Sentimientos Confusos

Por
Enviado el , clasificado en Reflexiones
200 visitas

Marcar como relato favorito

                                                         Sentimientos Confusos                                 

 Del Amor al   Odio  tan solo   los separa  una  línea   muy  fina.  Yo  diría que de lo fina que es, ni  se  ve, a veces se disfrazan mezclándose entre sí  y engaña al que lo siente, pensado y creyendo, que a veces actúa al benéfico del otro, cuando la realidad es otra, es muy simple, tú no puedes decir que ayudas al prójimo a   sacarlo del peligro, cuando ansias el lugar y la posición de ese.  En realidad el peligro eres tú, tienes tanto miedo de sentir que te han acorralado, que te vas a  quedar indefenso, que te van a atacar, cuando son tus propios miedos, los que te atacan, los que te han puesto en esa postura. Miedo al fracaso, miedo a que te vean, que no has conseguido tu propósito, miedo al ridículo, simplemente sentirse humilladlo  por el que consideras inferior a ti, es como sentir que uno deja de existir y nadie  te recordara con el tiempo... Aquí  les  dejo  una  historia  que  me  contaron  y es  para  que  cada  uno  saque  sus  propias  concusiones.   Eran dos planetas diferentes, pero para poder sobrevivir, utilizaban y compartían  en distintos tiempos, el sol y la luna. Los dos nacieron el mismo día, tan solo en pocas horas de diferencia. El planeta llamado  Orión , era el que tenia  mas belleza, tan  solo  con  mirarlo  te  quedabas  prendado  de  él. Disponía  de  bastantes   zonas verdes,  animales. Sin   restricciones  de agua, rica en muchas cosas  y aparte, daba gusto verlo,  parecía  alegre  y   en  paz con  el  universo, o  por lo menos eso daba a entender. El otro planeta  vamos a llamarlo Sión, era más pobre, a veces le faltaba agua, no tenía tanta zona verde, no era tan grande, pero tenía una cosa a su favor, por cualquier motivo estaba mejor situado, los demás planetas lo tenían muy alto, porque con lo pequeño que era sacaba provecho de todo, sabía muy bien como explotar lo poco que tenia. Evolucionaba más lento que el otro, pero sus pasos eran más seguros. Un día todos los planetas y estrellas decidieron hacer una constelación, decidieron unirse. El más grande decidió quedarse fuera, pues, él decía que se bastaba para llegar a lo más alto, sin  ninguna   ayuda. El pequeño pensó, me uniré porque siendo más, la evolución seria más contundente, más estable y por supuesto más fuerte. Orión,  llego a la conclusión después de tanto meditar, que tenía que ayudar a  Sión, pues pensó, que todos los demás le había lavado la mente, el se convenció a si mismo que su vecino había perdido la cordura, trazando  un plan para impedirlo. En horas empezó a salir de  las entrañas del corazón de Orión un grate enorme donde empezó a escupir piedras lanzándolas a su vecino, destruyendo todo lo que encontraba en su camino. Escupía   de  todo con tanta furia que el planeta pequeño, le costaba trabajo esquivarlo. Corría más rápido para no dejarlo  que el sol  le diera  luz  y la luna  noche. Era tal el descontrol de orión hacia Sión que haber seguido a si, Sión  desaparecería en   poco tiempo. El sol  y la luna se reunieron, decidiendo ayudar a Sión, viendo que era injusto lo que Orión hacia, pues cada planeta tenia liberta de pensar y decidir su futuro, ya que era uno independiente del otro. El sol le negó la luz, no lo dejo acercarse a él. Orión perdiendo así  todas las zonas verdes que tenía, los animales se volvieron locos, seguidamente el sol lanzo un gran rayo de calor llegando a evaporarse el agua, dejando las reservas al mínimo. La luna se alió al sol poniéndose en el camino de Orión cada vez que buscaba el sol. Viéndose solo ante la tempestad no tuvo más remedio que reflexionar y darse cuenta que se había equivocado,  pero era tal su orgullo que no lo dejaba dar marcha atrás. Sión viendo que su amigo y vecino se encontraba en un callejón sin salida  decidió  echándole una mano, dándole un empujón, haber la realidad y llegando a un acuerdo con el sol y la luna decidieron poner fin al conflicto.  Pero nunca volvió orión a tener el mismo brillo, pues el haber empezado el enfrentamiento, junto  con la  soberbia de   no haberlo parado a tiempo, su esplendor, su belleza de lo que en el pasado presumía , ya no quedaba nada, al contrario de Sión, quedando destrozado , toda la constelación incluyendo el sol y la luna se unieron para levantarlo. Fue tal la unión de todos, ayudando al pequeño planeta, donde al poco tiempo volvió a poder, sobre vivir solo.


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

ElevoPress - Servicio de mantenimiento WordPress Zapatos para bebés, niños y niñas con grandes descuentos

Síguenos en:

Facebook Twitter RSS feed