Reencuentro con mi Ex en un Motel

Por
Enviado el , clasificado en Adultos / eróticos
7348 visitas

Marcar como relato favorito

Me subí a su coche, era una mañana lluviosa, yo estaba muy nerviosa, lo vi, y me sentí aliviada, le dije: ah si t levantaste, el solo avanzó y siguió manejando recto, pregunté, ¿a dónde iremos? El respondió, tú di a donde quieres ir, está lloviendo respondí así que, no hay muchas opciones, dijo que llegaría al Oxxo y nos estacionamos, se quedó quieto y volteó su cuerpo hacia mí, me besó, fue tierno y convincente a la vez, y dijo, Buenos días...

Bajó a comprar y cuando regresó me preguntó si íbamos a un Motel, yo enseguida dije que si, buscó uno cerca por internet y ahí llegamos, al entrar le dije que era la segunda vez que entraba a uno, y pregunté, que se hace en estos lugares (sarcásticamente). Ver televisión dijo él, pusimos música electrónica y apagamos las luces, solo la luz de la televisión nos alumbraba, se medio acostó recargado a la cabecera y me puse a su lado, nos empezamos a besar con tanta pasión que mi respiración se aceleró, se colocó frente a mí y empezó a desabrochar mi pantalón para besar mi estómago, metió sus manos a mi cadera por atrás y sintió mi tanga que traía puesta, eso lo excito y se sentó de tal modo que me subió arriba de él, sentados comenzó a quitar mi blusa, y enseguida desabrocho mi sostén, me besó los pechos y yo me sentía sumamente extasiada.

Se levantó y me acostó para quitarme el pantalón, comenzó a besarme toda hasta que se quedó detenido en mi vagina, quito mi tanga y comenzó a besarme tan exquisitamente, yo solo gemía de placer, hasta que me hizo terminar.

Después supe que era mi turno, se quitó la camisa y el pantalón, me acosté encima de él y comencé a besar su cuello y a respirarle en el oído, bajé por su pecho y me regrese, me sentía un poco abrumada y sentía que no me animaría a más, pero me deje llevar y me relajé, baje su bóxer y saqué su erecto pene, sin pensarlo mucho me lo metí a la boca, sentí al instante fluido debido a la excitación previa, eso me gustó, así que proseguí a besarlo rítmicamente, me lo metía hasta donde topara y luego otra vez, lo escuchaba como lo estaba disfrutando, después de un poco me preguntó; puedo terminar en tu boca, yo solo asentí, en eso sentí como mi boca se inundó, después nos acostamos y platicamos de nosotros, abrazados.

Al poco rato comenzamos a besarnos de nuevo, no he besado a nadie como a él, es como besar con desesperación sintiendo cada movimiento y cada parte de sus labios, metió sus dedos a mi vagina y empezó a tocarme, a mí me encantó esa sensación. Me subió arriba de él y comenzó a meter su pene, solo al ver su mirada de placer yo me mojé demasiado que facilitó la penetración, me comencé a mover y me detuvo para ponerse un condón porque quería terminar adentro, después de un rato más terminó,

Volvimos a hacer una pausa, mientras, bromeábamos y pasábamos el rato

La última ronda, seguimos besándonos y me tiro a la cama mientras se hincaba para penetrarme, mis piernas estaban sobre su cuello, en eso me voltea, yo sabía que posición quería así que me acomodé y comenzó a meterme su efecto pene, yo me excite al ver cómo nos veíamos en el reflejo del espejo, y comencé a moverme pero me paró, lo excitó demasiado y terminó afuera, me acostó de nuevo, boca arriba y se hincó en el suelo, jaló mis piernas hasta que mi vagina estaba en su boca, me besó tan rico que tuve uno de mis mejores orgasmos.

Fin


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

ElevoPress - Servicio de mantenimiento WordPress Librería online y red social de lectores

Síguenos en:

Facebook Twitter RSS feed