La Historia de Pilar y Carlos - Viaje de Negocios (3/6)

Por
Enviado el , clasificado en Adultos / eróticos
1801 visitas

Marcar como relato favorito

A sirve una copa de vino y hacen un brindis antes de destapar los platos y empezar a cenar en animada charla, A ha pedido algo ligero ya que aún es temprano y terminan rápidamente con un pequeño postre.

Terminada la cena, la copa de Pilar está intacta y como explicación le recuerda que tiene que conducir y no quiere multas

Bueno, creo que es mejor que me vista y salga, se hace tarde ¿Y si mejor aprovechamos que ya estas desvestida? Propone A riendo No seas tonto, le contesta Pilar riendo a su vez

Se miran a los ojos y Pilar ve que efectivamente si habla en serio, como un rayo las posibilidades pasan por su cabeza, es un hombre atractivo que en un par de días se irá del país quien sabe hasta cuándo, es cierto que se conocen del trabajo y ella se juró a sí misma nunca intentar nada con nadie de la oficina, pero la posibilidad de una infidencia de su parte es muy remota ya que, si bien podría perjudicarla, lo más probable es que él también fuera despedido.

A nota la sombra de dudas en los ojos de Pilar y decide hacer su jugada, o recibirá una bofetada y se ira corriendo, o... las posibilidades son infinitas. Se acerca decidido y ve en sus ojos que ella vuelve de sus pensamientos y lo mira fijamente, él la besa ligeramente y no es rechazado, por el contrario, Pilar responde activamente al beso y se funden por un minuto. A intenta meterse bajo el albornoz y ella lo detiene y se retira, no con miedo o disgusto, solo se aleja y coge su cartera.

En medio del beso, a punto de dejarse llevar, Pilar recuerda a su esposo, no se ha comunicado y en teoría ella llegaría esa misma noche, de hecho, si saliera ahora mismo aún podría llegar, pero ha decidido que no, pero quiere ser leal a su esposo y a sus acuerdos, toma su cartera y saca de ella su teléfono, se aleja hacia el balcón y llama a Carlos, no sabiendo bien que decir, ya que es una situación que no se había presentado antes.

Hola, contesta Carlos luego de unas timbradas Soy yo amor Hola, que tal el día Largo, se ha hecho tarde y creo que no podré viajar hoy, me quedaré aquí. Bueno, ya casi es de noche y si te sientes mejor así, hazlo

Pilar no sabe cómo decirle que no está sola, esperaba que él lo adivinara, pero no ha dicho una palabra y parece a punto de dar por terminado el tema, lo cual le haría sentirse como una mujer infiel de lo peor y no quiere eso, si Carlos cuelga, ella toma sus cosas y se va.

Una pregunta amor, Carlos la hace volver de sus pensamientos Si dime ¿Te quedarás sola?

Ya está, Carlos había hecho la pregunta del millón y de ahí en más solo podía ser sincera y ver qué pasa o mentirle y sentirse como una basura.

No, no estoy sola ¿A? Si Bueno, si crees que lo tienes bajo control, pásalo bien y disfruta, ya mañana me contarás Claro, te diré todo Bueno entonces hablamos mañana Te amo Carlos Y yo a ti Pili, un beso

Se cortó la comunicación dejándola pensativa, ¿eso era todo? No quería escándalo ni nada, pero pensaba que la reacción de su esposo sería un poco menos controlada

En otra ciudad Carlos acababa de cortar la llamada y quedado inmerso en un mar de emociones, su esposa acababa de anunciarle que pasaría la noche con otro hombre y además aparte de la obvia turbación, se sentía excitado. No había querido decir nada ni a favor ni en contra para no afectar a Pilar, pero se daba cuenta que su respuesta había sido un bloque de hielo, aunque ya era tarde para rectificar, sólo esperaba que ella estuviera bien y esta nueva aventura culminara sin problemas cuando recibiera a su esposa al día siguiente.

Pilar deja el teléfono, sobre una cómoda y decidida se acerca a A que todo este tiempo la ha estado observando desconcertado y que ahora la ve caminando con paso decidido directo hacia él y lo besa apasionadamente, a lo que él, pasada la sorpresa, responde de igual manera. Los besos esta vez son más violentos, devorándose el uno al otro, con hambre, con ansias contenidas. Esta vez Pilar misma tira del cinturón de su albornoz, el que se abre, mostrando la desnudez que hasta hace un momento se ocultaba bajo la suave y blanca tela y que ahora se ofrece al hombre que tiene ante sí.

A contempla extasiado el cuerpo ligeramente moreno por el sol que sin poder evitarlo a imaginado en tantas llamadas y reuniones de trabajo y lleva sus manos hacia la cintura de ella, quien, con un movimiento de hombros, deja caer la prenda y queda completamente desnuda, tira del cinturón de A y lo despoja también de su prenda.

Pilar va lanzada, es la primera vez que está con otro hombre sin la compañía de su esposo y su actitud agresiva y de tomar la iniciativa esconde su nerviosismo, se pega al cuerpo de este hombre y retoma el beso, que sin embargo él va dirigiendo hacia su cuello, llenándola de sensaciones que le llevan a inclinar la cabeza, ofreciéndole que siga.

A no desaprovecha la oportunidad que le han dado, sus manos acarician esos pechos mientras su boca viaja por el cuello y hombros de Pilar, cuyo cabello aún húmedo cae por su espalda como marcas oscuras en su piel. Ella se va dejando llevar, con los ojos cerrados, disfrutando las caricias, quieta, solo dejándose hacer por ahora. Él deja caer su bata, quedando desnudos los dos y se entregó de lleno a acariciar ese cuerpo que lo atraía como la llama a la polilla. Sus manos bajaban por la espalda de ella, llegando a acariciar esas caderas anchas y expectantes mientras su boca se dirigía a saludar esos pezones, duros y listos que lo esperaban.

Mientras tanto Pilar besaba y acariciaba a este hombre que la llenaba de sensaciones, besando su cuello y hombros y clavando sus uñas en la espalda, arañándolo sin dañar, solo provocando un escalofrío de placer.

¡Joder mujer! Eres una delicia

Ella sonrió ante lo españolísimo de la frase

¿Te gusta lo que tienes delante? Como si hiciera falta preguntar, Maja, eres una delicia, respondió sin dejar las caricias.

Continuará


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

ElevoPress - Servicio de mantenimiento WordPress Zapatos para bebés, niños y niñas con grandes descuentos

Síguenos en:

Facebook Twitter RSS feed