EL PORDIOSERO

Por
Enviado el , clasificado en Drama
481 visitas

Marcar como relato favorito

Después de mucho rato de observar a aquel individuo sucio y andrajoso, supe que era mi padre por un pequeño detalle que a primera vista no  se advertía. Tenía una cicatriz en forma de uve invertida en el lado derecho de la frente. Por si albergara alguna duda, mi perro confirmó la identidad de aquel indigente. Al igual que el perro de la Odisea reconoce a su amo Ulises, el mio, siempre muy inquieto, se sentó plácidamente bajo el banco del parque donde se hallaba el hombre que había sido su dueño.

Hacía diez años que no lo veía. Durante mucho tiempo había sido empleado en una sucursal bancaria lo que le permitía que cada fin de semana, pusiera en mis manos infantiles tres monedas sin uso previo. El recuerdo de mi padre siempre ha acudido a mi mente cuando he recibido unas monedas brillantes.

Hasta entonces había sido un hombre metódico y previsible, pero un día decidió romper con todo. Tomó de su oficina una fuerte cantidad de dinero y se marchó en busca de una actriz de revista a la que admiraba. Mi madre casi enloqueció, pero supo administrar sabiamente el dinero que mi padre iba enviando siempre desde distintas ciudades hasta que…dejó de hacerlo ya hace dos años.

Ahora estaba frente a mí, echado en un banco del parque. Pensaba en lo que debería hacer. La idea de acogerlo me aterraba. Cómo presentarlo a mis hijos…..tendría que ir a la cárcel…y mi madre…. Por fin me acerqué y aprovechando que dormitaba metí en un bolsillo de su raido abrigo un billete. Sin mediar palabra, tiré de la correa del perro y abandoné el lugar con una amarga sensación.

Apenas dormí aquella noche. Un sentimiento de culpa no me permitió conciliar el sueño. Finalmente, decidí ir en busca de mi padre por la mañana. En el mismo banco donde lo encontré el día anterior, un pordiosero miraba de un lado a otro. Preguntó mi nombre y al decírselo me entregó un sobre cerrado. Lo abrí con cuidado y entonces tres brillantes monedas se deslizaron hasta mi mano.


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

ElevoPress - Servicio de mantenimiento WordPress Zapatos para bebés, niños y niñas con grandes descuentos

Síguenos en:

Facebook Twitter RSS feed