SIENTO QUE ERES MUY MÍA

Por
Enviado el , clasificado en Amor / Románticos
287 visitas

Marcar como relato favorito

Siempre he admirado a mi vecina de en frente, Ambil, por su forma tan elegante de vestir, incluso en casa se pone ropa que la cubre. Yo algunas veces me visto con ropa que me envuelva pero la mayoría de las veces casa me gusta estar lo más cómoda posible, es más, no estoy completamente desnuda porque a mi marido no le gusta. La vaina fue que una tarde la señora me vino a visitar porque mi hijo necesitaba su ayuda en un informe que tenía que presentar. Esa vez vino con un atuendo exiguo, bueno, yo que soy mujer me sonrojaba de ver ese cuerpo tan asombroso casi desnudo. La hice pasar, se sentó al lado de mi hijoTranio quien parecía no fijarse mucho en ella, pero yo sabía que estaba asustado, por mi parte esa tarde tuve que salir a una asesoría.

Me acompañaron mi marido y el  marido de la vecina, sabía que había dejado a mi hijo con una refinada mujer de experiencia y que él tal vez se dejaría dominar por el miedo. Lo más jodido de todo es que hubo un apagón y en mi casa lo que hay es una linterna que había quedado en la mesa donde Tranio estaba trabajando con la señora Ambil. Nos tardamos más de lo que pensábamos, lo que le daba a ella la oportunidad para terminar de quitarse ese minúsculo pantaloncito, y ese top que ni siquiera cubría bien sus pezones. Totalmente a oscuras con una mujer tan altamente impresionante y además desnuda, con ganas del güevo de mi hijo. Pues se instalaron en nuestra cama y ahí desbordaron su imaginación y sus voraces anhelos de coger como mejor pudieran, el caramelo ideal para él.

Cuando llegamos los encontramos en la mesa ya finalizando el informe, parecía tan alejados el uno del otro, pero sus rostros denunciaban que había pasado algo más la redacción de un trabajo. Ella no volvió a visitarme durante algunas semanas, Tranio por su parte estaba muy metido en sus quehaceres, así que en los casos en ella estaba en la puerta de su casa él ni la saludaba. Pero esas miradas que intercambiaban eran mejor que mensajes de texto o de voz. Tranio sabía lo que ella sentía por él y eso no pasó inadvertido. Tiene su novia con la que salir, una carajita bien bella por cierto, pero la pepita de la vecina lo dejó bien bobito, en algún momento se iba a volver coger nojoda. Recuerdo que una noche se besó con la carajita y ella le preguntó en quién estaba pensando.

El ansiado momento llegó, estaba con mi marido y con él en un día de campo, ese mismo día también Ambil y su marido estaban de picnic cerca de nosotros. Esta vez la señora estaba más holgada de ropa que cuando lo ayudó con el informe. Ella tenía algo en su carpa para él pero se lo entregó un poco más allá. Caminaron juntos hasta que los perdimos de vista, llegó la hora de volver a casa y ellos no aparecían, parecía que se los había tragado el bosque. Mi instinto de madre me dijo donde estaban y le pedí a los demás que por favor no me siguieran, yo iría sola. Con el máximo silencio pude ver cómo se abrazaban desnuditos y cómo la verga de Tranio le daba incesantes oleadas a la pepita de Ambil, me quedé hasta que terminaron de coger.

De ahí al área donde estaba el grupo fuimos los tres con pasos rápidos porque nos había atrapado la oscuridad. Ambil me dijo, "señora Depika, gracias por prestarme a Tranio, tiene un pipe suave que no quisiera que acabara de cogerme". Le contesté, "gracias a usted también señora Ambil, segura estoy que su pepita hará que mi hijo mejore mucho como hombre". Los dos coches estaban en posición de salida, ya todo estaba empacado y guardado. El marido de Ambil, el señor Sikon, le dijo, "la próxima vez que por razones personales que dejarme solo por favor avisa, sabes que te necesito aquí conmigo". Ella desplegó una sonrisa sin palabras, después le dio a su marido un beso de pico. Hasta este momento ha sido el picnic más divertido que he tenido en la vida, Ambil y yo nos hicimos más afectuosas como vecinas.

Aparte del día de campo, no he vuelto a ver a Ambil desnuda, pero sí con ropa muy insinuante. La novia de Tranio también se nos unió porque no tenía otra alternativa, quería mucho a Tranio y no estaba dispuesta a dejarlo pasara lo que pasara. No sé si mi hijo se la ha vuelto a coger o no, pero si se han encontrado en algunos lugares y cuando pasan un rato juntos siempre se dan un abrazo largo y pegado. Le he preguntado si cuando se coge a la carajita siente el mismo nivel de energía que con Ambil y me ha dicho que no, que la quiere mucho como su novia que es y además Ambil es mujer de otro, pero que a la carajita le falta algo para ponerlo como lo pone la vecina de enfrente, aun así es lindo cogérsela.

–– Señora Ambil, cuanto deseo que usted fuera mi mujer y no la mujer de Sikon, usted es lo más encantador que he conocido.
–– Tranio, carajito, tu güevo es lo más especial que me ha entrado en el coño, te lo puedo asegurar, pero tienes una novia de tu edad, ¿por qué yo que soy mayor que tu madre?
–– La edad no vale, me importa un carajo si usted se considera vieja, para mí usted es más bella que cualquier otra jovencita. Desde que estoy teniendo momentos con usted las cosas han cambiado mucho, a lo menos déjeme ser una ilusión en su vida.
–– Lo eres, yo también sueño mucho contigo carajito, toda yo estoy a tu disposición cuando me necesites, por ti hago lo que me pidas y hasta lo que me ordenes.
–– Gracias señora Ambil, yo también haré por usted lo que pueda.

Y así fue, pasaron los años y Tranio tenía dos mujeres a su disposición, la novia y la amante, es decir, una propia y otra ajena. La que lo ponía al máximo era Ambil, pero con quien se casó fue con Funneh, su hermosa novia. Incluso hasta arreglo algunas noches para estar con las dos, eso a su ahora esposa, le pareció una forma de tenerlo más cerca ya que si no aceptaba posiblemente él se iría con la otra. Yo no puedo menos que sentirme muy emocionada de que mi hijo sea feliz y que el paso del tiempo no haya borrado su relación con la que él mejor se siente, la que lo pone a soñar y suspirar. La pepita que siendo de otro es de él porque el güevo de él es el que le da el toque especial que necesita.

Me dijo que más de una vez Ambil ha pasado el día con Funneh y cuando él llega la encuentra desnuda y lo recibe con una lamida de verga.


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

ElevoPress - Servicio de mantenimiento WordPress Zapatos para bebés, niños y niñas con grandes descuentos

Síguenos en:

Facebook Twitter RSS feed