Lujuria Fatal

Por
Enviado el , clasificado en Intriga / suspense
128 visitas

Marcar como relato favorito

Llamado a emergencia,  noviembre del año 1976.
" Carabineros buenas noches
  - buenas noches llamo de avenida Holanda, en providencia, necesito ayuda!
  - señora, necesito que guarde la calma para que me diga cuál es su emergencia -
  - no, no me pasa nada a mí ( con voz temblorosa) es que acá en avenida pocuro hay un automóvil azul, adentro hay una niña llorando y un hombre muerto!
  - está segura de que está muerto?
  - está mojado en sangre y con un cuchillo de cocina en sus piernas- "


Pasaje Matías Cousiño, viernes 6 de noviembre del año 1991, Santiago centro

Nelson Opazo de 45 años de edad era un gran ingeniero comercial, gerente de una sucursal bancaria y aquel fin de semana caminaba por calle moneda a las 23:03 hrs, después de una hora de gimnasio y disfrutar de unas cervezas con sus compañeros de trabajo, al llegar al pasaje, Gabriel su amigo dice.
  - oye Nelson hay una chica sentada en tu moto-
  - una chica esperándome en mi moto, mi sueño cumplendose-
  - es una escolar, hueon, está golpeando el tanque de combustible -
  - a no! Ahora verá está pendeja! Dijo Nelson caminando rápidamente hasta su moto
  - oye, sale de mi moto cabra hueona, bajate de mi moto!!
En cuestión de segundos se escuchan tres disparos.

Hospital de Quilpué, 11 de enero del 1999

  - la lujuria es el arma más peligrosa de satanás, conlleva a la fornicación y al adulterio qué es el peor de los pecados, es igual que matar, no tienen perdón de Dios - decia la señora Lidia Vázquez una devota mujer de 63 años de edad, esposa de un pastor evangélico, mujer muy querida por la comunidad, el doctor Alfredo Aranda que terminaba de atenderla solo le sonreía
  - si se hermana Lidia, yo soy miembro de la iglesia desde los 11 años -
  - si lo digo, porque no dejas de mirar a la enfermera nueva- dijo la señora Lidia mirando a la enfermera en el box de atención y agregó
  - es muy hermosa con ese cabello rubio, ojos azules y un cuerpo muy atractivo, llega a ser diabólica-
  - vamos señora Lidia, no exagere es una hija de Dios que busca construir su vida, además las cosas no se vienen bien, se habla de una crisis económica -
  - si pero el diablo se aprovecha de los incrédulos, acuérdese de Sodoma y Gomorra y de Babilonia - decía la anciana moviendo el brazo derecho
  - jajaja, pero yo estoy casado con Cristina, recuerda?
  - si es una mujer muy especial, tiene que valorarla, ya que muchos hombres querían casarse con ella -
  - si y doy gracias a Dios por bendecirme con ella, pero lo importante es que usted debe cuidarse o Dios se va a enojar con usted-
  - no creo que dios se enoje porque como un pastel con mis nietos, ya doctor Alfredo Aranda lo veo el domingo, mándale saludo a Cristina -
  - se lo enviaré, cuídese -

