La Cautiva (1 de 4) cuarto dorado(palacio de Comares) 1481 a 1490( XV)

Por
Enviado el , clasificado en Adultos / eróticos
1047 visitas

Marcar como relato favorito

La Cautiva (1 de 4)

Cuarto Dorado (Palacio de Comares) Año 1481 a 1490 (siglo XV)

Estaba paseando por el palacio cuando me llamo la atención un cuarto por su belleza, la verdad es que desde que me convertí en su esposa empecé a deambular por la alhambra. Había escuchado en mi pueblo, que era muy bonita, de un vecino que consiguió escapar de las murallas. Estaba en el cuarto Dorado (Palacio de Comares), se llama así a la bella techumbre de madera que cubre. Su pequeña puerta es debido, para el paso de una sola persona y controlar a sin el tránsito de una estancia a otra.  El patio de este cuarto, se sitúa justo a la salida del Mexuar, tiene la función de separar y de acceso al Palacio de Comares.  Lo que más me llamo la atención fue el alicatado sobre el zócalo de cerámica, la decoración de yesería, unas palabras del Corán, junto con una inscripción que decía; Solo Dios es vencedor. Estando leyendo esto vino mi señor, preguntándome que hacía ahí, yo le dije que estaba viendo una gran maravilla. Me pregunto por nuestro hijo (Nars Ben Ali) le dije que estaba dormido, viéndolo estresado le pregunté que le pasaba, contestándome que había tenido una discusión con su primera esposa Aixa. Empecé a acariciarle el pelo, la cabeza, darle un masaje en los hombros para relajarse un poco, pero sin darme cuenta estaba de rodillas con su miembro introducido en mi boca al mismo tiempo que lo miraba a los ojos. El me acariciaba el pelo y se le caían las lágrimas, diciéndome Soraya te amo. Empezó a gemí de placer. Sin darnos cuenta, nos habíamos escabullido. Debajo del cuarto dorado; hay un pasadizo de ronda, que suele usarlo la guardia de seguridad de los palacios, en aquel momento estaban cerradas.  Era una habitación con una cama, tenía una cama y una silla, en ella había un montón de utensilios que no conocía. De pronto empezó a denudarme con mucha delicadeza, seguidamente sacó unas cadenas y sujetándome las manos en la cabecera de la cama, saco un líquido y empezó a dejarlo caer por mi pecho, al mismo tiempo que iba pasando la lengua por mi cuello, pecho, mordiendo los pezones, dando pequeños mordiscos alrededor del pecho, primero uno, después otro, bajando por el vientre, barriga, pubis. En mis partes más íntimas, al llegar a mi vagina volvió a dejar caer el líquido, era frio, pero entre el calor que sentía y el frio que producía al caer, más su lengua que estaba introducida dentro moviéndola en círculos, con su dedo tocando el clítoris al mismo tiempo que introducía un dedo en mi ano, mi cuerpo daba pequeños saltitos, ufffff nunca pensé que mi cuerpo se retorciera de placer, yo quería soltarme, gritar, agarrarlo, apretarlo, pero no podía. Mis lagrimas caían, me tapo la boca con su mano para que no gritara, creo que me orine y todo. Viendo cómo estaba que me iba a volver loca de placer me soltó y sin que él pudiera hacer nada me plante encima del, haciéndole lo mismo. Lo ate empecé a dejar caer ese liquido por su cuerpo y empecé a besarlo, de pronto su miembro que estaba como nunca empezó a moverse solo, yo al principio me asusté, pero lo agarre con mi mano sin moverlo, al mismo tiempo que iba pasándole la lengua por su cuerpo, que estaba inundado de esa sustancia. Al empezar a pasarle la lengua pude comprobar que era como jarabe de arándanos, pero creo que aditivo, porque cada vez que pasabas la lengua notabas como si quisieras comértelo todo de un bocado y chuparlo lentamente en tu boca para que nunca acabara. Era tal el placer que mi rey sentía, nunca lo había visto así, pero solo con verlo de esa manera a mí me volvía loca. Estando atado no paraba de moverse y no digamos su voluptuoso miembro, era inmenso, grande, enorme, hermoso, tieso, su puntita decía trágame, daba gusto verlo así, estaba húmedo soltaba un líquido y se movía solo. Solo de sentirlo y verlo no sé cuántas veces sentí una agitación dentro de mí que pensé que me desmallaba, yo creo que fueron como tres. De pronto se saltó, estaba como loco, sus ojos daban miedo verlo, me miraba con tanta ternura y a la vez con tanta agresividad que solo me deje caer a sus instintos más primitivos jamás imaginables, me agarro con sus manos fuertes y sin darme cuenta me había acostado boca arriba, piernas apoyadas en sus hombros, el de rodillas y deslizándose dentro a la vez que levantaba el trasero con las manos para encajar mejor su miembro (postura cubo inclinado). Empezó a moverse sujetando mi cara en la almohada para que no me moviera, uffffffff que intenso era, cuando de pronto escucho, quiero probar algo nuevo ¿puedo? Sin darme cuenta salió de mi boca un si enorme y seguidamente dándome la vuelta me puso de rodillas, (postura perro clásico), me dijo, pon tus manos en el suelo, con las rodillas y las manos tocando el suelo, el cuerpo levantado, me penetro. Estaba como loco, nunca lo había visto así. No entraba en razón, no escuchaba, solo decía; no puedo más, no puedo más ya, ya y seguidamente me penetro por mis zonas carnosas mientras introducía otro miembro en mis partes delanteras, no sé qué más pasó después, porque me desmalle cuando mi cuerpo dio un salto y algo se derramaba por mis entrepiernas y muslos. Al despertar me di cuenta que él también se había desmallado y yacía a mi lado con una cara de inmensa felicidad, nunca lo había visto a sin. Cada vez lo quería más, me trataba con tanto cariño y mimo, nunca nadie me había tratado así.  Pero me sentía preocupada teníamos un hijo y esperábamos otro, su primera esposa discutía mucho con él, pues yo poco a poco, cada vez tenía más influencia en mi amado, empezaba a desempeñar un papel muy importante en el palacio y la primera esposa empezaba a vernos a mí y a mis hijos futuros rivales de su hijo Boabdil, eso me preocupaba mucho. Veía a mi rey que todo eso lo iba consumiendo poco a poco. Dándome miedo la decisión de mi amor.


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

ElevoPress - Servicio de mantenimiento WordPress Zapatos para bebés, niños y niñas con grandes descuentos

Síguenos en:

Facebook Twitter RSS feed