La Historia de Pilar y Carlos - Viaje de Negocios (1/6)

Por
Enviado el , clasificado en Adultos / eróticos
2035 visitas

Marcar como relato favorito

Viaje de Negocios

 

Pilar conduce su SUV rumbo al trabajo en una mañana de verano, va con la música a todo lo que da hasta que llega al edificio donde se ubica la empresa para la que trabaja, hace sonar la bocina y la cochera se abre para darle acceso, se estaciona y baja cogiendo su bolso y su teléfono móvil.

Viste una falda amplia y fresca color blanco y una blusa de un suave tono verde agua, acompañada de unas sandalias, un cinturón y su bolso. Se le ve informal pero elegante.

Ella es una mujer en sus 40, de estatura promedio, más bien alta, madre de familia y profesional competente, con un cuerpo atractivo en el que la maternidad y los años empiezan a dejar huellas pero que ella lo lleva sin complejos. La maternidad le ha dejado como obsequio un busto resaltante sin ser exagerado y que ella no exhibe demasiado, aunque no deja de llamar la atención.

Tiene años casada con Carlos, con quien llevaban una vida tranquila, aunque a veces monótona, hasta que, luego de mucho pensarlo decidieron aventurarse en nuevos terrenos de su relación de pareja, cosa que fue mejor de lo que podrían haber imaginado y que dio un giro en el rumbo de sus vidas.

Por supuesto que todo esto quedaba sólo en el ámbito de la pareja y los demás no notaron cambio alguno, salvo el hecho de verlos tan juntos y felices después de tantos años de casados.

Llega a su oficina, saludando en el camino al personal con quien se cruce, que tienen muy en claro que sin importar lo guapa o amable que pueda ser, es la jefa y ella no permite que se traspase esa barrera ni un milímetro.

En su pequeña pero cómoda oficina le espera A, un ejecutivo de una empresa española con la que han hecho negocios frecuentemente y que ha llegado para hacer una visita y concretar nuevos acuerdos y colaboraciones entre las empresas. Ya lleva varios días en el país y ella fue designada por la Gerencia General como la interlocutora oficial en los acuerdos, dejando todo listo sólo para la firma. Llevan años de comunicaciones telefónicas por los negocios así que los acuerdos llegan fácilmente.

A es un español que ronda los 50, como de 1.70 mts. y cabello castaño, con un carácter alegre y educado, viste un traje bastante formal y debido a la facilidad con que se concretaron los negocios, tiene planeado pasar unos días en la capital, a unas 4 horas de camino, así que este sería su último día en la empresa.

A no es muy bueno ocultando lo atractiva que le parece Pilar, típica mujer latina, tan diferente a las europeas, pero nunca se ha propasado fuera de algún piropo subido de tono que se atribuye a la forma de expresarse española y que más que enojo provoca risas.

Está tomando un café de máquina expendedora cuando ella llega, se levanta y la saluda con los típicos dos besos en las mejillas y mientras ella se acomoda en su sillón le dice

  • Estas guapísima, espectacular con ese conjunto
  • Gracias A, es la respuesta, resignada al oír todos los días cosas parecidas.
  • Y ni se diga de esas sandalias, y el color de tus uñas
  • Suficiente A, veo que has escaneado todo lo que llevo encima, le responde riendo.
  • Imposible no mirarte
  • Ok, basta, aún quedan cosas por hacer antes que te vayas

Se ponen a trabajar toda la mañana y como siempre, ella lo acompaña a almorzar en el comedor de la empresa.

Por la tarde, con toda la tarea concluida y los documentos firmados, A se dispone a partir y Pilar se ofrece a llevarlo a su hotel para que prepare sus maletas. En el corto camino van conversando animadamente y A no pierde de vista las piernas de ella, ya que al conducir, la falda ha dejado al descubierto un poco más de lo acostumbrado.

  • Así que de regreso a la patria
  • Sí pero aun pasaré unos días en la capital, siempre he pasado por ahí pero no he tenido oportunidad de conocerla, así que el plan es conocer lo más que pueda y comer como si el mundo se fuera a acabar.
  • Vas a llevar kilos de más de regreso
  • Lástima no conozco a nadie allá que me guie, no me gusta eso de andar en tours con un montón de gente.
  • Yo conozco la ciudad
  • SI me imagino, pero tu estas aquí y no allá
  • A lo mejor te sorprendo, le responde sonriente.
  • ¿Lo dices en serio?, no me hagas ilusionar.
  • Puedo tomarme un día para mostrarte la ciudad
  • No sabes que ilusión me hace eso

Llegaron a la puerta del hotel y se detuvo, cuando A iba bajando insistió

  • ¿De veras vas a ir?

Pilar lo había dicho en broma, pero lo miro con sonrisa pícara y se dijo a si misma ¿Por qué no?

  • Si, hablaré con mi esposo y dejare todo en orden en la oficina, pasado mañana estaré ahí
  • No lo creeré hasta que te vea
  • Hasta pasado mañana entonces, dijo Pilar, mientras se alejaba

A quedó en la entrada del hotel, dudando si lo que le habían ofrecido era cierto o sólo una broma más de las que solían hacer.

Pilar iba camino a su casa sonriendo, durante le cena le comentaría a Carlos del viaje y no debería haber problemas, tenía un día para organizarlo todo en el trabajo y estaba segura que podían pasarse un día sin ella.

Llegó a su casa y luego de aparcar subió las escaleras, sus hijos ya estaban ahí así que fue a su encuentro para saludarlos, luego fue a su dormitorio y se desnudó para tomar una ducha antes que llegara Carlos y cenar, al entrar al baño se miró al espejo, a pesar de los pequeños defectos que la vida había dejado en su cuerpo se sintió atractiva, lo que se había reforzado por las aventuras iniciadas por ella y su esposo. La ducha la refrescó y se llevó el cansancio del día, salió envuelta en una toalla, con el cabello cubierto por otra más pequeña y se dio con Carlos que acababa de llegar y entraba al dormitorio.

  • Hola amor, le dijo acercándose a darle un beso
  • Hola Pili, veo que me esperas bañadita
  • Idiota, fue la risueña respuesta, pero le dio otro beso.

Él se alejó riendo, rumbo al baño también mientras que ella se vestía con un pantalón de casa suelto, y una camiseta. Según su costumbre en casa, se puso bragas, pero no sujetador.

Continuará


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

ElevoPress - Servicio de mantenimiento WordPress Zapatos para bebés, niños y niñas con grandes descuentos

Síguenos en:

Facebook Twitter RSS feed