Le regalé un stripper a mi esposa (3/3)

Por
Enviado el , clasificado en Adultos / eróticos
4046 visitas

Marcar como relato favorito

Guillermo en ese momento se sacó el bóxer, quedo totalmente desnudo al costado de María, apoyado de rodillas en la cama a su lado, su pija estaba dura parada y también como nosotros bien depilada, tomo el Vibrador y continuo la tarea en la concha de María, mientras mi esposa tenía sus manos acariciando los pezones de Guillermo y su abdomen (Aun no sabía que él se había sacado el bóxer) … el guio la mano de mi esposa a su miembro y ella al descubrir que todo era piel y llego a su pija, vi que dejo su mano quieta sobre la pija, y poco a poco comenzó a tocarlo, acariciarlo con algunos dedos haciéndole la paja, mientras los gemidos y movimientos de su cuerpo avisaban el segundo orgasmo, su concha a esas alturas ya era un mar de flujos!  

Yo le chupaba las tetas, le di varios besos en la boca con mucha lengua y pasión por parte de ambos, le dije muchas veces te amo, le apoye mi pija en su boca, y se puso a chuparme de una de una manera como solo ella lo sabe hacer tan bien, ¡es impresionante! En todo momento no quitaba mirada de la manera que ella pajeaba a Guillermo, en ese momento ya sin vergüenza y con sus cinco dedos tomando toda la pija, ella estaba muy caliente y no soltaba ese pene de su mano, esto me calentó muchísimo.

Ella me pedía que entre, que empiece, ¡¡¡que la coja ya!!! No daba más de la calentura, y comencé a cogerla mientras ella seguía pajeando a Guillermo, pero tuve que parar porque era inminente que acabe y no quería que eso termine así, esa situación era demasiado excitante, entonces pare y se me bajo la erección.

Guillermo rápidamente retomo el vibrador, y yo puse a María de costado mirando al stripper, ella en ese momento no tenía puesta la venda y se encontró a centímetros de la pija que estaba masturbando hacia muchos minutos, pensé que se la chuparía, pero no lo hizo, seguro estuvo muy tentada pero no se animó en ese momento, pero la miro fijamente dos veces, creo que en nuestra próxima experiencia capaz ya se anime a probarla, ella tiene mi apoyo de hacerlo si lo desea. En dos oportunidades le pedí que la probara, Guillermo también se la ofreció, seguramente como fue la primera vez no se animó, era todo muy nuevo para nosotros dos.

Luego comencé a masturbar a mi esposa frotando su clítoris y pude sentir la mezcla de sus fluidos con aceite, estaba empapada y ella continuaba masturbando al stripper, todo esto hizo que recuperara la erección, mi pija se había puesto dura nuevamente y empecé a frotar mi pija en su concha con sus piernas totalmente abiertas, ella estaba muy pegada al stripper, pajeándolo sin parar, y comencé a cogerla hasta que terminamos en un último orgasmo. Guillermo se retiró al baño, seguramente a terminar su paja y acabar, pues la calentura que mi esposa le propino seguramente el ya no estaba por resistir por mucho tiempo más.!    

Después de acabar nuestra sesión de sexo, María le agradeció a Guillermo lo bien que se había portado. Esta experiencia nos ayuda a seguir fantaseando con la próxima para disfrutarla aún mejor, liberarnos más, y estar más relajados para que todo fluya, Yo espero estar más tranquilo, para que la situación no me supere, bien pegado a mi esposa, besarla mucho y hablarle al oído, todo eso nos dará conexión en el juego, y a ella seguridad, se va sentir liberada y segura para hacer todo lo que desee en ese momento.

En nuestra intimidad mucho habíamos hablado de como seria, de que pasaría, de que haría ella y que no. De que a mí me gustaría que ocurra, etc. pero en el momento salió todo diferente, esto nos ensena que no hay que planear nada, hay que dejar que las cosas ocurran solas.

Supero nuestras expectativas; ni uno de los dos imagino que ella tendría 2 a 3 orgasmos intensos con la ayuda del stripper, más otro al final teniendo sexo conmigo frente a él; Tantas cosas surgieron espontáneamente que no estaban planeadas, los deseos aparecen en escena, hay que dejar que fluya, que salga como salga! fue espectacular, les recomiendo vivir esta experiencia en pareja.

Cuando el stripper se retiró de la habitación, nos besamos, ella tomo mi pija y comenzó a pajearme, me pedía que le hable, seguramente que le cuente lo ocurrido, me hizo terminar y nos abrazamos; luego nos vestimos y bajamos a tomar unas copas, para festejar nuestro primer encuentro de este tipo ¡Salud!

Espero les haya gustado, pues nosotros disfrutamos mucho, nos queremos mucho y estos juegos nos dan adrenalina a la relación.

No somos swingers, no queremos intercambios, eso lo tenemos bien definido, solo nos gustan mucho los masajes eróticos, aventuras, un show privado de un stripper para ella, solos los tres dentro de una habitación a solas, y luego ponernos a recordar, fantasear con el encuentro, planeando la siguiente aventura. Todo esto nos une más, nos ayuda a disfrutar mucho del sexo juntos, y nos amamos cada día más.


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

ElevoPress - Servicio de mantenimiento WordPress Zapatos para bebés, niños y niñas con grandes descuentos

Síguenos en:

Facebook Twitter RSS feed