio cuenta y enseguida aligero la situación cuando me dijo "he notado que me observas demasiado, acaso te atraigo". En el momento no supe que responder, pero asentí con la cabeza, ella soltó una carcajada y me dijo, las apariencias engañan, de siempre me has gustado, y me has llamado la atención, cuando escuché eso mi corazón latió al 1000, sentí que estallaría.

Seguí revisando su computadora con muchos nervios y entusiasmo, de momento ella se pasea frente a mí y disimuladamente se agachaba a recoger cosas poniendo su hermoso trasero frente a mí, eso me excita mucho en un momento inesperado me preguntó te gustaría que esto fuera tuyo, cuando me dijo eso sin responder la abrace y empecé a acariciarla, devore sus labios, jugueteaba con mi lengua, ella besaba delicioso, mientras la besaba, lo apretaba contra mi cuerpo podía sentir su vagina caliente y sus pechos duros, me gustaba esa sensación, compartíamos los besos nuestras lenguas se cruzaban y yo la acariciaba por todos lados, desesperado queriéndola penetrar, ella jadeaba se movía al compás de mí y me pegaba su vagina, en un momento comencé quitarle la ropa le quita la camiseta primeramente y saltaron a mi vista sus hermosos pechos tenía un sostén negro se lo quité y pude ver tus hermosos pezones duros, estaban parados de la excitación, les pase la lengua por la puntita los mordisqueaba y jugueteaba con mi lengua, mientras hacía esto, ella gemía mientras mis manos le acariciaba en su espalda y bajaban hasta sus nalgas en un momento de desesperación le baje los mayones ella gimió y me dijo hazme tuya, en ese momento y desesperadamente me quité la ropa y empecé a juguetear empecé a pasar mi pene sobre su vagina que ya estaba muy caliente y mojada, me incline para saborear sus deliciosos jugos, y el aroma que desprendía era tan excitante, empecé besarle por la orilla de su vagina, separé sus labios con mi lengua y la pude introducir.

Los jugos eran tan deliciosos disfrutaba ese aroma ese sabor en mi boca ella gemía y se retorcía, en un momento de desesperación ella apretó mi cabeza contra su vagina y puede sentir como sus jugos inmediatamente salieron era su primer orgasmo, mientras esto sucedía ella gemía me apretaba y hacía gestos con su boca, eso me éxito mucho, y le dije ahora va la mía, la recosté sobre su sillón y le dije que abriera las piernas, aquel espectáculo era tan maravilloso y excitante que no pensé en otra cosa más que penetrarla. De un solo intento mi pene en entró en su vagina ya mojada, ella gemía y se retorcía me acariciaba y me apretaba con sus piernas yo podía sentir el movimiento de su vagina era una deliciosa sensación de entrar y salir de ella y traía mi mente todas aquellas ocasiones en que la había visto y fantaseaba con que fuera mía y ahora no podía creerlo la tenía ahí tendida penetrándola, y ella gimiendo. Esa escena era tan deliciosa y excitante ella gemía se mordía los labios pone los ojos en blanco me apretaba los cabellos y me decía hazme tuya después de algunos minutos cambiamos de posición......

CONTINUARÁ


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

ElevoPress - Servicio de mantenimiento WordPress Zapatos para bebés, niños y niñas con grandes descuentos

Síguenos en:

Facebook Twitter RSS feed