El sicópata de los peluches

Por
Enviado el , clasificado en Intriga / suspense
176 visitas

Marcar como relato favorito

Villa Maestranza, San Bernardo, Domingo 18 de agosto del año 2012

Cuando el reloj marcaba las 21:09 hrs,  la noche se cerraba con un gran frío que precedió a una ligera lluvia, hacía que nadie estuviera en la calle a esa hora,. Por la calle  Baquedano con gran velocidad un Chevrolet Camaro color blanco con líneas plateadas, tras de él a unos 10 segundos lo seguía una Van negra con gris, dentro de ella iba la familia Villarroel Pozo, que con gran desesperación perseguía al deportivo. Por la vía férrea se aproximaba el convoy que se dirigía a Santiago desde Rancagua.
  - justo a tiempo - dijo el piloto del Camaro, quien disminuyó la velocidad hasta que la van familiar se acercó,  cuando estaba a tres minutos del deportivo el piloto del Camaro aumentó la velocidad hasta marcar 180 kilómetros por hora y doblando a la izquierda por la avenida San José, a raíz de la gran velocidad y el brusco viraje el Camaro derrapó, pero la pericia del piloto hizo que cruzará la vía férrea sin problemas, los integrantes de la van pensando que se perdería tras el tren aumentaron la velocidad, pero el pesado vehículo derrapó al tomar la calle San José y volcando quedó en la vía férrea volcado, la familia Villarroel, no terminaba de recuperarse cuando fueron golpeado por la locomotora, quién como si fuera una pelota de cuero lo lanzó tres metros, cayendo por el costado izquierdo, segundo más tarde un golpe del tren destrozó el techo del vehículo, arrastrando la van por unos metros, solo un taxi y una camioneta Chevrolet luv se detuvieron para prestar ayuda, los maquinitas después de informar del accidente bajaron a ayudar, en la esquina de la calle San José un sujeto de botas y pantalón negro observaba  la terrible escena, dando media vuelta subió al Camaro que estaba estacionado un par de metros y se perdió por la avenida San José.

El Toyota Corolla tuning blanco se estacionó en la esquina de San José y avenida Portales de su interior desciende la periodista Carla Moretti Alcamán, una reconocida periodista investigadora que sacó a la luz casos de corrupción y pedofilia,  De padre italiano y madre mapuche nació en capitán Pastene,  el 16 de noviembre de 1984, morena, de ojos negros y 1,74 mts de estatura, de  gran hermosura, preparando su cámara fotográfica, se acercó al carabinero que custodiaba el cordón policial.
  - sargento Morales, buenas noches-
  - buenas noches señorita Moretti, veo que trabaja hasta los domingos-
  - yo solo pasaba por acá, venía de Buin ¿que tenemos?
  - nada interesante, un accidente de tren-
  - puedo pasar?
  - bueno, pero ya sabe las reglas- dijo el carabinero levantando la cinta

La periodista saco fotos del área del accidente y al acercarse al automóvil que estaba siendo levantando dedujo que los cuerpos habían Sido removidos.
  - no la dejan tranquila ni los domingos-
  - capitán Lazcano, buenas noches-
El carabinero se paró al lado de la periodista y le dijo
  - es el peor accidente que he visto, a las víctimas tuvieron que sacarlos por pedazos-
  - por pedazos ? Preguntó la morena
  - imagínese un paquete de galletas, que se cae al suelo y lo pisa, después abre el paquete y saca las galletas?
  - se sacan en pedazos-
  - pero el caso pasará a la fiscalía, las víctimas eran la familia Villarroel pozo
- ¡ La familia de Joaquín Villarroel ! Pero, no estaba en un nvestigacion de estafa y cómplice de malversación de fondos público- 
  - si así es, bueno Carlita, debo supervisar el procedimiento, la dejo, llegué bien a casa-
Al salir de la escena del accidente, Carla se encontró con los maquinitas, que en la esquina de San José, fumaban un cigarrillo, utilizando su belleza y las técnicas para sacar información se acercó a ellos
  - buenas noches, que pasó? Preguntó Carla
  - no sabe lo terrible de la escena, se voltearon y no pudimos parar la máquina a tiempo ¡ Fue horrible! Relató uno de los maquinitas-
  - pero por qué no pararon y respetaron la señalización?
  -  porque estaban persiguiendo a un auto blanco... Que auto era- le pregunto a su compañero de la máquina-
  - era un Chevrolet Camaro blanco - dijo al otro máquinas
  - oh, ya veo, gracias - dijo Carla y  caminando pateó un oso de peluche que estaba en el suelo, la morena lo tomo y a pesar de estar roto , descosido y sin un ojo, se veía limpio, así que lo tomo y se lo llevó en el automóvil.

Cuando el reloj marcaba las 23:48 hrs Carla Moretti, abría la puerta del departamento que compartía con su pareja el psicoanalista Andrés Iturriaga en el sector del llano Subercaseaux, al dejar su bolso, el abrigo y el oso de peluche en el sofá, en la cocina América sobre la pequeña mesa había unas tablas de sushi y 
Su pareja, ponía las cervezas heladas en cada  puesto.
  - oh amor mío! Perdóname, pero....
  - no te preocupes si sé que así es tu trabajo- dijo el psicóanalista
Se sentaron a comer, hablaban sobre el día.
 - y como está tu madre? Preguntó Andrés
  - bien, fuimos al cementerio a ver a mi padre -
  - pero no se siente sola?
  - mi madre está con mi tía Antonella y se llevan muy bien-
 - así que fue un accidente ferrodiareo?
  - si y las víctimas fue la familia de Joaquín Villarroel pozo 
  - benjamín ¿ El corrupto?
  - si y toda su familia, fue horrible-
  - Carla y ¿ Ese oso que trajiste? 
  - estaba cerca del accidente
  Andrés tomo el oso y lo contempla -
Pero como traes un oso de la calle!
- pero cuál es el problema Andrés? Además está limpio, puede que a un niño se le cayó de un automóvil-
  - y si este oso es parte de la escena del accidente!
  - oye, hueon, que mierda te pasa, no entiendo tu reacción-
  - perdóname mi amor, pero es que, ese oso me hace recordar, mi niñez en el hogar de menores, teníamos juguetes sucios y estropeados- Carla abraza por detrás a su novio.
  - pero cuando tenías siete años te adoptaron y eres ahora un gran profesional-
Carla lo toma del hombro y con una sonrisa mutua, siguieron coniendo. En la noche Carla desnuda en la cama boca abajo dejaba que Andrés besara su cuello y tocará sus pechos.
  - que pasa Carla, estas con la cabeza en otra parte-
  - es que el oso no está mirando dede el sillón del comedor-
  - ahhh, pero es un peluche, que acaso, se va a masturbar tomando una cerveza?
  - cierra la puerta por favor Andrés- al cerrar la puerta Carla miraba al oso, que la miraba con una expresión, augurando a la periodista días perturbadores.

Continuara...


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

ElevoPress - Servicio de mantenimiento WordPress Librería online y red social de lectores

Síguenos en:

Facebook Twitter RSS feed