Aurea

Por
Enviado el , clasificado en Microrrelatos
171 visitas

Marcar como relato favorito

No estéis tristes cuando no esté, cuando nuestras conversaciones se echen en falta, cuando se haga presente el hueco en la mesa. No os olvidaré y sé que vosotr@s a mí tampoco y eso es algo hermoso.

Siento orgullo por la tierra en la que nací y cariño por las personas con las que conviví en ella, muchas de las cuales me despiden ahora con un aplauso cerrado y lágrimas en los ojos, sin querer marchar de mi lado, intentando de que el tiempo se detenga, cuando menos por un instante.

Mi madre y mi padre escogieron mi nombre, pero la vida me dio otro: fortaleza, que podría haber sido también sacrificio o resiliencia.

Muchas fueron las pruebas superadas,  en gran medida a un alto coste, siempre con la esperanza del nuevo día que promete el ocaso y que cumplen los rayos de sol al amanecer.

Quise y fui querida, luché por los míos y también ellos y ellas estuvieron junto a mí cuando los necesité.

Gente que me importasteis, personas a quién os importé estáis ahora alrededor de mí, como fue siempre, como es hoy.

Recordad mi sonrisa,

recordad mi energía,

recordad los momentos que vivimos juntos: los días claros, pero también las tormentas.

Recuerdos de nuestras vidas.


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

ElevoPress - Servicio de mantenimiento WordPress Librería online y red social de lectores

Síguenos en:

Facebook Twitter RSS feed