UNA EXTRATERRESTRE.

Por
Enviado el , clasificado en Humor
236 visitas

Marcar como relato favorito

 

Era un pueblo tranquilo.
Nunca pasaba nada.
A pesar de tener rio,
la gente no se bañaba.

Era esa época antigua,
en la que existía el pudor.
Desnudos sentían vergüenza,
y no tenían bañador.

Nada dura eternamente,
Todo cambia en esta vida.
Se armo una revolución.
Al llegar una atrevida.

Prudencio, cogió la burra,
no puso ni un aparejo.
La guiaba con los pies,
montó a pleno pellejo.

La burra sabía el camino,
lo tenía muy andado.
Solo ver el azadón,
se encamino hacía el prado.

Al pasar cerca del rio,
creyó estar viendo visiones,
Le flojearon las piernas,
se hincharon los pantalones.

Tumbada en una toalla,
había una chica desnuda.
Era una desconocida,
y estaba cojonuda.

Con el chichi a medio pelo,
con un buen par de tetas.
Pensó en una extraterrestre,
que venía de otro planeta.

No pudo apartar la  vista,
estaba hipnotizado.
Se olvido de la burra.
Eso lo pagó muy caro.

Una puñetera piedra,
justo en medio del camino.
Tropezó en ella la burra,
lo lanzo contra un espino.

Jurando se levantó,
apretándose los puños.
Estaba como un cristo,
todo lleno de rasguños.

Su mujer se asusto,
al verle en ese estado.
Hizo la señal de la cruz,
¿Con quien te has peleado?

No tengo la menor idea,
Se borró mi memoria.
Mejor vamos a la cama,
y aflojas la zanahoria.

 

 


 

 


 


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

ElevoPress - Servicio de mantenimiento WordPress Zapatos para bebés, niños y niñas con grandes descuentos

Síguenos en:

Facebook Twitter RSS feed