CLAVEL TIERNO

Por
Enviado el , clasificado en Cuentos
267 visitas

Marcar como relato favorito

Había pasado la noche desnuda porque me sentía acalorada, salí un momento a la sala, la ventana estaba abierta así que varios me vieron las tetas y la pepita. Después me puse una bata que me llega por el culo pero sin sujetador ni bragas y abrí la puerta. Un coche se detuvo y apareció un carajo al que saludé con un beso, él me apretó la espalda con sus brazos y me pasó la mano por el culo. Traté en lo posible de mantener la distancia porque estaba muy de mañana y yo no me dejo coger tan temprano. La vaina fue cuando apareció mi hija Skyla que se quitó la bata de dormir y no sabía que había visita. Ella también saludó a Jurbo con un beso y a ella también la apretó con sus brazos, además le pellizcó duro la pepita.

Ya han pasado por aquí algunos otros carajos a quienes mi esposo les ha dado confianza, no era la primera vez que a Skyla un carajo le pellizcaba la pepita delante de mí y yo la oía chillar como la propia pendeja. Lo que sí no recuerdo es que después de chillar de dolor le agarre la mano a alguno de ellos para que la siga lastimando. Yo también me quité la bata así que todo el que pasaba por ahí nos veía en nuestra jodedera mañanera. La carajita le dijo que un pellizco no es lo que ella quiere, sino ese güevo lindo en su coño. Yo no me aguanté las ganas de lamer esa musculosa pepita de mi hija que ahora se veía más tierna y liviana. Me dijo entonces, "mami ahora que ese carajo me meta la verga y me triture.

Pero yo seguí con mi lengua metido dentro de la cuca de Skyla, Jurbo me decía, "ya oíste que la carajita quiere que me la coja, así que quítate para darle pipe". Yo le contesté, "no seas marica, a mi hija te la coges cuando yo quiera gran pendejo". Debido a que no podía meterle el güevo a Skyla desplazó su mano por mi culo hasta mi pepita, le dije que si me llegaba a pellizcar le daría una patada por las bolas. Después de un buen rato la carajita tenía la pepita pegostosa ya que había destilado algo viscoso. Hice una pausa de lamerle el coño a Skyla pero con mi mano puesta ahí vara ver al carajo Jurbo desesperado por cogérsela y con ese güevo bien tieso nojoda. En ese momento mi vecina del lado vino a traerme un poco de ponche.

Es una señora joven con un cuerpo bien lindo, aparte vino en ropa de casa, puso el recipiente con ponche en la mesa, se quitó la camiseta y sus firmes y redondas tetas quedaron al aire. Entre Jurbo y yo le quitamos la minifaldita y la braga, le dio por chuparle la verga mientras él oscilaba sus caderas. En ese momento Skyla dijo, "jódalo señora Elmid que él a mí me pellizcó la pepita". Un rato después un chorro de leche salió del güevo de Jurbo que cayó en la cara y las tetas de Elmid. Ella se fue a atender su casa, pero no sin que antes él le diera mano por la pepita diciendo, "Elmid tu marido debe cogerte cada noche toda la noche porque eres todo un caramelo". Ella salió y quedamos nosotros, Skyla volvió a invitar a Jurbo a cogérsela.

–– Aaassshhhiii nojoda, que ese pipe me desmorone la pepita, ssshhhiiijjj, aaahhhjjj... dame bastante güevo gran marica...
–– Tienes la pepita liviana carajita, que bonito siento ese coño... te mueves muy bien como una... aaahhhjjj, aaahhhjjj, aaassshhh... qué pepita más bella...
–– ¡¡¡aaayyy nojoda gran marica...!!! que primero me pellizcas y ahora... aaahhhjjj... sigue así gran cabrón...
–– No quiero que llores como una puta sino como una carajita, hazte que mi pipe te llega hasta los intestinos, ssshhhiii, aaaiiishhh carajita no cierras la pepita que... ¡¡¡aaayyy...
–– No grites como un marica, grita como un hombre arrecho gran cabrón, mmmaaasshhh... méteme ese güevo nojoda, dame... ¡¡¡aaayyy gran marica!!! ¡¡¡dame... ssshhhii... mmmaaassshh!!!
–– Qué bella tienes esa cuca, toda tú estás como para darte verga, aaassshhhiiijjj, ssshhhiiijjj, qué pepita tan linda la tuya carajita...
–– Todavía tienes que mejorar gran pendejo, coges como un marica, quiero un carajo que sepa cogerme.

Una vez que Skyla y Jurbo terminaron de coger yo le dije, "ahora de aquí no te puedes ir hasta que no almorcemos y cuidado con guardarte el güevo porque no te está permitido. Yo me volvía poner mi bata, Skyla se quedó sin nada a condición de que el carajo no la iba a tocar. Yo me agachaba de vez en cuando para que me viera el culo sin tocármelo. Su celular sonó con una llamada de su mujer preguntándole si ya el padre de mi hija había concretado con él. Él contestó que todavía lo estaba esperando y la escuché decirle, "si te llegas a coger a Kodet o a Skyla, trata de traerme un poco de leche no la dejes toda por allá". Yo le dije, "es decir que antes de regresar a casa tienes que meterme el pipe a mí.

Almorzamos y me cogió, no sé cómo le fue en su casa pero sí sé que mi hija nos grabó con el celular y cuando mi marido lo vio lo que dijo fue, "parece un novato, va a tener que venir aquí más a menudo para que ustedes lo enseñen a coger". Syle le dijo, "lo lindo de que me coja un marica nuevo es que la pepita se me pone más fuerte". Antes de dormir jugamos con unas cartas eróticas en las que aparecen fotos de mirado cogiéndose a otras. Le dije que tenemos que hacer unas con las fotos de otros carajos cogiéndome y me dijo eso le parecía muy buena idea. Por su parte Skyle agregaba, "yo sé que esas carajitas quedan exhaustas cuando papi se las coge, son tan pendejeas que no aguantan un pipe como el de mi papá"

Algo que poco pasa es que mi hija Skyle me tocó las tetas para que a mi marido se le parara el pipe. Cuando lo tuvo bien parado nos preguntó si podía quedarse a vernos cuando cogíamos algo con lo que no estuvimos de acuerdo pero igual ella nos espió y nos grabó. Unos días después estábamos las dos viendo el video y ella decía, "qué lindo es ver a papi y a mami cogiendo, ojalá una noche de estás los pueda ver sin tanto filtro". Le dije que por mí no hay problema pero que su papá no quiere porque piensa que su güevo es para mí no para su hija". Pero aun así ella quiere que él esté en casa la próxima vez que venga un carajo mandado por él o que le mande a uno que se la sepa coger mejor.

En ese momento él le tocó el culo como respuesta de que va a tratar de hacerlo como ella se lo pide.


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

ElevoPress - Servicio de mantenimiento WordPress Librería online y red social de lectores

Síguenos en:

Facebook Twitter RSS feed