ME TAPARON TODOS LOS AGUJEROS

Por
Enviado el , clasificado en Adultos / eróticos
7945 visitas

Marcar como relato favorito

Aquella tarde ni me podía imaginar lo que me iba a ocurrir... ni en mis mejores fantasías.

Tengo 46 años, paso por poco del metro y medio de estatura JAJAJA, con tetas colgonas y ancha de caderas.

Vaya, que no levanto pasiones, aunque si puedo decir que tengo cara de viciosa, o eso al menos me decían cuando me follaban más a menudo. 

Trabajo en el departamento de limpieza en una empresa con varios departamentos, secciones… aunque también hago tareas de apoyo a los ordenanzas a cambiar esto, lo otro…

Ese día al finalizar mi turno de tarde y como hacía siempre me acerqué a la cafetería de la empresa que es únicamente para empleados y visitantes, para tomarme una cerveza y charlar con algún compañero de la empresa.

Estaban Paco y Antonio. Dos tíos cachondos ya entrados en los 50 años.

Me llevaba bien con ellos, aunque no fueran de mi sección.

Antonio me hizo una señal para indicarme que me sentara con ellos junto a la barra.

Acababan de pedirse 1 cerveza y los acompañé con otra cerveza, y luego otra y otra (se estaba liando la tarde-noche).

Ya sentados en una mesa del fondo empezamos con los chupitos. Yo ya estaba con la lengua hinchada JAJAJA y ellos no se quedaban atrás.

Hablábamos entre risas de tetas, pollas, pajas… y al finalizar el 2º chupito, ya desbocados, me sobaban discretamente las tetas mientras yo me dejaba, como para no JIJIJI.

La cosa iba a más, hasta el punto de que me tocaban la almeja por debajo de la mesa y por encima de esos pantalones de trabajo de color azul que me hacen un culo horroroso.

Yo tampoco me achicaba, y les tocaba el paquete, bueno más que tocar, se los estrujaba sin creerme aun lo que me estaba ocurriendo. 

Me di cuenta que Félix, el encargado de la cafetería, que aunque estaba a lo suyo empezaba a darse cuenta de todo y se lo hice saber a estos dos gamberros.

Paco propuso comprar una botella de ese licor de hierbas que estábamos tomando y bebérnosla en un cuarto del almacén al que él tenía acceso.

Ya debería de ser muy tarde, por lo que en la zona del almacén no quedaba ni dios, a no ser el de seguridad que seguro se estaba fumando unos porros a saber dónde JEJEJE.

Según íbamos hacia el almacén me iban metiendo mano mientras seguíamos con el cachondeo como si fuera el primer día de instituto después de las vacaciones de verano.

Casi no me dejaban andar, una mano en mi coño, otra en una teta, otra que me entra y me recorre toda la raja del culo por dentro de las bragas ya empapadas... pero tampoco les iba a poner muchas trabas, era una oportunidad para mí encontrarme con 2 rabos a la vez como en mis mejores fantasías mientras me masturbo por las mañanas recién sonado el despertador JEJEJE.

Cuando por fin conseguimos llegar al cuarto yo ya tenía el pantalón por las rodillas y la camisa a medio desabrochar con un pecho por fuera del sujetador.

Nada más entrar, deseosa de sexo, me puse de rodillas frente a ellos, les desabroché los pantalones y les saqué las vergas que todavía estaban decaídas... me tocaba luchar contra unos chupitos JAJAJA.

Paco tenía la polla más pequeña que Antonio, pero en cambio más gorda.

Fue la que me introduje primero en mi boca mientras pajeaba la de Antonio.

Al instante se la dejé encharcada con mí saliva, no era para menos, ya que tenía la boca hecha agua.

Esta noche vas a tener donde elegir pollas, zorra” me dijo Paco.

Aunque me insultaran, en esas circunstancias me encantaba, me ponía más cachonda.

Sentí que me recorría un escalofrío desde mi culo por toda la espalda hasta la nuca... tenía la piel de gallina.

Ahora le tocaba a Antonio.

Me metí el glande de su tranca en mi boca mientras manoseaba incesantemente la polla ya erecta de Paco.

Este me retiró la mano de su polla y mientras chupaba insaciablemente el rabo de Antonio acariciándole sus pelotas con mi mano, se puso detrás de mi bajándome las bragas, dejándome mi coño peludo al aire y metiéndome 2 dedos por mi vagina húmeda.

Eso me hizo gemir por la nariz ya que la boca la tenía ocupada JEJEJE.

Aprovechó que tenía los dedos empapados por mis flujos para meterme 1 de ellos por el ano que entró deslizándose sin compasión, eso me hizo abrir los ojos de par en par, me encantaba “UMMM, UMMM...” exclamé.

Te gusta por el culo, guarra” soltó Paco, a lo que le contesté que la polla solo me la metiera por el chocho.

Antonio sacó su verga ya empalmada de mi boca y se tumbó en el suelo.

Me puse a 4 patas dejando mi boca a la altura de su polla dura. Las tetas me colgaban hasta casi rozar el suelo con el coño expuesto a ser penetrado por Paco.

Agarró mi cabeza para que se la siguiera chupando.

Como le gusta que se la chupe a este mamón... pensé.

Paco se puso un condón, se colocó tras de mí, me agarró de la cintura y noté como entraba su verga en mi almeja y me recorría toda la vagina que la tenía tan húmeda que entró sola, como si la hubiera absorbido.

Tal era el gusto que estaba teniendo que tuve que sacar la polla de Antonio de mi boca para gritar...

AHHHGGG, AHHHGGG...” pero me calló de inmediato metiéndomela de nuevo.

Esta vez fue Antonio quien dijo “Como te gusta tener 2 vergas dentro...

Solo pude gesticular con mi cabeza asintiendo que si, como cuando estás comiendo tú postre favorito y te preguntan: “Te gusta...???

Llegó lo inevitable, muy rápido.

Tuve que liberar de nuevo mi boca gritando “SIIIIIIIII, SIIIIIII...” justo cuando me corrí.

Coincidencia o no empecé a ver la polla de Antonio como palpitaba de un modo sospechoso JEJEJE, me la metí rápidamente de nuevo en mi boca a la vez que exclamó...

AHOOOOORA... SIIIIIIII” echándome todo su semen tibio y espeso dentro de mi boca a la vez que mi coño seguía temblando por el orgasmo.

Le absorbía el glande delicadamente para sacarle hasta la última gota de leche, mientras Paco me follaba muy duro.

Sentía como su glande chapoteaba con mis flujos muy al fondo de mi vagina, en eso que noté una leve pero intensa presión en mi chocho, distinto a los espasmos que tenía producidos por el orgasmo.

Gritó con su voz grave “AHHHHHHH...” y se corrió de tal forma que se quedó quieto, paralizado.

Empecé a hacer movimientos con mi espalda y cintura de atrás hacia adelante, con mis tetas acompañando ese movimiento hasta sacarle todo el jugo con mi chocho a su tranca.

Todo esto mientras yo seguía a lo mío con la polla de Antonio JIJIJI.

Cuando acabé de sacar todo el semen de estos 2 cabronazos tenía un dolor espantoso en las rodillas, pero había merecido la pena.

Esa noche me insultaron, me manosearon de manera asquerosa, pero era una oportunidad que muchas ya quisieran... JEJEJE.


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

ElevoPress - Servicio de mantenimiento WordPress Zapatos para bebés, niños y niñas con grandes descuentos

Síguenos en:

Facebook Twitter RSS feed