Colegio DANTE/ Asistente (1/2)

Por
Enviado el , clasificado en Adultos / eróticos
3439 visitas

Marcar como relato favorito

Colegio DANTE/ Asistente.

Mi nacionalidad y apellidos materno y paterno son Italianos, lo cual me había abierto la puerta grande de confianza en la facultad ya que el director de nuestra universidad Luca Cinutti, era un Ingeniero también Italiano. Diariamente para ingresar al edificio del decano, la secretaria principal Lorena, una cuarentona de grandes tetas y piel canela, amante de Luca sospechábamos todos, sentada detrás de la puerta de acceso de vidrio, tenia el control personal de la cerradura electrónica para dejar entrar a quien ella consideraba importante o necesario. Lorena es una mujer narcisista, pero también había una cerradura con código numérico digital para poder ingresar, en mi caso, yo tenía el código ya que tenía acceso debido a la relación de amistad con Luca por las diferentes bromas en Italiano y mi extrema simpatía natural con las relaciones humanas en cualquier tipo de nivel o estrato educativo y/o social. Ese día en particular Luca me había llamado a su despacho a pedirme un favor personal. En el Colegio Dante Alighieri de nuestra ciudad el sistema de red de las notebook había dejado de funcionar, por lo que me solicitó que vaya en el transcurso de la mañana ya que no podían dar clases los alumnos en la sala de informática. Subí a mi moto Yamaha V-max, “la bestia negra”, es el nombre de cariño que la tenía apodada y emprendí viaje de minutos al colegio. Al llegar estacione frente a la puerta principal ya que en el centro de la ciudad es imposible conseguir un lugar durante esas horas. Esta potente motocicleta en particular, posee un motor en forma de V que produce un sonido muy característico brom, brom , brom , con cada subida y bajada de sus pistones, lo cual también trasmite una vibración muy particular en toda “la bestia negra”. Ya al bajarme me quito el casco full face y veo que los alumnos comienzan a salir desde las ventanas a mirar aquella hermosa motocicleta la cual en mi país las había en cantidad contada con los dedos de una mano, ingreso al Italiano colegio, del cual Luca era el “padrino tecnológico”, caminado con el casco en la mano, mariconera cruzada de cuero, vaquero apretado y camisa a cuadros veo en el pasillo caminando hacia mi, una delicada y hermosa figura femenina con aquella sensual pollera corta a tablillas, uniforme de todos los colegios Dante, con la bandera italiana a cuadritos pequeños entrelazando un verde, blanco y rojo con camisa de algodón blanca y botones rojos. Venia contoneándose en aquel blanco y largo pasillo con sus medias blancas largas y corta pollera, con unos libros apoyado sobre el pecho y las manos cruzadas. Ella lo sabía… es hot, esta buena, muy buena.

-Discúlpame estoy perdido, le encaré directo mirando aquellos verdes ojos, soy Alber, Ingeniero de la facultad y necesito llegar a la sala informática, la pelirroja mujer sonrojada ante la mirada curiosa de todo el pasillo me dijo:

-Sígueme, te llevo, me sonrió, mientras me revisaba con la mirada de abajo arriba, estoy yendo a terminar unas cosas ahí, debo entregarlas al ministerio después del almuerzo. Caminamos juntos durante unos 20 metros ante la atenta mirada de esos adolescentes que ven a una alumna acompañando a un extraño mayor en los pasillos de un colegio, creando eróticas historias imaginarias donde no las hay, yo por mi parte sonreía pensando en las cosas que pasaban por esas cabecitas con hormonas en estado de explosión, ya que aquel era el recreo de secundario, de los alumnos del último año.

Dando vuelta la cabeza y observándola, ¿cómo te llamas? le pregunte.

Patsy, respondió mientras caminaba contoneándose con mirada al piso. Y yo, tonto soñador yo, observaba aquel flequillo pelirrojo sobre la frente, aquel típico de los dibujitos de hentai asiáticos con ese uniforme de colegiala, mi cabeza ya estaba dando vueltas imaginando escenas vistas en pornohub y tube8.

