CUIDANDO A UN BEBÉ NÚBIL

Por
Enviado el , clasificado en Cuentos
290 visitas

Marcar como relato favorito

Ya estaba próxima a jubilarme, me habían encargado el cuidado de un carajito de 13 años que además tiene una novia muy linda. Sabía que la carajita me tenía en distancia porque su novio me había cogido unas cuantas veces, mi coño de vieja era algo muy especial para él porque la pepita de su novia por ser nueva todavía estaba falta actividad. Una noche los padres del carajito me dijeron que se iban a ausentar por algún tiempo así temía que estar muy pendiente de Cerol que era el nombre del carajito. Esa misma noche me cogió estando su novia presente, el pipe del carajito en mi coño y su lindísima novia tragándose la arrechera de vernos. Le dije que abriera las piernas y me pusiera la pepita para yo mamársela pero me dijo que tratara de ser una cabrona inteligente y controlada.

Todo mi coño y hasta la parte externa de los labios de mi cuca se habían mojado con la leche del güevo de Cerol, ya que aun siendo un carajito tan joven tiene ese pipe de muy buen tamaño. Trató de abrazar a Jofer, es decir a su novia que de acuerdo con mis ojos parecía estar al máximo de furia en esa pepita nojoda, la vaina es que por cada paso que Cerol daba para acercarse a ella, ella daba otro para alejarse de él, le dije que por qué tanto rechazo si ella no es ninguna virgencita, me contestó, "no lo soy, pero tengo derecho a que este carajito me respete" Salió un momento a la calle notablemente molesta por lo que acababa de ver, al mismo tiempo con ganas desesperadas de coger con un carajo que tuviera un güevo más grande.

Tomó el celular para llamar un taxi, en ese momento yo le bajé el pantalón, le abrí las nalgas y coloqué la punta de mi lengua en su culo con lo que su rabia empezó a mermar gradualmente, fue lo que pensé, no quería que Cerol se le acercara porque seguía molesta con él. Media hora después se presentó el profesor de geografía, la carajita lo abrazó y se dio un beso bien bello con él, desnuda y adherida a su galán profesor, por supuesto que a él se le paró su verga. Cerol sabía que el profesor se iba a coger a Jofer, que la iba a joder con su pipe para que él supiera lo que es ver a la persona de tu confianza singando con alguien más. El profesor procedió a meter su güevo en la pepita de Jofer con cuidado.

— Aaassshhhiiijjj profersor, aaassshhhiiijjj, aaassshhhiiijjj... aaassshhhiiijjj nojoda, jódame toda, jódame toda... toda, completica profe... aaaiiisshhh...
— Aaahhhjjj carajita, ssshhhiiijjj carajita... eres muy bella cuando estás arrecha... tu pepita es arrecha carajita, tu pepita es tan arrecha...
— Deme con toda su verga profe bello, sígame cogiendo aaassshhhiiijjj, cójame... ¡¡¡aaaiiissshhh nojoda cójame, jódame toda...!!! su verga es tan espeicial... esa sí que es una buena verga...
— Hablas como toda carajita que eres... eso, así... como una buena... aaahhhjjj, aaahhhjjj, tú sí que sabes coger carajita... aaassshhh, aaassshhh, aaahhhjjj eeesssooo carajita...
— Siga dándome pinga nojoda...aaaiiissshhh, aaaiiissshhh, jódame toda con su pinga profe... ssshhhiiijjj, ssshhhiiijjj... póngase más arrecho y deme con toda su verga... aaaiiisshhh,...¡¡¡aaaiiisshhh profe... jódeme con su pipe...!!!
— Me siento otro de poder cogerte carajita... qué pepita tan buena tienes nojoda...
— Jódame con su verga, deme más verga... aaassshhhiii, aaassshhhiii... jódame con su verga arrecha, está bien arrecha...

Cerol y yo veíamos y escuchábamos todas esas pendejadas, se la estuvo cogiendo como por hora y media, eso fue que le dio pipe del bueno nojoda. El carajo quedó cansado de cogerse a Jofer, el pipe se le puso pequeñito, ella le decía, "quiero verlo grande gran carajo, porque todavía tenemos que volver a singar".  El profesor frotó el pipe por los labios del coño de Jofer pero el pipe seguía igual de pequeño, en ese momento habló Cerol para dccir, "si el profe te coge con el güevo frío eso sí que sería emocionante de ver". Jofer lo miró con ganas de desaparecerlo, sabía que así como él la había lastimado al cogerme con ella viéndolo, él también estaba lastimado, pero no lo demostraba. Lo le toqué varias veces el güevo al profe para que se le parara, quería ver la cogida.

Entretanto el muslo de Cerol se apoyaba sobre el mío y su mano sobre mis tetas y mi coño, él sí tenía el pipe muy parado. Por fin el profe se cogió a Jofer y se fue a su casa, volví a decirle a Jofer para mamarle la pepita y esta vez sí aceptó, al mismo tiempo que el pipe de Cerol se ubicaba para que a la par del coño de la carajita, también lo lamiera. Un rato después era ella la que sugería que volviéramos a coger, ahí pasamos le madrugada y buena parte de la mañana, ya que me metía el güevo a mí, me lo sacaba para meterlo en la cuca de Jofer, y otra vez en la mía. No le quedaba mucha leche, quería dársela a Jofer pero ella le dijo que mejor la pusiera toda en mi coño.

Algunos días después supe que el profesor que se había cogido tan lindo a Jofer era su propio sobrino, un carajo muy bien parecido, hijo de una media hermana de la carajita que había ido esa noche darle güevo delante de su simpático novio. Además de cogérsela la ayudó a lavarse la pepita para que no quedara preñada, entendiendo que ella también le lamió a él el pipe. Aparte de todo eso, tras el regreso de los padres de Cerol yo también tuve la oportunidad de entrevistarme con ese profesor porque yo también quería que me jodiera con su pipe como jodió a su tía Jofer. Y la verdad es que la pepita me quedó más liviana después que ese carajo me cogió, ah, conmigo el güevo no se le puso pequeñito después de la cogida, sin embargo le sigue gustando más su tía.

Todo ese vainero es porque en los días siguientes, Cerol compartía su pipe conmigo y con Jofer, a la vez ella le daba la pepita a Cerol y a su sobrino el profe y yo tenía a mi disposición el güevo de Cerol y el del profe. Me jubilé con bonificaciones adicionales y con los padres del carajito contentos de que él me tuviera tanto aprecio juntamente con su novia. Pensé que los padres del carajito no sabían que él me cogía hasta que cierto día el señor Rikug me preguntó si el güevo de Cerol no se había irritado con mi coño, le dije que no ya que mi coño no contiene sustancias irritantes, el carajo me puso su mano en la pepita con lo que entendí que él también quería cogerme, por conveniencia tuve que aceptar que me diera una buena cogida.

A pesar de que formalmente estoy jubilada, tengo que seguir atendiendo en lo personal esas jodederas imaginando que a pesar de ser viaja sigo teniendo una pepita de carajita.


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

ElevoPress - Servicio de mantenimiento WordPress Zapatos para bebés, niños y niñas con grandes descuentos

Síguenos en:

Facebook Twitter RSS feed