Lujuria Fatal 2

Por
Enviado el , clasificado en Intriga / suspense
498 visitas

Marcar como relato favorito

Quilpué 11 de enero del 1999, 21:16 hrs

El sub comisario Rafael Lazcano, llegaba al domicilio de Jessica Aldunate, el perímetro estaba cercado por carabineros, mientras criminalística hacían su trabajo en la escena del crimen.

  - buenas noches teniente Cavieres que tenemos- le dijo al carabinero que custodiaba la entrada

  - buenas noches sub comisario Lazcano, homicidio de la doctora Jessica Aldunate, con arma blanca tres heridas en el abdomen y un corte profundo en la tráquea, horrible -

  - lamentable, era una buena pediatra mis nietos se atendían con ella ¿ Hay sospechosos?

  - en el pilar dónde está el teléfono inalámbrico había un hombre de 28 años, mecánico, según su identificación, es Mauricio Mujica, estaba inconsciente con una herida en la cabeza, su estado es grave, fue llevado al hospital, pero sinceramente no creo que sea el asesino, más bien el amante -

Al día siguiente el hospital de Quilpué se respiraba un ambiente lúgubre, el despacho de la doctora Jessica Aldunate estaba llena de flores, tarjetas y velas, los pacientes consternados miraban las muralla y algunas de ellas lloraban, el cardiólogo Alfredo Aranda y otros cuatros médicos, tomaban café en una mesa redonda, en silencio sin mirarse la cara, la nefrologa María Ignacia Urrejola rompió el silencio

  - ayer a esta hora estaba con Jessica, tomando un café y riendonos ¿ Cómo es posible? Por qué ella?

  - si ayer en la tarde hablé con ella, estaba ocupada -dijo el oncólogo Luciano Materazzi 

  - como sea, ya no hay lugar seguro donde estar- dijo Alfredo Aranda-

Aquella noche, Alfredo terminaba su jornada y abandonaba el hospital le pregunta a la kinesióloga Isabel Oyarzo si la llevaba a casa, pero ella se negó, así qué al salir del hospital se encuentra con la enfermera Michelle Sarmientos que esperaba en el paradero de microbuses, Alfredo se acercó.

  - disculpa te llevo - dijo

  - no se preocupe doctor Aranda, pero voy a otro lado, igual gracias -

  - pero no es molestia, además té puede pasarte algo -

  - pero me demorare -

  - no importa , sube-

  - ok, gracias - dijo la rubia enfermera 

Ya en la ruta los dos iban callados, Alfredo de vez en cuando la miraba, ella, vestida con un delgado pantalón café y una chaqueta del mismo color con su cabello dorado suelto, hasta que ella rompió el silencio

  - es terrible lo que le pasó a la doctora Jessica Aldunate, no entiendo quien fue el miserable que hizo eso-

  - si es terrible, era una mujer cordial, alegre, querida por toda la comunidad-

  - si ella fue la que me integro al grupo en el hospital¿ Se sabe algo del asesino? Preguntó Michelle Sarmientos

  - no, la policía espera que despierte del coma el único testigo y sospechoso -

  - si el mecánico que tenemos en la UCI - acotó Michelle 

  - si el mismo, por eso la policía, pasa deambulando -

  - lo más irónico es que a él le encargue mi automóvil y ahora me llamo la policía para que lo fuera a buscar -

  - pues vamos - dijo Alfredo 

Al llegar al aparcadero un policía revisaba la orden de atención que el mecánico le dió a Michelle.

  - umm está bien, el Peugeot 206 blanco placa patente kz xh 79 es de el del fondo, pero no funciona, así que tendrá que remolcarlo-

  - no te preocupes Michelle yo lo remolco a tu casa-

  - gracias - dijo Michelle sonriendo

Ya en la casa de Michelle tanto, Alfredo como un vecino cuarentón ayudaron a empujar el vehículo hasta el estacionamiento

  - no te preocupes Michelle yo conozco un mecánico muy de confianza el lo vendrá a buscar- dijo el vecino

  - gracias don Raúl y gracias Alfredo - dicho esto los tres se fueron a sus casas 

Alfredo llegó a su casa pasado las 21:39 hrs, en la cocina Cristina Sandoval, su esposa estaba en la cocina con un vestido color crema con estampado de flores negras,su cabello negro largo que regularmente lo amarraba, sus ojos negros y dentadura algo desordenada, era psicopedagoga y a pesar de los horarios de trabajo excesivos podía mantener en armonía estos ya casi tres años de matrimonio.

