Hoy me siento español

Por
Enviado el , clasificado en Reflexiones
192 visitas

Marcar como relato favorito

En primer lugar, me siento español porque me da la gana. Me siento español cuando al Barça lo eliminan en la Champions o cuando a los indepes los meten en el trullo. También cuando Pablo Iglesias le mete los cuernos a su mujer con la hija de un ex político de la derecha. Me enorgullece nuestra gastronomía sin parangón en el mundo. Por no hablar de nuestra historia pasada. Descubrimos América y nos mezclamos con los indios. No los masacramos como sí hicieron los británicos y más tarde los norteamericanos quienes publicitan lo contrario. Luego, Carlos I y Felipe II, en cuyo imperio nunca se ponía el sol. No en balde, hoy en día el español es la segunda lengua más hablada del Mundo. Me siento español porque nos crecemos ante la adversidad, como el almirante Blas de Lezo, quien, en 1741, defendió Cartagena de Indias contra el asedio inglés con tan solo 3.000 hombres frente a los 200 barcos y 30.000 soldados británicos que pretendían arrasar la ciudad. En cuanto al deporte, campeones del mundo de fútbol, baloncesto, tenis, etc. en los últimos años superando a potencias como Brasil, Estados Unidos, Rusia... Que decir de nuestros grandes científicos, algunos de ellos premios Nobel como Ramón y Cajal y Severo Ochoa. Y de nuestros escritores: Cervantes, Quevedo, Lope de Vega, Galdós, Baroja, Delibes, ... Por contra, no me enorgullezco de la clase política actual que tenemos  Es muy mediocre y, además, hace gala de nuestro mayor pecado como españoles: la envidia. Mas concretamente, Pedro Sánchez y sus adláteres se están cargando lo que hicieron nuestros padres en la transición dedicándose a sembrar la discordia con el único fin de apoltronarse en el poder. Atrincherado en el populismo, está regalando pagas con el dinero de todos y dando pábulo a los movimientos independentistas, incluyendo amnistías a los golpistas y acercamiento de los terroristas de ETA a sus casas. Por si fuera poco, su intento de adoctrinamiento pasa por fomentar el lenguaje inclusivo, desvirtuar la sexualidad y mediocrizar la enseñanza. A pesar de todo, me seguiré sintiendo español porque las familias en nuestro país siguen siendo el bastión para los hijos que no pueden independizarse. Y porque salir a la calle a tomar unas cañas con los amigos es y será siempre nuestra seña de identidad.


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

ElevoPress - Servicio de mantenimiento WordPress Zapatos para bebés, niños y niñas con grandes descuentos

Síguenos en:

Facebook Twitter RSS feed