El beso del Diablo (1 de 2)

Por
Enviado el , clasificado en Terror / miedo
242 visitas

Marcar como relato favorito

                                                   El beso del Diablo (1 de 2)

De repente la habitación empezaba a doblarse,  las paredes eran como si se movieran, se escuchaban sonidos de lobo, los cuerpos se movían solos, se deslizaban como gusanos y en el silencio de la noche se escuchaba, ¡ven!, no tengas miedo, si quieres venganza yo te la puedo dar, puedo hacer que tu vida de un giro, donde no vuelvas a tener miedo jamás de nadie, por el contrario, te verán y te temerán, te sentirán y correrán, con un sonido tuyo los partirás por la mitad. En aquel momento tenía un sinfín de sentimientos mezclados, venganza y miedo, mucho miedo. Tenía lo que se dice vulgarmente, piel de gallina. Si hubiera sabido lo que me esperaba al aceptar, no lo hubiera echo. Me hubiera quedado con mi tristeza y mi dolor. Solo una cosa te pediré a cambio, tu alma  por el placer de una dulce  venganza. Acepte, dije si con tanto odio como nunca antes había sentido. Tocan al timbre, abro, en la puerta un hombre con un maletín, vestido de negro y dice; firma aquí, firme y  desapareció. No le hice caso, pensé, era broma y me tranquilice, enterré a mi familia y me quede dormida llorando. Pasaron los días y era curioso  me empecé a sentir diferente. Un día paseaba por el castillo de hierro, encontrándome con un joven acercándose a mí, recordé su cara, era uno de ellos, lo mire, de repente ,salieron hormigas de la nada , vi que subían por su cuerpo y empezó a salir sangre del, yo lo observaba , mis ojos sangraban y la mira se reflejaba en la luna,. Alrededor de la luna un montón de murciélagos. Una música producida por el sonido silbante  del viento, ramas y hojas caídas en el suelo, el ruido que produce cuando el viento las levantan, Como tres lobos a mi lado, extraño porque en esos bosques no hay lobos. Me miraron y conforme se iban los lobos, se iban trasformando en seres horripilantes, por donde iban desapareciendo los arboles se iban apartando, hasta que se dejaron de ver. Me entro un miedo atroz, un frio que me recorrió el cuerpo, Salí corriendo, me fui y pensé, esto no es verdad. Uf que miedo me voy a dormí y mañana me daré cuenta que solo ha sido una pesadilla.


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

ElevoPress - Servicio de mantenimiento WordPress Zapatos para bebés, niños y niñas con grandes descuentos

Síguenos en:

Facebook Twitter RSS feed