Cuando el reloj del box de atención marcaban las 19:50 hrs la pediatra Jessica Aldunate salía de su despacho y se encontró con el oncólogo Luciano Materazzi, la doctora Jessica Aldunate era una morena de 1,68 de altura, cabello negro ondulado que usaba como melena, a pesar de ser delgada era una mujer muy atractiva,  de familia acomodada, estudio medicina en una universidad  norteamericana y años después quizo volver a Chile para trabajar en el colapsado servicio de salud pública, así que a sus 34 años es pediatra en el hospital, actualmente está comprometida con  mauricio Sotomayor un corredor de bolsa y  actualmente agente de negocios de una prestigiosa firma internacional incluso estaba en Boston cerrando un gran negocio, después de volver planificaban, casarse,  tener hijos y formar una familia, pero Jessica tenía un obscuro secreto.
  -¿ y tú acá, No te habias ido a las cinco de la tarde? Dijo Luciano Materazzi 
  - si es que quiero llevarme el expediente de Marcos Villarroel, se lo entregaré a un colega, ya me aburrió esos padre - respondió Jessica.
  - buu, esa familia es muy complicada ya era hora que los dejaras ir-
  - si además está sanado, solo que los padres tienen que cumplir con el tratamiento, cosa que no hacen -
Dicho esto la doctora atravesó el ala pediátrica del hospital pero en vez de salir por es sector de ingreso, dobló por el pasillo que llevaba a siquiatria y metiéndose por detrás de urgencias llegó a traumatología, dónde en el pasillo de atención había un hombre vestido de botas negras, jeans azules polera blanca, cabello negro largo, esperaba sentado, ella nerviosa, caminaba hasta pasar al lado de el, se desabrochó la bata blanca dejando a la vista su vestido de mezclilla azul, ajustado a la cintura marcandose en los muslos, la falda cerrado como una copa de champagne y zapatos tipo mocasín color negro, tomo el expediente y lo abrazo al pecho y que parada esperaba el ascensor, el hombre se levantó y camino hacia ella, poniéndose detrás de ella, toco la cintura de la facultativa, ella dió un salto como si tocaran su piel con hielo 
-Bueno vamos mi morena que llevo más de una hora esperándote -
  - bueno ya es hora+ dijo Jessica con su respiración alterada y con la voz entrecortada.

 En la casa de dos pisos dónde vivía Jessica y Mauricio el sonido gadeante de Jessica y su amante se escapaban del hueco de la puerta del dormitorio, en el piso flotante de la habitación estaba el vestido de mezclilla junto con los calzones negros, en el sillón Luis xv color amarillo con madera barnizada regalo de la madre de mauricio que les hizo cuando inauguraron la casa, Jessica cabalgaba sobre las piernas del hombre seis años menor que ella, pasados los minutos el hombre abraza a la doctora y la lanza a la cama que en forma perpendicular a las almohadas, dejaba que su amante le levantara las piernas y en forma enérgica termina provocando un órgasmo potente apagado por un grito de la doctora que quedó tendida en la cama sudada y con las piernas levantadas, poniendo en el plumón la planta de los pies
El amante se sentó en la bajada de cama que juntos a unas alfombras fueron comprados en Bagdad.
  - si quieres ducharte te deje una toalla celeste en el tocador, el calefón está prendido, aprovecha- el hombre se levantó y se encerró en el baño, cuando el sonido del agua humeante caía en el suelo la doctora Jessica se levantó, se puso una pantaleta celeste y un camisón del mismo color, bajo al bar y preparó el único trago que aprendió hacer, la caipirinha, mientras ponía los vasos en la mesa del comedor sintió que alguien se acercaba, pensando que era su amante se volteo, pero.  El joven salido de la ducha, mientras se secaba un golpe fuerte y la caída de muchos vasos y unos gritos de Jessica lo alertó y con miedo, pensó que era su pareja, así que corrió al dormitorio y tomo los jeans y la polera se vistió rápido y salió por la ventana del baño y salto al patio dónde Mateus el pastor alemán de la familia y que tenía una simpatía por el amante, lo recibió, con cuidado y usando las sombras se movió por la casa, hasta que en el bar comedor ve sentada a Jessica y no había nadie, entro por la mampara que daba detrás de donde estaba Jessica se acercó a ella
  - está todo bien?  dijo sin tener respuesta, pero cuando se acercó a verla, una fuerte impresión hizo que callera al suelo y empezó a vomitar, Jessica estaba sentada y con el cuello con una herida cortante tan grande que se veía un hueco en la tráquea, estaba bañada en sangre, juntos con tres heridas más en el abdomen y el cuchillo en sus piernas.
  - ahhh, AHHHHH!! gritó el joven que tratando de levantarse, casi arrastrandose, llegó al teléfono inalámbrico pero al levantarse para tomarlo una presencia hizo que volteara y una figura de negro le propinó un golpe en la cabeza, dejándolo inconsciente.
  Continuara 


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

ElevoPress - Servicio de mantenimiento WordPress Zapatos para bebés, niños y niñas con grandes descuentos

Síguenos en:

Facebook Twitter RSS feed