HOWLING       (AULLIDO) 1-3

Por
Enviado el , clasificado en Fantasía
144 visitas

Marcar como relato favorito

                                            HOWLING       (AULLIDO) 1-3

 

Quedaron  en  verse al  día siguiente para pasear. Jennifer  se  sentía  atraída  por Izan, no sabía porque, pero sentía que lo conocía. Poco a poco se fueron acercando uno  hacia el otro, hasta tal punto, que ya contaban las horas, cuando se separaban para volver  a encontrarse. Un día Jennifer decidió presentárselo a sus abuelos, cayéndole  bien, otro día, el a sus padres, dándose  cuenta  enseguida  que  la chica de la que estaba enamorado su hijo era Jennifer. Cuando Izan volvió de acompañar a Jennifer a su casa, sus padres se sentaron a hablar con el  diciéndole; hijo tienes que  contarle cuanto antes que  eres  hombre lobo, de lo contrario cuando lo descubra se asustara dejándote.

Izan les pidió permiso a sus padres para pasar el invierno en Quebec y estudiar cerca de Jennifer. Sus padres aceptaron.

_ Izan; Jennifer ¿puedes salir, un momento? Tengo que contarte algo.

_ Jennifer; voy. Dime, ¿ocurre algo?

_ Izan; ¡noo! Solo quería decirte que me quedo aquí, que no vuelvo con mis padres este invierno, estudiare el último año que me queda contigo.

Jennifer se puso muy contenta abrazándolo. Pensó que así estarían más unidos y pasarían más tiempo juntos, pues no le gustaba la idea de tener un novio lejos y solo saber de el por carta.

 Mientras tanto, la que iba a ser  prometida de Izan, estaba muy enfadada con los dos, sobre todo con Jennifer. Elisa que así se llamaba, sentía que le habían robado a su lobo, a su macho y planeo un plan para que Jennifer se asustara y lo dejara. Ella no creía que Izan estaba prendado de Jennifer, ella se convenció que no habían tenido tiempo de hacer el amor, ni que le hubiera salvado la vida. Sus padres le habían contado que cuando un lobo hacia el amor con un humano, este pertenecía hasta su muerte al humano, si por alguna casualidad el humano moria o dejaba al lobo, el lobo nunca podría volver a convertirse en lobo, teniendo que dejar la manada y el lobo muriendo en la mas absoluta soledad, pues caería en una melancolía donde moriría de pena.

Pasaron los días, semanas, meses, cada vez se sentía más atraído uno hacia el  otro. Izan la deseaba como nunca había deseado a nadie, ni siquiera cuando lo dejaron cazar por primera vez con todos. Si, se habían besado y se habían tocado, pero Izan quería estar seguro antes de pertenecerle a su amada, Jennifer para siempre. Era mucho lo que estaba en  juego, ¡toda una vida, su vida de lobo, su vida propia!


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

ElevoPress - Servicio de mantenimiento WordPress Zapatos para bebés, niños y niñas con grandes descuentos

Síguenos en:

Facebook Twitter RSS feed