Ángel vigía

Por
Enviado el , clasificado en Poesía
1615 visitas

Marcar como relato favorito

Sin voz y sin manos

su cuerpo un tapiz,

queriendo quererme

no puede sentir.

 

Su cuerpo una aguja

que hilvana mi piel,

desierto en su alma

clavada en mi sien.

 

El ángel vigía

descubre su voz,

sus manos, su cuerpo

su amor y pasión.

 

Mira alrededor

se escapa de nuevo,

en su juego no caigo

y su licor no bebo.

  


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

ElevoPress - Servicio de mantenimiento WordPress Zapatos para bebés, niños y niñas con grandes descuentos

Síguenos en:

Facebook Twitter RSS feed