OBSEQUIO SONORO

Por
Enviado el , clasificado en Cuentos
391 visitas

Marcar como relato favorito

Tenía las rodillas separadas lo suficiente como para que el carajito que estaba en la mesa de enfrente fijara más los ojitos en mis bragas que en el libro y el cuaderno. Yo me hacía la que no me estaba dando cuenta porque además tenía que terminar de copiar cuanto antes, la señorita que atiende la biblioteca nos había avisado que dentro de poco iba a cerrar así debíamos darnos prisa. Terminé, con lo que había copiado tenía lo suficiente, si faltaba algo podía acudir a mi teléfono que todavía tenía saldo de navegación. Me levanté con la falda pegada a las piernas, el carajito que se llama Nogle me dijo que podía ayudarme mientras llegábamos a una parada para abordar el bus. Estaba feliz de haber encontrado varios datos que posiblemente le darían originalidad a mi informe, para mí era toda una hazaña.

La vaina fue que llegó me un mensaje de voz de parte de Nogale para decirme, "discúlpame Dawn pero necesito que vengas para que hagamos el trabajo juntos". Pensé para mí misma como sabe que me llamo Dawn, si sería que además de la tarea tenía algo más que decirme. Llamé a mi mamá, ella me dijo que podía ir así que preparé todo para hacer el informe en la casa de Nogle, me saludó con una buena apretada de brazos y me regaló también una levantada de falda con lo que me magreó firmemente y despacio las nalgas. Yo lo correspondí con una buena chupada de güevo, hasta que me pringó la cara con su leche. Nojoda qué informe ni qué nada, me mandó a tumbarme en el suelo, se sentó sobre mi abdomen con su pipe derecho en dirección a las tejas.

De ahí me paré con la espalda estropeada pero con la pepita hormigueándome. Lo que queríamos era seguir cogiéndonos pero abrimos un espacio para la transcripción, todo fue cuestión de escanear y editar para que los trabajos tuvieran algo que los diferenciara, después imprimimos y todavía nos quedó tiempo para seguir con el juego porque, desde el momento en que su mirada se fijó en mis mulos y mis bragas en la biblioteca sabía que tenía una verga bien bella. Le dije que si su pipe era capaz de romperme las bragas yo sería de él cada vez que me necesitara, mi coño pasaba a ser de su propiedad para que se lo cogiera dónde y cuándo le apeteciera. No sé cómo pero me restregó las bolas y el güevo hasta que mis bragas se rasgaron, tuve que quitármelas, se las di como regalo.

Yo pensé que como ya me había bañado la cara con esa leche, no le quedaba más pero ahora era cuando en ese pipe había qué darle a mi hambrienta cuca. "...aaahhhjjj, nojoda carajito, que si así tienes esa verga ahora, cuando seas un carajo grande segura que vas a matar a más de una". "...tienes una buena pepita y un buen culo, pero te falta, todavía te mueves como una carajita". Eso me hizo pensar que ya algunas carajas grandes le han dado pepita, eso quiere decir que yo mejor que ellas aun siendo todavía una carajita pequeña. "Cogerme a mí es mejor que a ellas porque yo todavía tengo la cuca pequeña y cerrada, ellas la tienen grande y abierta de tanto coger". "muévete un poquito más rápido mi linda y bella puta que ahora tu pepita es algo de mi propiedad"

— ... Aaahhhyyy, nojoda carajito que tienes el güevo arrecho... aaayyy, aaaiiissshhh, aaahhhyyy...
— No digas tanto ay que esa pepita lo que está es falta de pipe así que aquí tienes el mío...
— Es que ese pipe me perfora la pepita... aaaahhhyyy... ¡¡¡aaayyyy nojodaaa...!!! ¡¡¡me estás quemando toda la pepita...!!! aaaiiissshhh
— Mueve esa pepita carajita, como que tuvieras ganas de que te coja... muévela bien, aaassshhhiii, aaassshhhiii... qué bello es esto de tenerte como mi puta personal carajita..ssshhhiii, ssshhhiii...
— Sí, soy tu puta personal pero tu verga me está quemando, siento mordidas en todo mi coño... aaaiiissshhh, aaaiiissshhh nojoda... ¡¡¡aaayyy nojoda...!!!
— Entonces quéjate como que te doliera mi carajita, ¡¡¡vamos, grita bien duro...!!! así me gusta que seas una puta obediente carajita, aaassshhhiii, ssshhhiii... aaahhhjjj...linda que te pones cuando gritas como una pendeja...
— Gracias por darme ese güevo tan bello Nogale, quiero más esta noche.

La cogida fue buena, llegué a la casa a la hora de la comida, le mostré a mi mamá el informe impreso, todo salió sin inconvenientes. Esa misma noche mami invitó a Nogale a pasar un rato con nosotras, mami y yo estábamos en ropa de casa que es muy ligera. Él le dijo, "señora Digba, su culo es un primor". Ella contestó, "toda yo soy un primor, pero supe que Dawn te dijo que ahora eres el propietario se su coño así que prepárate porque vas a quedar estropeado". Entre risas el dijo aun siendo todavía un carajita ya había cogido pepitas grandes, mami le dijo, "la mía no es muy grande pero a lo mejor se antoja de tu verga". Esa noche volvimos a echar otra cogida todavía más escandalosa, cada vez que gritaba un "ay" muy duro mi mamá se asustaba.

Las visitas a la biblioteca se hicieron más frecuentes, cada vez había más motivos para yo ir a su casa normalmente en ausencia de sus padres, o para que mi mamá lo invitara a comer con nosotras. Hubieron momentos en que se cogió también a mi mamá, se hizo un éxtasis para ella chupar el pipe de Nogale y extender sus piernas lo más separadas posible para que Nogale le tocara o mamara la pepita. Lo que no logró fue romper las bragas de mi mamá con las bolas o el güevo porque ella las usa de una tela más resistente, pero que él raspara sus bolas y su güevo por esas bragas hacía que mami después lo recompensara con lo que él quisiera. La cuca de mami también fue de él, a las dos nos emocionaba mucho verlo con su güevo bien parado.

También fue lindo cuando las dos lo pajeábamos, yo tenía las tetas pequeñas y mami las tenía un tanto más redondas, pero nos gustaba verlo poner la cara de varias formas cada vez que le sujetábamos el glande con los dedos para luego frotarle la verga con nuestras pechugas. Recuerdo una tarde que teníamos visita y él vino para hacer una tarea junto conmigo, antes de retirarse a su casa mi mamá le abrió la cremallera y le sacó el güevo, se sonrojó mucho de que otros le vieran el pipe, mi mamá le dijo que estábamos en confianza pero igual era algo que lo acorralaba. Una de esas noches que pasó con nosotras y se estaba cogiendo a mi mamá, ella le dijo que la pusiera a gritar, el carajito le metió su verga my rápido y mi mamá tuvo que gritar duro.

Eso fue cuando estaba en la escuela, ahora que soy adulta todavía de vez en cuando me pongo en contacto con Nogale para pasar un rato y que vuelva a cogerme.


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

ElevoPress - Servicio de mantenimiento WordPress Zapatos para bebés, niños y niñas con grandes descuentos

Síguenos en:

Facebook Twitter RSS feed