Cuentos de la Abuela  (1-2)

Por
Enviado el , clasificado en Infantiles / Juveniles
159 visitas

Marcar como relato favorito

                                              Cuentos de la Abuela  (1-2)

Dríades al ver que la niña despertó con poderes mágicos, le dijo a la Ninfa que se llamaba Otisea;  Otisea tenemos que comunicarlo a todos los seres del bosque que conviven con nosotras, pues esto se sale de lo normal, nunca antes un ser humano después de curarlo nos ve y no sabemos que mas tendrá. La Ninfa con miedo acepto, pues si no estaban de acuerdo, la dejarían ciega y la devolverían al mundo de los humanos. ¿Abuela y que paso dinos?, ya voy niños, tener paciencia la abuela necesita beber un poco de agua, vuestra abuela ya es mayor.  Corre abuela sigue, ¡yaaa voy! La Hada invoco una reunión de máxima urgencia, donde asistieron todos los seres del bosque, sin faltar ninguno. Unos estaban de acuerdo de adoptarla y cuidarla entre todos, otros decían que era un peligro tenerla ceca. Mientras tanto la niña sin que nadie se diera cuenta se fue  acercando a la  aglomeración de seres que se encontraba por ahí. Viendo seres fantásticos imaginables para la vista humana, fue dándoles un abrazo y un beso ¡claro! el beso donde llegaba pues había asta gigantes. A los animales les hacia mimos y caricias, sin darse cuenta nadie, se fue ganando el cariño uno a uno de cada ser que iba encontrando por su camino hasta llegar a Otisea. Todos los seres uno a uno fueron haciéndose los despitados, conforme la niña hacia sus mimos, los besaba y los acariciaba, todos sin quedarse ninguno atrás fueron cambiando la forma de verla. Entre ellos había un trowes , gigante, con mucho vello, se dice que son malinos y muy muy traviesos. La niña viendo que su grande nariz goteaba, fue trepando sin que el ogro se diera cuenta y le limpio la nariz, besándolo después. El troll no pudo impedir estallar en un gran llanto ganándose así el corazón del solitario y malvado gigante.  La abuela percatándose que sus nietos se acababan de dormí, apago la luz y se fue a la cocina a esperar que vinieran sus padres de trabajar.

 


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

ElevoPress - Servicio de mantenimiento WordPress Zapatos para bebés, niños y niñas con grandes descuentos

Síguenos en:

Facebook Twitter RSS feed