VIDA ESOTÉRICA

Por
Enviado el , clasificado en Reflexiones
240 visitas

Marcar como relato favorito

Hace escasos días que una encuesta llevada a cabo en mi país ha revelado que un considerable número de la población se ha decantado por las prácticas esotéricas. La palabra esotérico que viene del griego "esotériko" significa una enseñanza oculta al mundo profano, como por ejemplo puede ser la lectura de libros héréticos; mientras que el exoterismo es todo lo contrario ya que comprenden actos religiosos que están destinados al vulgo común.

El hecho de que una mayor parte de la población se haya adentrado en el misterioso mundo del ocultismo no me sorprende en absoluto al tener en cuenta que muchos habitantes de España son anímicamente bastante más sensibles que los de otros países más pragmáticos de Europa, y se da una gran importancia -  a veces excesiva- al lado derecho del cerebro, que es el emocional, el romántico en el que en un momento dado, sobre todo con la Meditación o en un estado de duermevela en el que el cerebro emite las ondas ALFA, se dispare la intuición en grado sumo y es cuando se pueden producir fenómenos de telepatía con los seres que tenemos alrededor, en los que sin duda están incentivados por un sentimiento afectivo hacia los mismos, y en los que se transmite una información a través de una supuesta energía mental o que esta fluctúa en el ambiente. Pues ya dijo Einstein que la materia y la energía son dos aspectos de una misma realidad que es algo completamente cierto.

El esoterísmo propiamente dicho se vale de dicha energía psíquica; el llamado fenómeno paranormal que está fuera del saber mecanicista el cual se inserta en el simbolismo (un amuleto, las cartas del Tarot, etc) o en las deidades de una cultura determinada como una Virgen, la diosa hindú Shiva etc para que cumpla con su función, aunque claro está en este mundo abundan los impostores. Sin embargo hay algunos casos que estos rituales mágicos sean en bien o en mal tienen su efectividad. 

¿Qué es lo que le preocupa a la gente para acudir a visitar a un paragnosta, a un mago para entendernos? Hace años que había una alegre canción interpretada por un grupo musical cuya letra decía: "Tres cosas hay en la vida. Salud, dinero, y amor. Y el que tenga estas tres cosas que le dé gracias a Dios..." Desde un punto de vista vital estas tres cosas son las que mueven al mundo. Mas si en un lugar determinado se dispara la crisis económica; en una familia empiezan  a producirse enfermedades y muertes de seres queridos en los miembros de la misma y encima a uno de estos miembros le fallan los amores; y todo ello supera nuestras expectativas como ya ocurrió entre los años 80 y 90 del siglo anterior, el sujeto siente que su vida no tiene ningún sentido y busca hallar la luz al final del túnel; una salida de la mala situación en la que se halla inmerso a través de un ritual mágico; de lo trascendente, porque en definitiva lo que cuenta es no perder la esperanza tanto en el más acá como en el Más Allá, ya que la materialista vida que llevamos no satisface al hombre de la calle. 

Por supuesto que no todo el mundo está dispuesto a prestar atención a estas prácticas; y menos al no ser oficiales, dado que siempre habrá personas escépticas, pero aunque algunos no crean en ellas, siempre habrá también quién  diga: "¿Y si hay un algo desconocido que me puede afectar y que yo desconozco?" Yo recuerdo el caso de una mujer que malvivía con su pareja y acudió a un supuesto mago para que le dijese si había una solución a su desgraciada vida conyugal. Él le dijo que todo se iba a arreglar, pero en realidad no había ninguna posibilidad real a medio plazo de que esto fuera así. El mago lo que hizo fue darle falsas esperanzas. Por tanto si al amable lecctor se le ocurre visitar a una persona esotérica, es imprescindible que si esta le anuncia algo acerca de su vida, hay que estar atento y dar tiempo al tiempo para poder comprobar si tal vaticinio se cumple.

Los casos de Magia Negra no son nada recomendables porque se dice que la energía negativa que dispara el brujo a tal persona, luego ésta hace de boomerang y acaba perjudicando al mismo brujo; por esta razón el "especialista" se vale de un cactus como escudo que absorve dicha energía para que no vaya a él. Sin embargo, y esto se ha podido comprobar, una mayoría de encantamientos de Magia Negra juegan por lo general con el aspecto psicosomático del sujeto a quien se pretende perjudicar. Por ejemplo esto le sucedió a una mujer cuyo marido quería acabar con ella para quedarse con sus ahorros y la fémina empezó a tener sallpullidos a lo largo de su cuerpo. Posteriormente se desccubrió que aquello era una perversa sugestión de naturaleza psicosomática a la que la había sometido el brujo para que ella enfermara.  Lo mismo sucede al contrario. Hay quién se siente muy seguro de sí mismo tras pasar por un ritual de Magia Blanca para emprender cualquier proyecto. Como se ve, por lo general, el pensamiento mágico tiene un gran poder psicológico en todos nosotros.

Pero al esoterismo se le da una connotación mágica, cuando en realidad éste también se practica en todos los órdenes de la vida en un sentido profano, especialmente en la politica. ¿Cuántas veces en las Noticias trascienden las tonterías de sus señorías en el Parlamento que distraen al ciudadano medio de otras resoluciones más graves gubernamentales que se hacen entre bastidores? ¿O se influye en el inconsciente del ciudadano mediante una potente propaganda para conseguir lo que el Poder mediatico desea? ¿Y cuántas personas en una familia no tienen una doble vida que nadie conoce?

Yo comprendo perfectamente que haya ciudadanos que busquen mejorar su situación personal que está fuera de su alcance a través del ocultismo y no hay que reirse de ellos, porque a pesar de que ahora todo sea frivolidad; y que cuando vamos por la calle vemos a los transeúntes aparentemente tranquilos, risueños es eviente que la profesión va por dentro y que hay un malestar por los problemas que nos abruman.

Por tanto no descarto que haya un "algo" intransferible que nos pueda influir, de igual manera como cuando conectamos la televisión y unas ondas electomgnéticas que no vemos transmiten información. Pues lo que en un ayer era magia, hoy es ciencia.

                                                                  FRANCESC MIRALLES

 


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

ElevoPress - Servicio de mantenimiento WordPress Zapatos para bebés, niños y niñas con grandes descuentos

Síguenos en:

Facebook Twitter RSS feed