  - hola mi amor, llegas tarde, me estaba preocupando -

  - - lo siento, pero, fue una dura jornada+

  - si lo entiendo, la muerte de tu colega-

  - si, pero al salir acompañe a una enfermera a buscar su automóvil estaba en el garage-

  - es lo mínimo que debes hacer, ayudar a tu prójimo - dijo Cristina sirviéndose una sopa de pollo.

  - si eso mismo pienso - dijo Alfredo 

 

El día miércoles 13 de enero, Mauricio Sotomayor, la pareja de Jessica Aldunate llegó a Quilpué, lamentablemente al no estar legalmente unidos los restos de la pediatra fue reclamado por la familia, así que el jueves fue cremada y el viernes sus cenizas viajaron con su hermana a Estados Unidos dónde vivía ella con sus padres, Mauricio Sotomayor se mudó a Santiago y vendió su casa, pero, pasaron muchos años sin poder venderse. 

En el hospital todo volvió a la normalidad, se contrató a otra pediatra y la enfermera Michelle Sarmientos pudo arreglar el automóvil, tanto ella y Alfredo Aranda, consolidaron una gran amistad, tanto que la invitó a una reunión en su congregación y almorzaron junto con su esposa Cristina.

Pero el sábado 23 de enero en una calle donde reinaba el comercio, Katherine Ibarra dueña de un bazar donde se vendían artículos para artesanía terminaba de atender a un par de ancianas, en eso aparece Julián Hormazábal dueño de un negocio de artículos electrónicos se acercó al bazar

  - son las 14:03hrs vas a cerrar o no? Tengo todo listo - dijo Julián

  - si espera ahora cierro,acuérdate que son condón no- le dijo Katherine, ella era una mujer casada con Diego González, un contratista que después de dos años de buena fortuna, ahora no la tenía y llevaba meses sin un proyecto, tanto que sus socios y trabadores se marcharon, ahora trabajaba en una cafetería el fin de semana y en la semana en una ferretería, eso conllevó a no tener tiempo para estar con su esposa y sus hijos.

 

eran las 14:46 hrs la mayoría de los negocios estaban cerrados salvó la farmacia y las fuentes de soda, en la tienda de Julián, en la oficina del fondo tanto Katherine con su melena obscura ondulada anteojos ópticos, sentada en el escritorio, era besada en el cuello por Julián mientras le metía la mano por el jeans desabrochado y se escondía por el calzon naranjo, pasado los minutos, Katherine con la polera blanca levantada , se bajaba el calzon y se semi acostó en el escritorio, tras ella Julián terminaba de colocarse el preservativo y se acercó dónde Katherine, pasado tres minutos se escucharon tres disparos en la tienda de Julián, media media hora después, la calle estaba cercada por carabineros, la tienda de Julián estaba repletos de policías, entre ellos el sub comisario Rafael Lazcano, de entre de la mochedumbre aparece el fiscal Gonzalo Palacios y lo llama

  - Rafael, sub comisario Rafael Lazcano! El se acercó

  - buenas tarde fiscal Palacios-

  - sígame por favor - 

Llegaron a la oficina y la impresión de el policía lo paralizó, al ver la escena el fiscal Palacios le dijo

  - que piensa usted?

  - estamos en presencia de un sicópata - dijo Lazcano mientras miraba a Katherine que estaba sentada con el cuello con un corte limpio y la tráquea abierta, tres heridas punzantes en el abdomen y el cuchillo de cocina sobre sus piernas y Julián arrodillado con tres disparos en la espalda con la cabeza sobre la rodillas de Katherine.

Continuara 

 


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

ElevoPress - Servicio de mantenimiento WordPress Zapatos para bebés, niños y niñas con grandes descuentos

Síguenos en:

Facebook Twitter RSS feed