Gobierno de alquiler

Por
Enviado el , clasificado en Humor
198 visitas

Marcar como relato favorito

Todo empezó en un país del Tercer Mundo. Sus habitantes cansados de tantas guerras, tomaron el control del estado que estaba a punto de fragmentarse en mil pedazos.

Pero esa población que había tomado el control, no tenía ni la más remota idea de como gobernar. Les faltaba experiencia y conocimientos.

Así que alquilaron un Gobierno a una empresa europea que recientemente se dedicaba a asesorar a países con problemas. No diré su nombre ya que había cláusulas de confidencialidad.

En el contrato de seis años que se firmó, se especificaba que el Gobierno estaría compuesto por un Presidente y veinte ministros, entre ellos el reciente Premio Nóbel de Economía, que años más tarde se descubriría que solo había estudiado contabilidad.

También estaban entre los nuevos mandatarios el equipo de incursión rápida del Vaticano. No podía faltar la religión para los que no entendían de política. Pero allí había mucha "magia y brujería" y no se sabía muy bien como acabaría la cosa del sincretismo.

Entre todos tratarían de abarcar los aspectos de la vida de un país. Cultura, sanidad, educación etc.
Añadieron en el contrato un Cuerpo de Policía y algunos militares para formar un pequeño batallón armado, eso sí, con fines humanitarios.

Todo iba de maravilla si exceptuamos el enfrentamiento soterrado entre el obispo y el brujo decano del lugar. Este último enviaba mal de ojo en rituales en los que sacrificaban cabras vestidas de curas católicos. Pero el obispo se protegía con exorcismos "anticabras demoníacas".

Mientras tanto, el país que hacía frontera al Este viendo el panorama contraatacó alquilando a los orientales un batallón de élite y el armamento más sofisticado. No podían permitir que sus vecinos fueran tan civilizados.
¿Qué harían ellos, que sólo sabían pegar tiros y liquidar a todos los qué no piensen igual?

El país del sur se dió cuenta de toda la movida y se puso al día adquiriendo armas químicas de precisión, por si acaso. Se trataba de "PanDemoniun666", una multi-bomba fétida de alta persistencia. No mataba, pero contaminaba el lugar durante años haciéndolo inhabitable. Costaron una pasta, pero ahí estaban ellos, sin dar un paso atrás.

La cosa se calentaba y las empresas mandaban agentes comerciales de aquí para allá en misiones de venta al por mayor. Todo estaba en oferta. Pedías una discoteca y ¡Pumba! Allí estaba. Qué te apetecía una Iglesia, al día siguiente montada. Pero eso sí, lo que más se vendió fueron bares tipo pub inglés.

El país tenía minas de diamantes y de oro, pozos de petróleo, de gas, minerales raros. Podían pagar todo lo que quisieran y habían elegido bien. Querían civilización y bienestar. 

Pero los países vecinos no estaban por la labor, así que empezaron a negociar. Aún no se sabía de qué, pero las posiciones ya se estaban tomando. Decidieron que las reuniones de trabajo se harían en el Gran Hotel de la capital, en sus amplísimos salones de congresos. También habría bailes regionales, desfiles de trajes típicos, música, etc..., Sin olvidar la degustación de comida tradicional todas las tardes a las seis.

Las conversaciones de paz fueron un éxito, sobre todo para las empresas europeas que no paraban de vender sus productos. Estuvieron dos meses negociando y al final lo más difícil fue como ponerse de acuerdo para clausurar las conversaciones. 

En realidad no se sabe muy bien cuándo acabarán, se lo están pasando tan bien...

Yo me fui de allí y la fiesta continuaba.

 

 

 


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

ElevoPress - Servicio de mantenimiento WordPress Librería online y red social de lectores

Síguenos en:

Facebook Twitter RSS feed