YETI Y EL NIÑO ENFERMO (1-4) FINAL

Por
Enviado el , clasificado en Infantiles / Juveniles
228 visitas

Marcar como relato favorito

                                            YETI Y EL NIÑO ENFERMO (1-4)

Yeti lo llevo a la cima del Himalaya, corría tan rápido, que a Hugo le costaba respirar, pero era tan feliz en aquel momento, que no quiso pedirle a su amigo, que fuera más despacio. Al subir a la cima, Hugo tuvo que coger el inhalador, su madre siempre lo obligaba llevar uno encima cada vez que salía. Yeti radiaba de felicidad, el no entendía porque su mama siempre se enfadaba con él cuando miraba de lejos a los aldeanos que paseaban por los bosques, el no comprendía como un ser tan inofensivo podía hacerle daño, ¡pensó! Si con un soplido lo tire, ¿cómo me puede dañar a mí, que soy el doble de grande y fuerte que él?, mirándolo mientras Hugo se ponía el inhalador en la boca, no entendía para que era eso.

Yeti  le pregunto muy despacio, ya que todavía no vocalizaba bien; Huuugo ¿eeso parrra quuue es? Hugo al escucharlo lo corrigió, poniéndole la mano en su garganta y la otra en la del le dijo; fíjate en los movimientos míos y en los tuyos a vocalizar las letras, a sin veras la diferencia y te darás cuenta que en realidad no es tan difícil. Yeti volvió a preguntarle otra vez;¿ eso para qué es? Hugo le dio risa pues su voz sonaba como un gangoso, pero  pensó puede que su nariz no este bien y siguió riéndose, Yeti al escucharlo termino con dar una gran carcajada que estando en la cima retumbo y Hugo tubo que taparse los oídos.

Hugo le explico que estaba enfermo, que eso era para poder respirar bien. Yeti se preocupo, pero Hugo lo tranquilizo y volviendo a ponérselo en los hombros bajaron montaña abajo, esta vez fueron despacio, pues Hugo le pidió que no corriera, pues no se encontraba muy bien.  Al bajar estando cerca de su casa escucho a su madre llamarlo, como no quería que se diera cuenta de su nuevo amigo, le pidió que lo dejara en el suelo detrás de unos matorrales y arboles que se encontraban cerca de la valla. Yeti desde lejos lo observaba, pues tenía miedo que se hiciera daño. Cuando su madre lo vio se asusto, estaba muy sudado, no respiraba bien, lo cogió, le dio una ducha y llamo al médico. Al venir el médico y revisarlo no les dio muy buenas noticias. Pasaron los días y Yeti siempre esperaba a su amigo, pero este nunca se presentaba. Mientras tanto Hugo se encontraba en la cama, triste, añorando a su amigo, lo recordaba ablando y de vez en cuando soltaba una carcajada. Su mama decía; ¿Qué estará pensando? Se ve tan feliz. Yeti cansado de esperar decidió acercarse a la casa de su amigo, fue a hurtadillas asta la ventana de su cuarto. Hizo un sonido y estando la cortina corrida, Hugo giro la cara y Yeti lo vio, asustándose de cómo estaba, Hugo con la mano le decía que se fuera, pues como estaba preocupado hacia mucho ruido, dándole miedo que sus padres lo vieran. Su madre que lo había escuchado salió y al verlo se puso a dar voces, *pie grande esta aquí, el hombre de las nieves está en mi casa, socorro*.Hugo empezó a llorar, temiendo lo peor. Yeti empezó a chillar y pronunciar el nombre de su amigo. El padre de Hugo salió con una escopeta y le disparo dándole en el pecho. Hugo se levanto de la cama, estando casi moribundo, sin ver, ando como pudo, se acerco a su amigo, diciéndole ¡llévame contigo, sácame de aquí!.  Su madre empezó a llorar y pedirle que no se fuera, Hugo le dijo es mi amigo y  quiero estar con él y jugar, como todos los niños de mi edad.Yeti cogió a Hugo estando herido, se lo puso en el hombro bueno y echo a correr. Los padres empezaron a disparar, pero sin suerte porque Yeti se escapo con Hugo. La familia aviso al pueblo de que un hombre abominable de las nieves, muy peligroso, agresivo se había llevado a su hijo. Hicieron barridos por los montes, pero no encontraron a nadie. Desde entonces el pueblo cuenta la leyenda de que dos niños, uno humano, otro pies grande se les escuchan por el monte jugando, corriendo, saltando. Cuenta la leyenda que se hicieron amigos y como los padres no quisieron que se acercaran por ser diferentes, terminaron enfermos, cuentan que estos dos seres un pie grande y un niño enfermo cuidan los bosques del Himalaya.

 

                                                                                FIN


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

ElevoPress - Servicio de mantenimiento WordPress Zapatos para bebés, niños y niñas con grandes descuentos

Síguenos en:

Facebook Twitter RSS feed