Una noche muy esperada

Por
Enviado el , clasificado en Adultos / eróticos
6448 visitas

Marcar como relato favorito

Son las 10 de la noche y te espero con ansias, ya quiero que suene mi teléfono y que me digas que has llegado. Estoy terminando de arreglarme para tu llegada cuando suena el teléfono. Eres tú pidiéndome la llave para entrar. Me asomo por la ventana y recibes la llave, ingresas y te espero al terminar la escalera. Por el frío traigo una chamarra puesta. Te recibo con un beso y al ingresar te abrazo y mis manos recorren tu espalda mientras te sigo besando. Me quito, abro un poco la chamarra para que veas que no traigo nada debajo, me pides que pasemos a la recámara. Me siento en la cama y te pones detrás de mí, comienzas a bajar mi chamarra de los hombros mientras me acaricias y me muerdes sutilmente el cuello. El sentir de tu respiración comienza a elevar mi temperatura, mi cuerpo se estremece al sentirte. Sigues bajando la chamarra y me acaricias los senos, y con besos y mordiditas vas bajando por mi espalda. Ya quiero voltear para desvestirte, pero te levantas de la cama y me pongo delante de ti para quitarte la playera y te beso cada parte de tu pecho, abdomen, mientras mis manos desabrochan tu cinturón y… “wow”, al quitarte el pantalón me encuentro con tu verga que ya está super dura y ya está lubricándose. Me la deslizó en la cara y con la lengua rodeo la cabecita, poco a poco me la voy metiendo a la boca hasta que llega a mi garganta. Comienzo a presionar con la garganta y a succionarla, que rico sabor tienes, un sabor que no olvidaré y que me estremece tanto que ya estoy húmeda. Hace tanto tiempo que no nos vemos y que deseamos estar juntos que ya estás a punto de terminar y me pides terminar en mi boca. Solo muevo la cabeza en señal de aprobación y coloco mi mano para acariciarte más rico y me ayudas con tu mano sobre la mía a llevar el ritmo de lo que te gusta. Me chorreras un poco de semen en la cara y la otra parte en mi boca, que delicia me encanta el sabor de tu lechita. Me quitó el semen de la cara con mis dedos y me los chupo para no dejar rastro. Me acuestas en la cama y me acomodo de tal manera que terminas de quitarme la chamarra y solo traigo una pequeña tanga, que no me quitas, solo la haces aun lado y comienzas a besar, lamer y saborear mi pucha, la cual ya está bastante mojadita. Que rico mueves tu lengua y esos dedos que introduces me hacen sentir el cuerpo a punto de explotar. Te pido que no te detengas, con mis manos empujo tu cara más a mí y haces que termine mojándote por completo la cara, tu barba está llena de mis fluidos. Te acercas y nos besamos, la combinación de tu sabor y el mío es algo tan excitante que solo nos tomamos un pequeño descanso cuando ya queremos continuar, pero ahora con una deliciosa penetración…


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

ElevoPress - Servicio de mantenimiento WordPress Zapatos para bebés, niños y niñas con grandes descuentos

Síguenos en:

Facebook Twitter RSS feed