La vecina del parking

Por
Enviado el , clasificado en Adultos / eróticos
3636 visitas

Marcar como relato favorito

Llegué a este barrio hace seis años me hice amigos de todos y de todas, mi balcón deba a una plaza pasaban muchas personas por ahí, desde arriba en el tercero la vista se amplía ya que se pueden ver las neas con sus blusas cortas en verano la cual muestra las tetitas, inclusive se llegan a ver los pezones en esas delgadas ropas que usan incluyendo los pantalones cortos que se les ve hasta el culo.

La Laura la que vive en el primero me saludo cada vez que me topo en el ascensor con espejos en las cuatro paredes.

Bajando al parking me la topo me dice que le ayude con la compra le pregunto por su esposo me dice de viaje, al igual que la mayoría de los vecinos se me cae un paquete me agacho le toco el tobillo uyyy que rico me dice, paro le digo que va la condenada me lleva atrás de otro coche más alto me la arrimo a la pared la comienzo a lamer por todos lados, le saco su blusa con cuatro botones meto la mano sin sostén muy fresca la tía le meto las manos en esos mangos con punto de fresa su pezón, me lo lleve a la boca para disfrutarlo sin parar.

La tía me hundía la cabeza en sus tetas mis labios no paraban se besar esos manjares que olían a rosas… lamiendo sin parar un rato mi polla se puso dura me baje la cremallera lo cual eso se dio cuenta ella nos miramos y con la ojos le hice señas que se agachara lo cual se dio cuenta se arrodillo me saco la polla y baje los pantalones para estar cómodo se metió la polla hasta el fondo viendo esos labios color fresa llegar hasta el fondo tocando los huevos, succionaba la polla sintiendo su saliva por mis piernas.

La levanto le bajo esas faldas cortas y sus bragas me lanzo a lamer ese ano si el ojete del culo eso es sabroso un beso negro que nadie lo hace a veces se lo pregunto si se lo hacían me dice que no, que no parara alargue la lamida hasta la raja del chocho entre sus piernas estaba perdido lamía sin parar.

La giré delante mío me pongo frente a ella le separo las piernas le comienzo a meter la polla dura y venosa lubricada con su saliva sus ojos me volteaban para atrás no es yo tenga una tranca gigante pero si generosa, se la metía y sacaba sin parar, aprovechaba para lamer esas tetas de mango y fresones, le levante las piernas para acercarme más llego hasta los huevos chocando entre ellos con el golpe que se oía por todo el parking to, to, to , to una y otra vez cada vez más fuerte, eso era la gloria.

Seguimos así un roto cuando de repente de entre medio de las columnas sale una sombra que se acerca la vi de reojo pero ella la vio de frente con su mirada me decía que algo estaba pasando, el marido ha suspendido su viaje y nos sorprende en pleno follada, me dice sigan no se preocupen por mi yo con la verga dura le seguía dando cuando el tío se saca la camisa, se baja el pantalón y saca su verga se pone detrás mío a ver vecino compartamos todo vale y cuando digo todo es todo se baja a lamerme el culo y me lo moja ¡He visto como miras del tu balcón a todos e incluso a los que orinan por la noche con tus prismáticos, se para y comienza a meterme su verga blanca venosa ! , me quedo quieto un rato no pares de follar a mi mujer me dice, me la metió toda comenzó a darme que me empujaba contra la mujer de él los tres, era la fuerza que me penetraba que de un momento a otro salió mi semen por los lados de la vagina de la tía que no salía del asombro que su marido folle a otro tío estaba yo en medio que agarro las piernas de ella y su verga penetraba toda en mi sus huevos chocaban hasta que él se corrió con un quejido de satisfacción que se oía de eco por el parking me la saco y salí de ahí satisfecho por todos los lados quise gozar y me gozaron pero en fin así es la vida.


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

ElevoPress - Servicio de mantenimiento WordPress Zapatos para bebés, niños y niñas con grandes descuentos

Síguenos en:

Facebook Twitter RSS feed