SEÑALES DE FUERA

Por
Enviado el , clasificado en Reflexiones
124 visitas

Marcar como relato favorito

Un pensamiento que me asalta y no me deja de dar vueltas, un pensamiento sobre las curiosidades de la vida, y es que sin comerlo ni beberlo, sin buscarlo, toda mi vida, desde la niñez, ha estado ligada a los extranjeros. No lo entiendas como una crítica, ni algo negativo, ni lo es, ni lo fue, todo lo contrario, siempre y no se explicarte por qué, los extranjeros y personas de otras razas me han aportado más cosas positivas que muchos de mi raza y nacionalidad, simplemente es una curiosidad. 

Toda mi vida, desde prácticamente mis primeros años de EGB, en los que durante varios cursos compartí clase y momentos con Laila, Eduardo, Omar...todos ellos con raíces marroquíes, luego por un breve espacio de tiempo llegó Gonzálo, un argentino y su padre que por el trabajo de este último y el cual no se si llegó a contar o no, pero que igualmente no recuerdo, y que iban de aquí para allá, también llegó Elena, de Venezuela, y Joshua de California y que estuvo en mis últimos años de esa extinta EGB, y alguna de la República Dominicana, y un iraní cuyo nombre ahora no recuerdo pero del que si te puedo decir que me llevaba muy bien con él y algún o alguna asiática que vagamente recuerdo de aquellos años, y creo que no me dejo a nadie de aquella época, si no es así, que me disculpe, han pasado muchos años desde entonces.  

Después y tras un paréntesis de un par de años sin extranjeros en mi vida, estos volvieron a estar en mi camino, primero un señor iraní muy educado ya entrado en años y que siempre saludaba y sonreía, también uno de Ecuador que empinaba bastante el codo, pero que más allá de eso, jamás dio problema alguno, y un peruano a quien después de esa etapa le perdí la pista y del que creo que acabó por cuestiones familiares en Valencia.   

Y ya en estos últimos años, con quien tuve un gran acercamiento, acrecentando mis sentimientos hacia ella, mi cariño y el afecto enorme que le tengo, mi mejor amiga, mi querida y adorada hermana boliviana; y hace unos pocos años, un pequeño grupo de venezolanos, entre ellos una princesa guerrera, una princesa turquesa, a los que veía a diario.   

Como ves, siempre he tenido algún tipo de conexión con ellos, también y hasta hace unos años, por viajes por Europa, Holanda, Irlanda, Austria, Portugal, Francia, Italia, Bélgica..., y me pregunto si estar tan ligado a los extranjeros a lo largo de mi vida es una señal que se repite constantemente y que no llego a ver ni entender, o simplemente es que es y tiene que ser así, sin más y sin mensaje que interpretar, pero que casi me hace parecer un representante de la ONU, jaja.  

¿Será que mi futuro también está conectado al extranjero?. La vida dirá.


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

ElevoPress - Servicio de mantenimiento WordPress Zapatos para bebés, niños y niñas con grandes descuentos

Síguenos en:

Facebook Twitter RSS feed