La Nueva Fe

Por
Enviado el , clasificado en Humor
144 visitas

Marcar como relato favorito

Las diferentes religiones están compitiendo para ver quién hace las mejores ofertas, quién tiene mejores profetas, quién da  mejores premios y peores castigos para los malos, quién tiene los mejores curas o monjes y quién reza mejor.

Cada cuatro años se realiza un certámen mundial para saber cuál convence más. Se trata de competir en un proselitismo demencial y surrealista. Pero el premio son los seguidores y un montón de dólares que otorga la organización a quien capte más adeptos en tres días.

A los creyentes también les dan una convalidación por si quieren practicar en otro país y un certificado en letras doradas de su "fe".

El representante de una de las religiones dice a través de su magáfono:
- ¡Nosotros te damos la reencarnación! y no tienes que hacer nada -

Otras contestan:
- Pero nosotros ofrecemos la vida eterna en el Paraíso - eso sí que mola, puntualizan.

Entonces vienen los de la tendencia más monoteísta y dicen:
- Nosotros también te damos un Paraíso, pero con unas cuantas vírgenes -
- ¿Quién supera eso, eehhh? - gritan por encima de la muchedumbre.

- Pues nosotros superamos eso con creces - dicen los de las montañas orientales. Tenemos unos cuantos Paraísos y además seremos como Dioses.

La competición es descarnada. Es como el último día de una campaña electoral. Dicen cualquier cosa para ganar, da igual que sea la mayor burrada del mundo, te la sueltan.

Entonces empiezan a ganar terreno las nuevas formas de practicar y de creer. La gente ya no quiere infiernos y castigos eternos, les va bien con un padrenuestro y a seguir con su rollo. Las antiguas creencias son un lastre para las grandes religiones que pierden adeptos por doquier.

Ahora la nueva fe se llama, "Fotonismo" y lo que propone es que vivas la vida a tu bola sin molestar a nadie. Que no juzgues a otros porque sean diferentes o tengan otras creencias.

No hay "karma divino", declaran los fotónicos, no hay dios, no hay infierno venidero, ni paraíso más allá. Todo está disponible aquí y ahora para existirlo y después ya veremos.

Pero los "Karmáticos" reaccionan poniendo el grito en el cielo y dicen que el "Fotonismo" no tiene futuro, que es una moda para no hacer nada y ganarlo todo.

Entonces los Sufristas toman cartas en el asunto y concluyen diciendo que si no hay sufrimiento no hay salvación.

Llegados al tercer día del divino certámen, el proselitismo alcanza cotas históricas. Nunca antes en la historia de la humanidad se han conseguido tantos seguidores en tan poco tiempo, claro que los medios de comunicación influyeron y mucho, en la comida de coco. Nadie se iba para casa sin su diploma y luego cuando estabas en el salón, la TV no paraba de retransmitir la competicion.

Al final hubo una desbandada en el Gran Palacio de Congresos. Alguien gritó que una bomba iba a estallar y todos los que estaban allí salieron despavoridos. Pero el caso es que cuando todos los asistentes estaban en la Gran Plaza, apareció un Ovni luminoso en forma de huevo del que salía música "deep house"... ¡¡Qué fuerte!!

Los asistentes empezaron a bailar y podías ver a una chica musulmána totalmente desmelenada bailando con un sacerdote fotónico.

Luego sin saber cómo, empezaron a brotar aquí y allá, chiringuitos de bebidas para hidratar a los fieles que cada vez eran más numerosos. Evidentemente la bebida que tuvo mas éxito fue la cerveza seguida de los cubatas y los chupitos. El agua bendita no tuvo tanta acogida.

El certamen tenía que haber finalizado hace tres semanas, pero el caso es que se han olvidado de como clausurar ya que los papeles han desaparecido y el Maestro de ceremonias se ha volatizado.

Ya veremos qué pasa...

 


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

ElevoPress - Servicio de mantenimiento WordPress Zapatos para bebés, niños y niñas con grandes descuentos

Síguenos en:

Facebook Twitter RSS feed