Lujuria Fatal 5

Por
Enviado el , clasificado en Intriga / suspense
106 visitas

Marcar como relato favorito

Aquella noche el cardiólogo Alfredo Aranda , fue a visitar a Michelle l, después de unas bebidas Alfredo dejo el hogar de la enfermera, se percató que no tenía su celular, así que se devolvió a la casa de Michelle

  - aló Michelle soy Alfredo, disculpa se me quedó el celular - al ver que la puerta estaba sin seguro, así que entró al hogar, en la mesa del living estaba el aparato, lo tomo y guardo.

  - ya me voy cuidate, Michelle, Michelle - pero ninguna respuesta llegó, preocupado subió la escalera hasta el dormitorio y no estaba, se abre la puerta del baño aparece la enfermera, envuelta en toallas, ella ve a Alfredo y dió un salto de impresión, el doctor impresiónado, trato de sacar palabras pero ninguna para armar una frase, pasado los segundos hablo

  - disculpa, pero te llamé y no me contestabas y vine haber si estabas bien, se me quedó el celular- Michelle dejo caer su toalla y el cuerpo seductor dejo al doctor sin palabras.

  - estamos solos, nadie mira, no hay testigos- dijo Michelle mientras se acercó a Alfredo y puso sus manos en el pecho

  - pero, Michelle, que haces-

  - no solo quiero sexo, si no que siempre te he deseado -

  - Michelle yo estoy casado y amo a mi esposa -

  - pero ¿ no te gusto?

  - si, eres irresistible,pero el amor a mi esposa es mucho más grande, lo siento - Michelle saco las manos del pecho de Alfredo y se puso la toalla

  - no importa, estoy bien, ahora vete- le dijo Michelle, Alfredo se marchó 

  

El miércoles en la mañana Jaime corría escapando de la policía, a pesar de usar un jockey y lentes obscuros su disfraz fue reconocido, se metió por un pasaje dónde esquivó a la policía, pero mientras trataba de salir por el otro extremo, un golpe en la cabeza lo noqueó, pasado dos horas Jaime despertó, pero vio que estaba en una camilla, con sonda y máquinas de un hospital, se trató de mover pero sus muñecas y piernas estaban amarradas, Jaime empezó a gritar pero ningún ruido.

  - tranquilo, no estás en el hospital, estamos solos - de un costado aparece Michelle vestida de enfermera, volteando la silla de el frente de la camilla se sentó mirando a Jaime

  - hola Jaime como te sientes-

  - ¡ Maldita perra, suéltame asesina!

Michel se puso a reír

  - nunca te perdonaré, mataste a muchas personas, enferma, sicópata, pero nunca te perdonaré el haber matado a Ivette Iturra - dijo Jaime 

  - jajaja, eres patético, ella nunca te amó, te arrastrabas detrás de ella y sinicamente te decia que te quería, pero ella se burlaba de tí, era una maldita cínica, hablaba de amor puro y un matrimonio ideal, pero al casarse, engañaba a su esposo como si fuera una puta y su esposo también la engañaba, es por eso que la mate a ella y a su esposo y sabes goze cuando le abrí la garganta, como movía sus piernas y sus manos apretaban mis piernas, era una cínica, una maldita mentirosa- 

  - eres una hija de puta, nunca te perdonaré, oíste, mataste a la mujer que amaba - dijo Jaime, mientras trataba de soltar sus manos, Michelle se levantó , tomó una jeringa que tenía preparada y se acercó a Jaime.

  - ¿que vas hacer? Me matarás?

  - no, me daría asco matarte, es solo un somnifero compuesto, te hará dormir por muchas horas- decía Michelle mientras ingresaba la droga por la sonda 

  - pero ¿por qué haces esto? ¡ Que te crees para quitarle la vida a las personas!

