Un dildo muy especial parte 2

Por
Enviado el , clasificado en Adultos / eróticos
3582 visitas

Marcar como relato favorito

Me tomó tiempo quedarme sol@ en casa después de lo que publiqué en mi relato "un dildo muy especial"; pero finalmente llegó el día, por fortuna tuve oportunidad de enterarme con tiempo suficiente para aprovecharlo mejor y algo me pone muy caliente no tener sexo o masturbarme por lo menos 3 o 4 días, entre más pasa el tiempo más fantaseo y lo disfruto más. No quería ponerme solo medias y tangas de mi esposa, quería probar algún vestidito, falda o los llamados "bodies", me fascina como se ven las mujeres con eso, muy de putitas… El problema era que, si compraba algo así, lo tenía que tirar ya que no es fácil esconder cosas en casa, así que empecé a buscar sitios donde los vendieran y resultó que no eran nada baratos, además de que también quería ver compraba algún juguete nuevo. Mi búsqueda dio con un sitio que se llama la capital del sexo en CDMX, así que decidí darme una vuelta y había un montón de locales,  para mi sorpresa también algunos  donde vendían ropita y bodies muy baratos en comparación con los que había visto en línea; aquí un dato curioso, en estos lugares la gente que atiende es bastante abierta y directa (como debe de ser), pero cuando me preguntan ¿lo quieres para ti?, no logro superar la pena y siempre contesto, "No, es para mi esposa que también es "grande" como yo…" En fin, estaba ansios@ por probármelas, así que terminé mis compras y regresé a casa.

Todo estaba listo para comenzar mi ritual; un buen baño seguido de una depilación con toda calma disfrutando del agua caliente mientras voy imaginando mil cosas, ya estando en la cama con mis outfits listos lo primero que saqué de la bolsa fue el bodie, era tipo malla de red para todo el cuerpo con una abertura lo suficientemente grande para penetrar por atrás o adelante, la sensación de tener mi cuerpo cubierto con eso hizo que tuviera una erección deliciosa, me puse frente al espejo y me excité tanto que ya quería jalármela, mi corazón palpitaba con una emoción que hacía tiempo no sentía pero me tranquilicé, aún faltaba por explorar y no iba a permitir que la calentura me ganara tan rápido.  Este bodie a pesar de ser unitalla, si me empinaba se estiraba mucho ya que soy algo alt@ y perdía el encanto de verse sexy, por lo que pasé a mi segundo atuendo, un vestido de licra pegadito al que combiné con un liguero-media que resultó mucho mejor y más sexy... no fue necesario probar nada más, eso me cautivó y ahora sí estaba preparad@ para el segundo encuentro con el que ahora llamaré, mi dildo favorito. 

Quería que desde el principio fuera más placentero todo, así que me unté un poco de crema que desensibiliza y la dejé actuar por unos minutos antes del lubricante (por cierto, recomiendo el XY, es el mejor de todos los que he probado ya sea para anal o vaginal). Me puse manos a la obra y comencé con el "starter", un dildo rígido delgado color naranja que tendrá el grueso de un dedo, lo suficiente para abrir camino sin ser molesto, el espejo de frente no podía faltar mientras me lo metía... no sé si las ganas, el atuendo la crema o qué pero so metí como si estuviera penetrando a la más mojada de las mujeres... no sentí nada y se me fue al hasta el tope... ni siquiera tuve que pasar tiempo para relajarme, empecé un mete y saca rico que no duró más que un minuto antes de que pasara a mi favorito,  me puse en cuatro me daba golpecitos en el culo con él, como si alguien estuviera tallándome su verga en medio de mis nalgas, haciendo que mi deseo fuera mayor… de pronto llegó el momento, lo coloqué sobre una tablilla pequeña para sujetarlo con la base de succión y me fui sentando poco a poco sobre él (recordé que en mi primer encuentro entró más fácil en esa posición que con las piernas abiertas), me resultó increíble darme cuenta lo fácil que se estaba dando todo y lo dispuest@ que estaba, conforme me penetraba la sensación fue muy distinta; si bien sentía cómo me estiraba, no había dolor, logré en el primer intento meterme unos 2 cm más allá de la cabecita pero me lo saqué por mi asombro, quiero enfatizar que es un juguete ligeramente más ancho que el promedio.

Vamos por más - Pensé - después de unos minutos de descanso, puse un poco más de lubricante para darme otro sentoncito… calculo que llegué a la misma distancia, pero entró como anillo al dedo… ¿y si continúo un poco más? - total lo peor ya pasó, lo saqué nuevamente, puse más lubricante (esto es básico para no lastimarse) ¡y adentro! En cuestión de nada ya estaba completamente sentad@ en él,  me sentía plen@... era una puta feliz comiéndose una verga deliciosa con el culo,  los huevos de ese gran pito estaban junto a los míos… no me moví durante un tiempo para catarlo como si fuera un buen vino,  sentía un calor en mi cara inmenso y  mi respiración era agitada, por fin me levanté con mi taponcito bien puesto, lo metía y sacaba despacio... lo pegué en una pared para disfrutarlo en mi posición favorita pero fue demasiado, como cualquier adolescente precoz no pude más con la calentura y un par de jaladas fueron suficientes para que saliera toda mi lechita...  "debo controlarme mejor para la siguiente" - Pensé.


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

ElevoPress - Servicio de mantenimiento WordPress Zapatos para bebés, niños y niñas con grandes descuentos

Síguenos en:

Facebook Twitter RSS feed