Me excita, que mi vecino vea a mi mujer. (4)

Por
Enviado el , clasificado en Adultos / eróticos
3124 visitas

Marcar como relato favorito

Pues como os iba contando, Laura ya estaba muy acostumbrada a ver a Juan en casa, ella andaba con ropa muy pequeña, bien mi camisa casi desabrochada o una de sus camisetas desbocadas y ajustadas, que apenas la tapaban el culo y a veces con tanga  y otras veces sin él, vamos que Juan la veía todo, y eso a mí me ponía a tope, súper excitado, hasta ahora me había conformado con eso, pero estaba pensando, ir un poco más allá y ver cómo podía hacer para que disimuladamente Juan la tocase un poco, eso me excitaría aún mucho más. Juan ya es que no salía de casa. A veces venía llamando hasta antes de levantarnos.

Juan: abre que soy yo.

Nosotros aún en la cama, digo a mi mujer anda levántate para abrirle y le pones un café, Laura se levantó y agarró lo primero que vio ' su camiseta de color blanco ajustada y nada más, dejando ver sus buenas patorras y casi todo su culo, sin tanga ni nada, y fue a abrir a Juan que con impaciencia estaba llamando.

Laura: pasa Juan, que tal, te voy a preparar un café. 

Juan: muy bien Laura, ya veo que tu marido aún no se ha levantado.

Laura: sí ahora viene.

Juan: ya veo que cada vez estás más guapa.

Laura: gracias, eso son los ojos con los que tú me ves.

Juan: no, de verdad, mira que piernas y que cuerpo más rico tienes, buff si mi mujer estuviese así. Laura le hizo el café y se sentó en el sofá con Juan, Juan no dejaba de mirarla y de lanzarla piropos y Laura muy agradecida. Yo llegué al momento. Me acordé que ayer Laura se hizo un pequeño arañazo en la ingle y yo con el afán de que Juan la pudiese tocar, le dije a mi mujer: oye cariño, ¿qué tal llevas tu arañazo? ¿te duele? Rápidamente Juan pregunta ¿qué arañazo? Le digo este que se hizo mi mujer en la ingle. Le toqué la ingle, pues no necesite retirarla nada de ropa, pues la camiseta no la llegaba, Laura dice no, solo me escuece un poco, le digo a Juan mira toca, no parece profundo, Juan la paso la mano por la ingle y casi la rozó con su dedo el coño, yo ya me puse a 100 al ver que casi la estaba tocando su intimidad, Juan dijo espera voy a casa que tengo una crema muy buena y te la unto. Laura dijo no te molestes si apenas no es nada, que sí que voy.

Laura: vale Juan como quieras.

Yo al oír eso, necesitaba ya hacerme una paja, mi polla no cabía en mi pantalón.

Ya os seguiré contando...


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

ElevoPress - Servicio de mantenimiento WordPress Zapatos para bebés, niños y niñas con grandes descuentos

Síguenos en:

Facebook Twitter RSS feed