  - eres tan patético, que me caes bien, así que te contaré mientras la droga te hace efecto - dijo Michelle caminando hasta sentarse en la silla 

  - cuando era niña tenía una familia, que pensaba que era ideal, pero mi madre le hizo la vida imposible a mi padre, pero el la amaba, mi madre me odiaba, a mi y a mi padre le hizo la vida imposible, a mediados de noviembre del año 1976 una pelea en la noche termino extrañamente tranquilo, en la mañana cuando mi padre salió a trabajar, mi madre tomo una maleta, hecho sus pertenencias y se marchó, ella tenía un amante y nos abandono a mi padre y a mí, mi padre al enterarse la busco y no lo encontró, lo ví llorar muchas veces, el viernes 19 de noviembre cumplía tres años, pero lo celebramos el sábado, fuimos a un restaurante y comimos lo que me gustaba, cordero con papas fritas, mi padre me dió un poco de vino, para pasar el cordero ya que tomar bebida me haría mal, después del postre, se levantó e hizo una llamada por teléfono, yo fui al baño, me sentía mal, vomité todo lo que comí y sentí en mi boca un sabor extraños ¿ Sabes que era? Era un convinado de Clonazepam y Diazepam, volví a mi mesa y mi padre me tomo y nos fuimos, me quedé dormida y mi padre pensó que las drogas habían hecho efecto, pero al despertar ví a mi padre con la garganta abierta y heridas en sus muñecas, si exacto, me quiso matar y luego suicidarse, una señora llamo a carabineros, todo por culpa de mi madre. Termine siendo adoptada por un tío que era oficial de la infantería de marina que vivía en viña del mar, estuve años con sicólogos, me mejore, mi tío me obligó a practicar karate y el me enseñó técnicas de combate y después el uso de pistola y combate con cuchillo, cuando cumplí los 16 mi tío fue llamado a retiro, nos fuimos a Santiago y empeze a buscar a mi madre y su amante, para vengar a mi Padre, encontré al imbécil, se había separado de mi madre, lo estudie, hasta que me vengue, me conseguí una pistola Taurus 38, una noche me subí a su motocicleta y empeze a golpearla, el apareció le di tres disparos, el amigo salió corriendo yo enterré la pistola y el delito se cerró sin culpables, dos años después, me enteré que mi madre murió de cáncer al páncreas y me dió rabia, por eso al ver una mujer que engaña a su esposo es como si viera a mi madre y un hombre que engaña a su mujer merece morir - Michelle vio a Jaime que se empezó a quedar dormido

  - veo que te está haciendo efecto, bueno ahora debo irme a preparar mi última venganza en esta ciudad, no te preocupes, te dejare en un lugar céntrico para que la policía te encuentre.

 

Aquella tarde Michelle fue a casa de Juan Carlos Pezoa, la madre los gemelos, los dejo solos y Michelle les dijo

  - ¿tienen lo que les pedí?

De una caja de madera, los gemelos sacaron un cuchillo de cocina japonés con un filo de katana

  - perfecto, perfecto, ahora a cumplir mi parte del trato - los tres subieron al dormitorio de los gemelos.

Pasados los minutos Michelle estaba desnuda en la cama de Claudio con las piernas abiertas, la película pornografía estaba en su máximo apogeo y Claudio se acostó encima de ella y penetrandola empezó a moverse de forma pausada y violenta hasta que empezó a aumentar el ritmo hasta llegar a el orgasmo, Michelle se pasó a la cama de Gonzalo que pidió que ella se pusiera en cuatro, pasado los minutos la película pornografía llegaba a su fin, Gonzalo que acostado encima de Michelle le practicaba sexo anal y Michelle que apenas aguanto a Claudio ya estaba adolorida con Gonzalo, al pasar más de una hora, Michelle salió de la casa de los Pezoa con el cuchillo bajo el brazo, con la mente puesta en su último homicidio doble en la ciudad.

Continuara 

 


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

ElevoPress - Servicio de mantenimiento WordPress Zapatos para bebés, niños y niñas con grandes descuentos

Síguenos en:

Facebook Twitter RSS feed