Neoclima

Por
Enviado el , clasificado en Humor
170 visitas

Marcar como relato favorito


Habíamos descubierto el "clima artificial". El hombre del tiempo pasó a la historia. El planeta colapso y los ecosistemas desaparecieron. La vida al aire libre era un recuerdo.

Pero la emergencia agudizó el ingenio y se descubrió la forma de hacer el clima, empaquetarlo y venderlo. Fue un éxito total.

Si por ejemplo, tenías un terreno de una hectárea, podías comprar un clima que ocupara toda la superficie. Sin embargo, en las ciudades era el ayuntamiento el que decidía para toda la población. No obstante, también podías comprar un kit para interiores. 

Los dispositivos tenían el tamaño de una taza, con un botón de on/off, y cuándo lo ponías en on, se desplegaba una pantalla virtual de luz, donde podías seleccionar ciertos criterios del funcionamiento.

Por ejemplo, si comprabas el kit "cuatro estaciones" y lo dejabas a su bola, iba recreando el clima de un año entero. Pero también podías alterar la secuencia de las estaciones y repetir el verano u otra estación en todo momento.

Ahora ya no sabías que te esperaba cuando te invitaban a tomar algo a la casa de alguien, no sabías que ponerte, si abrigarte o ir en bermudas. Normalmente preguntabas:
Que clima tienes ???

Las sequías y las inundaciones pasaron a la historia. Todos estábamos dentro de algún clima. La agricultura estaba controlada y producía más que nunca. Grandes extensiones de terreno cubiertos por las mejores condiciones que se puedan dar. El Neoclima solucionó la falta de espacio, el hambre y muchas enfermedades. El nuevo paradigma cambió radicalmente nuestra forma de ver el mundo. Ya nada existía fuera de los entornos controlados por Neoclima, solo tierra baldía de la que se extraían todo tipo de recursos. 

Las grandes corporaciones que controlaban la producción de Climatika, los dispositivos que generaban el clima deseado, decidieron introducir en los mismos el modo "obsolescencia programada" ya que eran tan buenos que no se rompían y ellos estaban allí para ganar pasta.

Pero surgieron técnicos que podían reparar los dispositivos y darles nueva vida. Entre estos apareció un japonés llamado Sakura, el mejor de todos. Podía ensamblar un aparato con los ojos cerrados.

Pero Saku, como le llamaban sus amigos, tenía planes de expansión. Su proyecto secreto era controlar el clima mundial y borrar del mapa a las corporaciones. Así que estaba acumulando Trodio, un metal muy escaso e imprescindible para fabricar los dispositivos Climatika. 
Saku quería construir un sistema gigantesco que absorbería a los sistemas más pequeños.

Así que fabricó un dispositivo y utilizó todo el Trodio. Pero no sabía con que estación climática empezaría. Llamó a sus ayudantes y jugaron una de parchís: el rojo sería verano, el amarillo otoño, el azul invierno y el verde primavera. El color que ganase sería el inicio

A ver qué pasa...!!!

 


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

ElevoPress - Servicio de mantenimiento WordPress Librería online y red social de lectores

Síguenos en:

Facebook Twitter RSS feed