Rimaru (caso real)

Por
Enviado el , clasificado en Terror / miedo
146 visitas

Marcar como relato favorito

En la década de los '70, la opinión pública estaba muy escandalizada por la existencia de un violador en série, caníbal.

Se llamaba Rimaru y quería camareras rúbias, o más bien las odiaba. El modus operandi: esperaba que salga de su turno, ya que las camareras normalmente salen muy tarde (a la noche) y la seguía en los medios de transporte público hasta cerca de su casa. Allá la atrapaba, la violaba, la mataba, y, cómo trofeo, cortaba partes de su cuerpo (sobre todo tetas) y se las comía. Así mutiladas, las abandonaba. Después de haberle condenado (a la muerte), a la autopsia, los médicos observaron una malformación en su cerebro (igual que la de su padre). Hoy en día, su cerebro se conserva en el Instituto de Medicina Legal (Criminalística) de Bucarest y muchas generaciones de universitarios lo habrán estudiado. En la dictadura no se pide permiso a la gente en cuanto a utilizar sus datos. Cúal sería la diferencia entre los experimentos por los humanos de los nazis y los que de una forma u otra se hacen por personas que ni dan su permiso, ni siquiera están enteradas de posibles "cosas diferentes" que podrían llevar. O, de una forma más dura decirlo, matar y utilizar una/s parte/s de su cuerpo (lo que él hacía con sus víctimas). En definitiva nadie es consciente y mucho menos culpable de haber nacido con malformaciones.

¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

ElevoPress - Servicio de mantenimiento WordPress Zapatos para bebés, niños y niñas con grandes descuentos

Síguenos en:

Facebook Twitter RSS feed