Me excita, que mi vecino vea a mi mujer (5)

Por
Enviado el , clasificado en Adultos / eróticos
3696 visitas

Marcar como relato favorito

Pues cómo os iba contando, mi grado de excitación era enorme, al saber que Juan había ido a por la pomada y se la iba a untar a mi mujer. Juan como iba a venir al momento, dejó la puerta entornada, sin cerrar, para cuando bajase de su casa poder entrar. Yo en ese momento dije a Laura, cariño que ganas tengo de echarte un polvo, a lo que Laura contesto: pero mi amor va a bajar ahora mismo Juan, yo la respondí venga ven echamos uno rápido. A lo que Laura accedió, no tuve ni que quitarla la camiseta, nada más que se echó en la cama, me saqué mi polla y se la clavé, pegándole varias embestidas y Laura con enormes gemidos de placer. Escasamente me dio tiempo a correrme y sacar la polla, cuando ya llegó Juan. Laura pues tenía su coño todo mojado, entre su flujo y mi espera.

Juan: ven Laura que te unto la crema, ya verás que bien, se te va a curar al momento., aló que Laura respondió como me pongo para qué me la untes?

Juan: yo me siento aquí en el sofá y tú te pones aquí delante mío en pie, eso sí, abre un poco las piernas para poder untártelo... yo al oír eso, de nuevo tenía la polla a tope.

Laura muy obediente aceptó lo que dijo Juan, se colocó en pie delante de él y abrió sus buenas piernas, Laura estaba sin tanga ni nada, igual que cuándo yo acababa de echarla el polvo, sólo con su camiseta. Juan se unto un poco de crema en el dedo y se lo puso a Laura en su ingle, moviendo su dedo por toda la ingle de mi mujer. Laura exclamó: ohh que rica, que fresquita.

Juan: te tengo que frotar así bien, para que la crema penetre, yo no perdía detalle, con unas ganas locas de masturbarme, pues Juan la estaba viendo todo su coño y al darla la pomada pues la rozaba con su mano en el coño, Laura estaba encantada, y vi cómo se agitaba, pues la estaba dando gustito, el sentir la mano de Juan. Ahora sí que Juan la estaba tocando casi su coño y delante mía y yo encantado encima.

Miré el paquete de Juan y estaba a punto de explosionar, pues Juan seguía y seguía dando con su mano frotes a mi mujer, hasta que Juan dijo bueno ya con esto se te cura.

Laura: hay que bien, me ha gustado mucho.

Juan: pues mañana te doy más.

También tengo una crema muy buena para las piernas, mañana la bajo y te doy, yo estaba a 100, pues sabía que ya mañana, si que Juan la iba a tocar todo el cuerpo, ya os seguiré contando...


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

ElevoPress - Servicio de mantenimiento WordPress Zapatos para bebés, niños y niñas con grandes descuentos

Síguenos en:

Facebook Twitter RSS feed