Llegamos a la sala, se sentó con las piernas entrecruzadas y me dijo, ¿cuánto tardas en reparar esto?, necesito entregarlo urgente ya que es para la directora y después debo llevarlo al ministerio”.

-Como que llevarlo ¿? cuantos años tienes le pregunté,

-Diez y… por qué? Te parezco menor? me respondió burlándose con carita tonta.

-Déjame verte, le respondí, mientras revisaba en un mismo ángulo los cables y ese cuerpo espigado de grandes tetas y estrecha cintura.

-Aquí está el problema !! comenté mientras estaba yo agachado de cuatro patas cual lobo salvaje en el piso con el pantalón apretado sobre mi trasero, doy vuelta la mirada y la veo ahí, sentada, mirándome fijamente el trasero, mordiéndose los rojos labios inferiores llenos de sangre, con los pies cruzados, los pezones parados y sus manos sobre la pollera corta como conteniéndose para no rozarse, para no tocarse.

-Debo cambiar el hub le dije, solo tengo uno en mi oficina y está en la universidad.

-Ohh Dios mío Alber, necesito terminar esto !! hoy es límite de presentación, tienes copias de nuestros datos en la universidad? me pregunto casi sollozando.

-Sip, le afirmé, Luca posee un backup de todo el colegio ahí, y yo hasta mañana no volveré a solucionar esto aquí, si quieres puedes venir conmigo y lo terminas ahí, luego te llevo al ministerio. Rematé sabiendo que esto alegraría a Luca y sumaria puntos en nuestro diario trajinar, me debería una este tano joputa.

-Mira, no puedo subir con esta pollera corta a tu moto, tengo un blue jean que utilizaría para ir más tarde al ministerio, pero qué dirán en el colegio si me ven salir contigo murmuro preocupada Patsy.

Carajos !! quería a esa mujer conmigo paseando en la bestia, pensando rápido le pase mi casco full face y le dije:

-Ve, cámbiate y sal ya del vestuario con el casco puesto, te espero afuera.

- Me encanta que me ordenes que hacer, respondió con mirada picarona.

Por suerte cuando salimos de informática ya el recreo de secundaria había terminado y todos estaban en sus clases, monté a “la bestia” mientras daba vuelta la llave de contacto y siento sorpresivamente a Patsy subiéndose, tomándome de la cintura y apoyándome las dos grandes tetas en la espalda. Arranco de una ese endiablado motor de 1400 centímetros cúbicos y la bestia ruge entre mis piernas… Bromm bom bom bom, vibrando cual aparato de sex shop, siento que Patsy daba un breve suspiro gimiendo uuuhhhhsss, sabia yo que la vibración del asiento le calaba la entre pierna masajeando su juvenil sexo. Miro las ventanas del colegio y todo el mundo asomaba las cabecitas delirando con aquel sonido llamativo, casi sexual, del motor en V de la bestia negra. Salimos rumo a la facultad que quedaba en Lambaré una zona de moteles ocasionales del amor, coloco el señalero amagando entrar en uno directamente y ella me dice:

-Eeyyy Ticher, tengo que terminar esto urgentemente !!!, la miro pícaramente sonriendo y continuo camino. Ya en la facultad, introduzco mi código y entramos a la sala de Luca, era el horario de almuerzo y él siempre se tomaba unas horas para descansar, el Dire tenía un buen vivir, y yo la sala libre por unas horas, Lorena me consulta si tardaría, ya que quería salir y volver en 90 minutos porque Luca se había olvidado algo.

-Ve tranquila, vamos a solucionar algo del colegio Dante con la señorita Patsy mientras “almorzamos un café” y te esperamos, le dije a la morena cuarentona, ya imaginándome el revolcón que se darían ambos.


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

ElevoPress - Servicio de mantenimiento WordPress Zapatos para bebés, niños y niñas con grandes descuentos

Síguenos en:

Facebook Twitter RSS feed