Igno-Rancias

Por
Enviado el , clasificado en Reflexiones
207 visitas

Marcar como relato favorito

Todo empieza en la casa donde uno nace. Lo primero que se aprende es que la familia está por delante de cualquier cosa. La defensa del núcleo familiar es lo fundamental. El siguiente círculo que uno suele defender, son los amigos y el barrio donde se va creciendo, luego la ciudad, la región y a continuación la nación y su idioma. 

Nos hacemos fuertes cuando nos identificamos con los círculos más próximos, nos hacemos tribu y lo que está fuera de este ámbito lo rechazamos sistemáticamente. Defendemos los colores de nuestro equipo de fútbol, nuestra raza, nuestra ideología. Todos los que no piensen igual son enemigos; una religión diferente nos enfrenta a muerte.

La razón se diluye en la agresividad y la violencia; matamos por diversión, pero si la ley nos atrapa matando a un semejante nos castiga, por lo tanto y de manera lúdica matamos animales legalmente, cazamos para satisfacer nuestros instintos más primitivos, eso sí, con licencia; y si no, por negocio.

Justificamos nuestras acciones pensando que la inteligencia del animal es insignificante, que somos los dueños de todo aquello que es  inferior a nosotros. Me pregunto para que querría un perro mi inteligencia. Supongo que dejaría de ser perro...

Nos enfrentamos a navajazos después de un partido de fútbol defendiendo una camiseta, un escudo, un nombre. Salimos de la discoteca y como no hemos ligado, nos damos de ostias quemando la testosterona que habíamos acumulado bailando. El alcohol y lo demás hacen el resto.

Pero lo más fuerte es cuando nos arengan desde la TV o la Radio. Hay periodistas que por más que los escucho nunca dicen nada positivo de nadie. Escupen insultos, medias verdades cargadas de odio, nos llaman cretinos, gilipollas, maricones de mierda; son auténticos hooligans de las ondas, es decir, si pudieran, eliminarían a mucha gente tal y como hacen las dictaduras. 

Al paredón nos mandarían sumariamente, a los que pensamos diferente.

¿Quién está detrás de estos portavoces del odio?

Pues entre otros, los representantes de la iglesia católica , las diócesis y órdenes religiosas tales como los jesuitas o dominicos. Ahí es nada, los que deberían dar ejemplo hacen lo contrario. Buscan a locutores o presentadores, que más bien podrían ser los representantes del culto a la Mala Ostia y a ¡gritar!.

La iglesia católica necesita un exorcismo urgentemente ya que su mensaje de odio está caducado. Dicen que habrá una segunda venida de Cristo, pues como venga, seguro que lo crucifican ya que es imposible que reconozcan su mensaje.

Hay más, pero vamos a dejarlo aquí de momento.

 

 


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

ElevoPress - Servicio de mantenimiento WordPress Zapatos para bebés, niños y niñas con grandes descuentos

Síguenos en:

Facebook Twitter RSS feed