novam vitam (1)

Por
Enviado el , clasificado en Reflexiones
163 visitas

Marcar como relato favorito

El edificio es inmenso y con tantos pasillos es casi imposible encontrar la oficina que buscas. Me habían llamado de la sección amarilla, donde se estudian las peticiones de una nueva vida en el planeta humano.

La puerta es la conocida como "krystalica" y allí me espera una entrevista con el "novam vitam procurator". El decidirá si estoy preparado o me manda a algún otro mundo.

-¿Por qué quieres ser humano?- pregunta de inmediato.
Su voz suena terriblemente disuasoria, algo así como
fuera de aquí, no me hagas perder el tiempo.

- Por las experiencias que solo se pueden vivir allí - contesto - y además he investigado y dicen que es donde se puede ascender al último estado - digo subiendo un  pelín la voz, sin pasarme.

- Fakes, mentiras, chorradas - grita - allí solo hay sufrimiento de todos los tipos. Por aquí ese lugar se conoce como "mundo sufriente". No vayas allí, te hará muy desgraciado y no conseguirás nada -

Pero yo insisto y argumento que también hay amor, compasión, emociones de felicidad y experiencias únicas. Y que se pueden compartir con otros seres.

Entonces él contra-ataca y dice que también hay odio, maldad, violencia y guerras incomprensibles para la más mínima inteligencia. Es más  difícil sobrevivir y ser feliz en mil vidas allí que una vida en otro mundo. 

"Dispones de múltiples mundos paradisíacos y quieres ir al más penoso y enrevesado. Allí, uno dirá que sí y él otro dirá que no, para entrar en una guerra de egos que arrastrará a todo el que se entrometa. Es una competencia sucia en todos los niveles de la sociedad. Viven en una disputa constante que los arrastra al enfrentamiento por las cosas más estúpidas".
- Desiste - acabó diciendo

- Imposible - me defiendo, llevo micro-eones estudiando el mundo humano y sé que lo conseguiré.

- Que no te disuelva el orgullo - aseveró 

- Si, es cierto dije yo, mi problema es haber existido demasiado  tiempo en el mundo de los dioses. Por eso no deseo volver a paraísos inalterables. El mundo humano es cambiante, existe el tiempo, la forma, el espacio, el movimiento, la luz... Y lo más importante: elección. Puedo elegir siempre.

- Desde luego que puedes elegir - contesta. Pero ese será tu mayor problema, cada acción tiene consecuencias y éstas, se relacionan con todos los que te rodean y más allá, en todos los ámbitos de la vida.

Acción, reacción, repercusión. Y tu mente estará condicionada por esa trinidad. Necesitarás muchas vidas en ese mundo para comprenderlo y ascender al último estado.
- ¿Aún estás dispuesto a ir? - pregunta el procurator.

- Lo deseo más que nunca - digo levantando el brazo en alto.

- Que así sea - y me entrega copia del informe para presentarme en la próxima sección.

Salgo de la oficina pensando ya en mi vida cómo ser humano. Qué maravilla. Podré disfrutar de exquisitos atardeceres. Compartir la vida con otros, crear filosofía, ciencia. Estoy eufórico.

Leí el informe para saber en donde nacería. Qué emoción.
Busque y encontré: Lugar y fecha.
República de Biafra 1967

- Qué subidón - dije, allá voy...


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

ElevoPress - Servicio de mantenimiento WordPress Zapatos para bebés, niños y niñas con grandes descuentos

Síguenos en:

Facebook Twitter RSS feed